Tomar las mejores decisiones no es cuestión de suerte, sino de sacar provecho de la información. Los datos son la sangre en circulación de las empresas y el centro de toda iniciativa de negocio.

 

Por Esther Riveroll

Es innegable que México se encuentra inmerso en la explosión de información a nivel empresarial y gubernamental. Iniciativas en torno del ciudadano como la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, el Expediente Clínico Electrónico y el Registro Nacional de Población son sólo la punta del iceberg en cuanto a datos se refiere, donde su conocimiento 360° hará la diferencia para identificarlo de manera única y ofrecerle servicios bajo una misma identidad.

PUBLICIDAD

Esta misma dinámica se presenta entre las compañías mexicanas, donde para ser exitoso las estrategias de negocio deben estar centradas en el cliente y en los datos que éstos generan a través de un entorno omnicanal donde convergen puntos de venta y atención a clientes, redes sociales, dispositivos móviles, call centers, páginas web, aplicaciones, entre otros canales que nutren la mina de oro que representa la información para conocer al cliente y tomar decisiones correctas.

Además nos encontramos en un momento de compras y adquisiciones de empresas de diversos sectores, lo que genera a los corporativos nuevos retos para migrar, integrar y limpiar la información que han resguardado a lo largo del tiempo. Estamos viviendo el Mexico Data’s Moment y no podemos dejar de capitalizar esta coyuntura a favor del negocio y de la administración pública.

Según cifras de la consultora IDC se pronostica que para 2020 generaremos 44 zettabytes de información, es decir, 10 veces más que en 2013, impulsado por lo que se denomina “La tercera plataforma”, que es el cambio cuántico de la manera de hacer TI conformada por cuatro grandes pilares: Soluciones de Movilidad, Internet de las Cosas (IoT), Cloud Computing, Social Business y las soluciones de Big Data.

Por otra parte, datos de la consultora Gartner destacan que para el 2017, 33% de las compañías de Fortune 100 experimentará una crisis de información debido a su incapacidad de valuar, gobernar y confiar adecuadamente la información de las empresas. Ante este escenario, si bien es cierto que los datos representan un gran activo para los negocios en la era digital, también hay grandes desafíos alrededor de ellos.

“El 80% de los proyectos de TI a nivel mundial están relacionados con integración, calidad, estandarización y consolidación de datos, lo cual se traduce en información de valor para todos los departamentos que integran las compañías, desde Finanzas, Logística, Ventas, Marketing, Operaciones, Riesgos, entre otros. El reto consiste en evitar que la explosión de información se convierta en un dolor de cabeza para las empresas, y los datos estructurados y no estructurados establezcan una anarquía dentro de la organización.”

 

Gobierno de datos: poniendo orden al Big Caos

Bajo este panorama, el paso a seguir por parte de las compañías y las instituciones gubernamentales es implementar una estrategia de Gobierno de Datos, una disciplina que está en evolución y que busca ordenar y estructurar el gran cúmulo de información; proporcionar a las organizaciones calidad y seguridad de sus datos, así como respaldar su implementación con una serie de mejores prácticas para minimizar los riesgos y proporcionar valor de negocio rápidamente.

Los programas de Gobierno de Datos deben centrarse en 5 puntos:

  • Mejorar la calidad de los datos.
  • Proteger los datos sensibles.
  • Fomentar el intercambio de información.
  • Proporcionar datos fundamentales para el negocio.
  • Gestionar la información durante su ciclo de vida.

Es por eso que Informatica Corporation sugiere establecer los siguientes puntos para emprender un programa de Gobierno de Datos:

  1. Aprender y aplicar técnicas de calidad de datos. La calidad de datos es una recopilación de técnicas y prácticas que pueden contribuir considerablemente al éxito de su trabajo de integración, limpieza y migración de datos.
  2. Perfilar los datos con prontitud y con frecuencia. El perfilado de datos ofrece la base para establecer estándares de calidad de datos, modelos, arquitectura y reglas de uso del sistema.
  3. Crear un glosario de negocio a medida que avanza. Un glosario de negocio cataloga los datos y sus características, así como la forma de usarlos en beneficio del negocio.
  4. Utilizar métricas de calidad de datos. Sirven para mejorar los datos continuamente, así como para controlar el ciclo de vida de los datos antes y después de la migración.
  5. Corregir los datos que no cumplen las normativas. Utilizar herramientas que permiten a los administradores de datos reducir de forma automática y manual los problemas relacionados con el cumplimiento de las normativas en tiempo de ejecución.
  6. Gobernar los datos en tiempo real a través de la validación y la verificación. Supervisar la información crítica de forma continua para asegurarse de que los datos siguen cumpliendo las políticas y los estándares de Gobierno de Datos.
  7. Utilizar técnicas de administración para adaptar el Gobierno de Datos a los objetivos del negocio. Los administradores de datos son fundamentales porque su función facilitará la comunicación entre el negocio y los equipos de tecnología, así como determinar qué información es de valor para cada una de las áreas de la empresa.
  8. Colaborar a medida que se gobierna la información. Un equipo multidisciplinario debe determinar qué datos se deben gobernar y de qué modo. No todos los datos tienen la misma importancia.

Según estimaciones de IDC, México y Brasil lideraron el crecimiento de inversión en Big Data en la región de Latinoamérica con 820 millones de dólares en 2014, por lo que se vislumbran para 2015 grandes proyectos centrados en los datos para todos los niveles de gobierno (federal, estatal y municipal), así como en el mundo corporativo.

“Un correcto Gobierno de Datos permite aumentar la eficiencia y efectividad operativa; cumplir los requisitos de información de distintas leyes, normas y regulaciones; obtener ventajas competitivas en la economía global, así como capitalizar de manera eficiente tendencias como Big Data, Movilidad, Cloud, Internet de las Cosas, mediante la potenciación de la información con datos oportunos, relevantes y confiables para cumplir los principales objetivos de negocio. Datos correctos, decisiones correctas.”

Hoy, la moneda está en el aire, pero no es cuestión de suerte tomar las mejores decisiones, sino de sacar provecho de la información. Los datos son la sangre en circulación de las empresas y el centro de toda iniciativa de negocio, teniendo el potencial de transformarse en información, conocimiento y poder. Tome provecho de la explosión de información y ponga a trabajar los datos a su favor.

 

Esther Riveroll es Country Manager de Informatica Corporation para México y Centroamérica.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: informatica

Página web: informatica Cloud

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

IFT recortará 85,440 mdp a su presupuesto de 2015
Por

El IFT indicó que esta decisión no afectará a las metas de cumplimiento de los programas sustantivos del instituto, adem...