La celebración del aniversario 89 del Partido Revolucionario Institucional (PRI) será encabezada por el candidato “ciudadano” y tercero en las preferencias de intención de voto en la carrera por la presidencia de la República, José Antonio Meade.

Este festejo del priismo previo a las elecciones presidenciales es un evento simbólico, en el que los militantes dan muestras de apoyo a su candidato y éste pronuncia un discurso enfocado en sus planes de gobierno y el impulso del crecimiento del partido.

El presidente y priista, Enrique Peña Nieto, anunció que no asistirá al evento de este domingo con el objetivo de enfocar toda la atención en el candidato de la coalición “Todos por México” (integrada por el PRI, PVEM y Nueva Alianza).

Pero esta tradición no se ha cumplido en todos los casos. En 2012, Peña Nieto como candidato a la presidencia de la República no se pronunció en la ceremonia del aniversario 83, debido al periodo de veda establecido por las autoridades electorales durante la intercampaña.

PUBLICIDAD

En su lugar, Pedro Joaquín Coldwell, entonces presidente nacional del PRI, fue el único orador de la ceremonia y afirmó que con Peña Nieto como presidente se daría fin a otro “sexenio de muerte y miedo”, además de señalar que era tiempo del cambio de estafeta a la administración del panista Felipe Calderón.

En 2006 y también bajo un gobierno encabezado por el panista Vicente Fox, el candidato a la presidencia por el PRI, Roberto Madrazo, encabezó los festejos del 77 aniversario en el Estado de México.

El discurso de Madrazo se enfocó en destacar la aportación del PRI para la conformación de la democracia mexicana y señalar al PAN, en el gobierno federal, y al PRD, del capitalino, por la delincuencia que permeó en sus administraciones.

Para el aniversario 71, Francisco Labastida, el candidato presidencial del PRI y único orador de la ceremonia, insistió en que había “PRI para muchos años más” y responsabilizó al partido para tomar acción en contra del “México con hambre y justicia de sed” de Luis Donaldo Colosio.

Ese año el triunfo de Vicente Fox puso fin a 71 años de gobierno del PRI y correspondió a Ernesto Zedillo, hacer la transición de gobierno.

El discurso de Colosio en el 65 aniversario de la fundación del PRI, marcó un hito para el partido, no sólo porque se pronunció 17 días antes del asesinato del candidato en un acto de campaña, sino por su contenido crítico.

El pronunciamiento del entonces candidato se enfocó en presentar un diagnóstico de la situación del país resumido en una frase que permaneció en la memoria pública: “Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían servirla”.

Con el Monumento a la Revolución como marco de la celebración priista y Carlos Salinas de Gortari al frente del gobierno federal, Colosio también señaló la importancia de abatir la corrupción y el abuso de las autoridades.

Los festejos de este año estarán marcados por los rumores de sustitución de su presidente nacional, Enrique Ochoa Reza; los altos índices de desaprobación en la gestión de Peña Nieto -84% de acuerdo con la evaluación presidencial de 2017 de Parametría-; y los procesos penales o investigaciones en contra de exintegrantes del PRI que en algún momento ocuparon cargos públicos.

 

Siguientes artículos

Pide Anaya a Peña Nieto ‘sacar las manos’ de las elecciones
Por

“El gobierno de Enrique Peña Nieto ha emprendido en mi contra un brutal ataque para intentar sacarme de la elección pres...