El mercado mexicano de recargas móviles se compone por 86.4 millones de líneas de prepago y 2.4 millones bajo planes mixtos,  un 25% utiliza algún medio de recarga cuando agotan el crédito del plan contratado.

 

 

Con una base total de 102.2 millones de líneas,  87% de los usuarios móviles se valen del abono de saldo en el teléfono móvil conocido  como ‘recarga’,  para enviar mensajes escritos, comunicarse por voz y conectarse a Internet mediante la banda ancha móvil.

PUBLICIDAD

Según un estudio de la firma The Competitive Intelligence Unit, esta fracción del mercado móvil generó 137,899 millones de pesos en 2012, equivalente a un tercio del total percibido por el segmento, con la expectativa de más que triplicar este valor en los dos próximos años-

Por su parte, al considerar los grupos de edad es posible notar que, derivado de un mayor poder adquisitivo y etapa productiva, en el rango de 31 a 50 años se inclina hacia planes de pospago o contrato. Por su parte, la dependencia económica de jóvenes entre 16 y 20 años los hace más propensos a optar planes de prepago, condición que aumenta conforme disminuye la edad.

En planes de prepago, el monto promedio de gasto al mes es mucho menor al que destinan usuarios con contrato, equivale a 127 pesos, y dado el bajo nivel de consumo, para estos usuarios es posible acceder restringidamente a servicios de valor agregado y promociones de recarga.

En el caso de planes mixtos, el consumo mensual de 364 pesos se aproxima al del esquema de pospago, no obstante queda por debajo debido a que los usuarios bajo esta modalidad prefieren tener un mayor control del gasto, a la vez que se benefician de adquirir limitadamente servicios de contrato, contando con la posibilidad de recargar su saldo cuando se les termina el servicio contratado.

Los principales hábitos de consumo en términos del monto de la recarga indican que en promedio se  saldo 2.5 veces al mes, tal que 95% de los usuarios no sobrepasan el mes para obtener crédito.

38 de cada 100  usuarios presentan la mayor frecuencia de recarga, quienes abonan saldo por lo menos una vez a la semana, consistente con que 4 de cada 10 usuarios mantienen el abono de saldo máximo durante una semana.

Acerca del monto destinado en la compra de saldo, se tiene que el promedio de recarga es de 83 pesos para el conjunto de líneas bajo este esquema, tal que 8 de cada 10 usuarios recargan 100 pesos o menos, en contraste con 6% de aquellos, que abonan saldo por más de 200 pesos.

Entre los mecanismos de recarga predilectos por los usuarios predomina la recarga electrónica, empleada por 9 de cada 10 usuarios, seguida por el abono de saldo vía tarjetas prepagadas, aunque en declive,  utilizado solo por 9.7% de los usuarios.  El 0.4% de  usuarios realiza traspasos vía su teléfono móvil para contar con saldo.

De esta forma, las telecomunicaciones móviles se aproximan cada vez más a ofrecer un mayor rango de servicios para ajustarse a las necesidades de cada consumidor.

 

 

Siguientes artículos

Aumenta 8.4% flujo de pasajeros de GAP
Por

El alza estuvo motivada principalmente por un aumento de 9% en los pasajeros nacionales, que alcanzaron los 1.17 millone...