La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró nueve empresas después de un operativo sobre residuos peligrosos.

Las compañías están ubicadas en Baja California, Coahuila, Estado de México, Guanajuato, Puebla y Zacatecas y fueron clausuradas por rebasar emisiones de límites máximos permisibles de contaminantes, mal manejo y almacenamiento de residuos peligros, contaminación de suelos, descargas de aguas residuales sin autorización, precisó la dependencia en un comunicado, aunque no detalló los nombres de las firmas.

Junto con la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), Profepa revisó casi 30,000 toneladas y aseguró 80.

La dependencia que dirige Guillermo Haro revisó 4,162 unidades de transporte, 3,309 en carreteras y 853 contenedores en aduanas que se tradujeron en 30,000 toneladas de baterías usadas de plomo ácido, tierras contmaiandas con hidrocarburo, aceites gastados y residuos biológicos infecciosos.

PUBLICIDAD

“Toda esta clase de mercancía o material residual carecía de autorizaciones federales para su transportación así como de los respectivos manifiestos de entrega transporte recepción que exige el marco jurídico en nuestro país”.

El operativo buscó combatir el tráfico ilegal de residuos peligrosos y ocurrió durante junio en 43 naciones de América, Asia, Europa y África, en el que aseguraron 1.5 millones de toneladas de materiales y sustancias peligrosas.

Lee también: Daño al medio ambiente en México cuesta más que corrupción e inseguridad juntas

 

 

 

Siguientes artículos

Unión Aduanera servirá para la integración económica de CA
Por

El alcance de la Unión Aduanera no es solo terrestre, sino marítimo y aéreo. Todo eso se traduce en más empleo, más come...