Te presentamos algunas causas que desvanecen tu quincena según la Condusef.

 

Si eres de los que cuenta los segundos hasta la próxima quincena, es tiempo de que revises la salud de tus finanzas personales, pues tu quincena, además de cubrir gastos y cumplir gustos, debe fomentar tu ahorro.

Un artículo de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) identificó algunas de las causas más comunes por las que tu quincena desaparece sin dejar rastro.

PUBLICIDAD

1. No distingues entre gustos y necesidades

¿Destinas gran parte de tu quincena a bienes o servicios que no son indispensables?  Rompe con ese ciclo. Es necesario que registres tus gastos y los clasifiques en variables y fijos. Los primeros cambian con tus gustos, como la ropa, ir al cine, comer fuera de casa, etcétera. Los segundos son aquellos que realmente necesitas, como luz, agua, comida,  transporte, renta, entre otros. Cuando llegue la quincena cubre los fijos (no olvides ahorrar)  y con lo que sobre  puedes cumplir algún capricho.

2. Tarjetazos a la menor provocación

La tarjeta de crédito no es sinónimo de dinero extra. No cubras deudas con más deuda.  Tampoco cubras sólo el mínimo, pues  vivirás pagando intereses y tu sueldo terminará alimentando esa deuda.

3. Piensas sólo en el presente

Ante la ausencia de planes a futuro, lo más probable es que gastes “sin importar el mañana”. El pensamiento a corto plazo perjudica tus finanzas personales y, por tanto, hace que tu quincena no rinda. Vivir al día te llevará a endeudarte cuando se presente una emergencia. En cambio, si ahorras contarás con un fondo para este tipo de situaciones.

4. La publicidad te domina

Si cada que ves un comercial quieres correr a la tienda a comprar el producto que te ofrecen, recuerda que el objetivo de la publicidad es vender.

Si un familiar o amigo te recomienda que consumas un producto o servicio, recuerda que no todos tienen la misma capacidad de pago. Puedes hacer un presupuesto para saber si te alcanza. Evita las modas o lo que otros te digan sobre algún producto.

5. Gastas más de lo que ganas

Si siempre rebasas tu presupuesto, sin duda nunca te alcanzará la quincena. Puedes conseguir opciones que se adecuen a tu economía. Busca y compara precios para que la quincena no se esfume.

6. Te casas con las marcas

Todos tenemos una marca favorita, aunque no son siempre las más económicas. La fidelidad a una marca o servicio evita que conozcas otras que podrían ayudarte a ahorrar. Date la oportunidad de explorar alternativas que ayuden a tu quincena.

7. Siempre llevas efectivo

Cargar dinero en efectivo es una tentación de gasto que puede desvanecer tu quincena. Además, es un riesgo ante los robos o extravíos.  En la medida de lo posible, emplea tu tarjeta de débito, pues es más segura y la aceptan en gran cantidad de establecimientos comerciales.

8. Tienes deudas cíclicas

Ésta es probablemente la razón por la que tu quincena nunca te rinde.  Se trata de deudas que nunca liquidas y se vuelven un círculo vicioso; por ejemplo, recibir dinero y usarlo de inmediato.  Enfócate en pagar lo que más intereses te genera o que puedas eliminar más rápido. El punto es romper el ciclo.

 

Siguientes artículos

¿Qué le espera a México el resto del sexenio?
Por

La fortaleza de Estados Unidos, las coberturas petroleras y las reformas estructurales pueden salvar este 2015. Pero con...