¿Te quedaste sin empleo? La red social para profesionales puede ayudarte. Aquí te damos algunos consejos para salir del trance.

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

Después de publicar el artículo ‘¿Qué hacer tan pronto te despidan’, organicé un chat en la página de Forbes en LinkedIn y respondí preguntas y comentarios de nuestros los lectores. Un comentario vino de Jack McLaren-Stewart, de Reino Unido, quien trabaja en ventas para una compañía llamada Imprima, que dirige una plataforma en la nube para transacciones financieras. Él reprendió a otro comentarista que sugirió: “Comienza a hacer networking inmediatamente.” McLaren-Stewart no estuvo de acuerdo: “Creo que cualquier conexión subsiguiente será considerada hipócrita porque inmediatamente necesitas algo de esa persona. En su lugar, enfócate en la generación de conexiones significativas a lo largo de tu carrera… Pasa tiempo haciendo lo que puedas para ayudar a otros y te será más fácil acudir a tus contactos cuando lo necesites.”

Estoy a favor de la idea de McLaren-Stewart, y particularmente en ventas veo a la gente reforzando sus perfiles porque su trabajo depende en buena medida de lo robusta que sea su red, pero para aquellos de nosotros que no trabajamos en ventas y estamos demasiado atrapados en nuestras vidas y trabajamos para ser usuarios activos de redes, creo que es perfectamente sincero usar LinkedIn para hacer networking tan pronto como pierdas tu trabajo. He aquí algunos pasos fáciles (y otros no tanto) para usar la red social en tu provecho:

1. Actualiza tu titular. Ésta es la frase que aparece justo debajo de tu nombre. El titular de mi perfil dice “Senior Editor, Forbes”. Si perdiera mi trabajo podría cambiarlo a “Escritora y editora”. Krista Canfield, portavoz de LinkedIn, ofrece un consejo: Después de dar clic en “editar perfil” en el menú desplegable de la palabra “perfil”, verás un lápiz azul junto a tu título. Haz clic en él y se desplegará una caja, ahí podrás dar clic a otro clic que dirá “Mostrar ejemplos” y te mostrará otra opción que dirá “Averigua lo que otros usuarios en tu sector están usando”. Haz clic en ella y se mostrará una lista de tus conexiones de primer grado y cómo se describen a sí mismas.

Canfield recomienda infundirle algo de ingenio a tu título. Uno que me gusta del talentoso colaborador de Forbes: “Guionista, editor, geek”. Otro es el de un ex colega Peter Carbonara: “Escritor, editor, periodista. Gato que no le teme al peligro.” A Krista le gusta éste de un contacto suyo, Rob Pegoraro: “Editor de tecnología freelance, curioso, a veces gruñón.” Yo no usaría esos titulares porque me gusta proyectar seriedad en el trabajo, pero veo el punto en el uso de cierta frivolidad. Si trabajas en publicidad o marketing, es probable que el ingenio sea positivo, pero ten cuidado, advierte la experta en carreras de LinkedIn Nicole Williams. Si dices “Arquitecto de grandes ideas” en vez de “Gerente de Marketing”, alguien que busque a un profesional de marketing podría no encontrarte.

2. Actualiza tu información de contacto. Éste es uno de los pasos más fáciles de tomar, pero también de pasar por alto. En el modo de “Editar perfil” ve a “Editar información de contacto”.

3. Actualiza la fecha de finalización de tu trabajo actual. Ve “Editar perfil”, haz clic en el lápiz azul junto al trabajo que acabas de dejar y tendrás la oportunidad de desactivar la casilla “Actualmente trabajo allí”, y poner una fecha de finalización.

4. Cambia tu sumario. En la mayoría de los casos puedes dejarlo, pero asegúrate de que sea conciso y específico, y añade una frase al final que diga algo como: “Estoy buscando nuevas oportunidades”. De ser posible, sé específico: “Busco a nuevas oportunidades como gerente de marketing en el sector del cuidado de la salud.”

5. Añade un nuevo puesto actual. Esto sólo funciona si eres capaz de ofrecer tus servicios como consulto freelance después de perder tu trabajo. Por ejemplo, si me despidieron y pude conseguir un proyecto en alguna otra revista, podría decirlo, pero muchos de nosotros no somos tan afortunados. Si no tienes algo, no inventes nada.

6. Añade experiencia como voluntario. Una vez que estés en la ventana de edición de tu perfil, en la parte derecha de la pantalla verás una caja rectangular gris con una lista de cosas que puedes agregar, como “honores y premios”. Abajo está la opción “voluntariado y causas benéficas”. Agrega el trabajo voluntario que hayas hecho. Incluso si no parece relevante para tu línea de trabajo puede tener un eco en un director de recursos humanos.

 7. Añade conexiones. Sí, Jack McLaren-Stewart, todos debemos procurar hacer esto durante toda nuestra carrera, pero éste es el momento de añadir gente que trabaja en tu campo y con la que podrías haber perdido contacto. Sé honesto acerca de tu situación y pregunta si tienen alguna sugerencia. Invítalos a comer, cenar o a tomar una copa, las reuniones cara a cara son siempre más eficaces que las conexiones digitales. Cada vez que hablo con miembros del personal de LinkedIn, dicen que sólo debes conectar con gente en la que “confíes. Pero yo he llegado a creer lo contrario. Como periodista me ayuda a tener una red tan amplia como sea posible, porque si estoy buscando entrevistar a un ex empleado de una empresa, por ejemplo, voy a tener una mayor posibilidad de encontrar una conexión de segundo grado y contactarlo vía correo electrónico. Pero también creo que un trabajo puede venir de cualquier parte y si alguien que apenas conozco ve que he dejado Forbes, podría informarme de una posición abierta.

8. Pide recomendaciones y validación de aptitudes. De nuevo, McLaren-Stewart, es justo algo que debemos hacer todo el tiempo, pero admito que no lo he hecho. Ahora es el momento. Una vez más, la honestidad es la mejor política. Informa a tus excompañeros que estás buscando empleo. Sé lo más específico posible cuando pidas una recomendación, sugiere aspectos que te gustaría que esa persona cubriera. En mi caso, yo podría recordar a un editor que se ha colaborado en dos artículos de portada o que tuvimos que crear un proyecto web de éxito. A su vez, ofrece escribir una recomendación para esa persona. También sugiérele validar tus aptitudes y ofrece hacer lo mismo por ella a cambio. Las validaciones no son tan útiles como las recomendaciones, pero sí que ayudan un poco.

Por último, debo decir, como lo hago en casi todos los artículos sobre carreras que escribo: Limita el tiempo que pasas en LinkedIn. Se usa mejor como una herramienta para conectar con la gente en persona, incluso en esta época en la que enviamos por correo electrónico. Si haces contacto personal con alguien, se sentirán más dispuestos a ayudarte.

 

Siguientes artículos

Cómo salir a tiempo del trabajo y sin pendientes
Por

Cada vez pasamos más minutos en nuestro escritorio, pero sentimos como si estuviéramos haciendo menos. Salir a tiempo de...