La corrupción y los fraudes son aspectos percibidos como comunes entre las empresas mexicanas.


La Encuesta global de fraude de Ernst & Young (EY) arroja que 82% de las compañías mexicanas considera que las prácticas de soborno y corrupción ocurren de manera común al interior de las organizaciones.  El indicador resulta alarmante debido a que a nivel global el porcentaje alcanza apenas 39%.

“Hay un importante porcentaje de encuestados que recurre a prácticas poco éticas”, dijo Ignacio Cortés, socio líder de EY.

34% de las compañías recurre a prácticas cómo ofrecer viajes, conciertos o entradas a eventos deportivos para lograr negocios.

En cuanto a la incidencia de fraudes, 70% de las firmas justifica maquillar o modificar estados financieros para llegar a cifras contables, principalmente los cálculos de valuación y determinación de reservas.

“Los fraudes ocurren por tres motivos: fallas en controles internos, racionalización de cómo cometer un fraude y tener presión o incentivos para cometerlos; sin embargo, también se tienen presupuestos agresivos y objetivos que resultan incumplibles”, dijo el ejecutivo.

Ignacio Cortés explica que cuando las empresas tienen una estrategia antifraude se pueden evitar 50% de las incidencias, sin embargo, en México sólo 8% de las firmas tienen políticas anticorrupción.

 

Siguientes artículos

Caída en precio del petróleo presiona a gobiernos y petroleras estatales en AL
Por

Moody’s señaló que Petróleos Mexicanos (Pemex) y Petróleo Brasileiro (Petrobras) están presionados por la caída en los p...