Por ambiente amigable no nos referimos a que la empresa sea un lugar de intercambio de detalles por el Día de San Valentín, sino que en el día a día nuestro trabajo sea agradable y armónico.

 

Por Fernando Calderón

Nuestro trabajo forma parte de nuestra vida social, ya que nos permite interactuar y comunicarnos con otras personas afines o no a nosotros. Lo ideal es que esta relación se dé en un ambiente laboral amigable que nos permita compartir lo mejor de nosotros mismos.

PUBLICIDAD

Cuando hablamos de ambiente amigable no nos referimos a que la empresa sea un lugar de intercambio de detalles por el Día de San Valentín, sino que en el día a día nuestro trabajo sea agradable y armónico.

Aquí te presentamos 7 señales para saber si la empresa en la que te desempeñas es amigable:

  1. Cortesía. La primera regla de cortesía es saludar y que te saluden. Esto no quiere decir que un intercambio de besos y abrazos sea necesario, sino simplemente un saludo educado y cortés.
  2. La clave está en no hacer lo que no quieres que te hagan. Si en la mayoría de los casos hay empatía, en lugar de chismes y burlas, estás en un buen lugar.
  3. Ética. En general, los empleados y los superiores aceptan sus errores y son responsables de sus acciones y consecuencias, ya sean positivas o negativas, y evitan la búsqueda constante de culpables.
  4. Comunicación. Todos sabemos que la base de las relaciones es la comunicación; esto también aplica en las empresas. Permite expresar nuestros puntos de vista, resolver conflictos o diseñar estrategias. La tecnología es una gran herramienta, pero tampoco hay que abusar de ella. Fomentar la comunicación cara a cara sigue siendo aconsejable.
  5. Trabajo en equipo. Este punto es un reto para mantener un ambiente agradable; no sólo es indispensable hoy en día para el desarrollo de los negocios, sino que habla de la capacidad de los miembros de un equipo para compartir experiencias y conocimiento.
  6. No puede haber armonía si en la empresa donde laboras hay desorden, ya sea en los lugares físicos como en la estructura y organización de la misma.
  7. Es muy común que algunas relaciones laborales, ya sea entre colegas, subordinados o con superiores, se conviertan en relaciones de amistad. Esto es muy positivo mientras se fomente fuera de la oficina y no interfiera con la productividad de los empleados.

Los jefes, dueños o directivos deben ser un ejemplo vivo de una cultura organizacional armónica basada en valores; sin embargo, no es su total responsabilidad. Utiliza estas señales a modo personal y analiza cuál es tu contribución para que tu lugar de trabajo sea amigable y libre de conflictos.

 

Fernando Calderón es director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial, empresa líder en el mercado de bolsas de trabajo en línea. Cuenta con 20 años de experiencia en el marketing de servicios y productos de consumo. Inició su vida profesional en Grupo Cifra, donde vivió de cerca la fusión con Wal*Mart. Posteriormente se desarrolló en el campo de las telecomunicaciones, laborando en empresas como Avantel y Axtel, donde se desempeñó en diferentes funciones gerenciales y directivas. Incursionó en la generación de contenidos en medios digitales e impresos, así como en el desarrollo de programas de lealtad, laborando para Grupo Medios. Actualmente es miembro del Consejo Directivo de las asociaciones DIRECTA, IAB y AMIPCI. Fernando obtuvo el grado de licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana, con especialización en finanzas y mercadotecnia.

 

Contacto:

Redes sociales para candidatos:

Facebook: occmundial

Twitter: @OCCMundial

Google: +OCCMundial

Blog: occeducación

YouTube: OCCMundial.com

Redes sociales para reclutadores:

Facebook: OCCM.Empresas

Twitter: @OCCM_Empresas

Blog: occmundial.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

8 motivos por los que México crecerá poco en 2015 y 2016
Por

La reducción de los precios del petróleo, la volatilidad, el proteccionismo de Estados Unidos y la depreciación del tipo...