Si has intentando encontrar al socio ideal para compartir tu proyecto, pero no lo has encontrado, toma en cuenta las siguientes recomendaciones que te ayudarán a dejar de ser un ‘emprendedor forever alone’.

 

 

Hallar un buen socio o pareja te puede ayudar a crecer tu empresa y llevarla al siguiente nivel. Toma el tiempo necesario para elegir al mejor candidato y confía en que, con su participación, tu empresa puede ser mejor.

Endeavor México compartió 9 consejos que te ayudarán a dejar de ser un ‘emprendedor forever alone’, al encontrar a la ‘pareja ideal’ para festejar los logros de tu proyecto o compartir aprendizajes.

1.- Identifícalo dentro de tu círculo social. Puede ser un familiar, amigo o compañero de trabajo. Tenerlo en un entorno cercano te permitirá conocer de primera mano su forma de actuar y pensar; si no lo conoces, puedes preguntar a otros sobre él. De ésta forma, tendrás una idea clara de quién es y sus valores como persona.

2.- Date tiempo de conocerlo. Una vez identificado, destina tiempo para conocerlo. Realiza todas las preguntas necesarias para estar seguro que es la persona adecuada. No hay que tener miedo a preguntar ya que este proceso te podría ayudar a acortar el tiempo de conocer a una persona. Recuerda, la convivencia ayuda a construir y mantener confianza.

3.- Compromiso. Cerciórate que comparta la visión y misión de tu empresa; sobre todo, que crea en el potencial de ésta. Más importante aún, que sea consciente que los resultados del esfuerzo se podrán ver reflejados en el mediano o largo plazo.

4.- No todo es cuestión de dinero. Es necesario tener en mente que el dinero debe ser el último motivo para acompañarte en la aventura de emprender. Recuerda que al arrancar un negocio el foco está en sentar las bases del crecimiento y sostenibilidad de éste, por lo que quizá el dinero no llegue tan pronto como se espera. El dinero será la consecuencia lógica de todo el esfuerzo invertido.

5.- Busca a alguien que sepa más que tú. Lo importante es que tu socio cuente con habilidades y conocimientos superiores en un área diferente a la tuya; esto te mantendrá en constante aprendizaje y con una actitud de humildad. Además, podrás enfocarte en lo que realmente sabes hacer.

6.- Problemas a la vista. Seguro se presentarán dificultades en la vida del negocio,  paradójicamente el problema no es el problema, sino la forma de abordarlos y resolverlos. Conocer cómo solucionar los obstáculos en tu vida te ayudará a saber de qué estás hecho y cómo reaccionas ante la adversidad.

7.- ¿Qué lo impulsa en la vida? Identifica qué lo mueve y pregúntale si el proyecto le dará lo que busca.

8.- ¿Estás dispuesto a escuchar y cambiar? Recuerda que incorporar un socio implica la posibilidad de cuestionar el modelo de negocio y el rumbo de la empresa; asimismo, otros aspectos de la operación. Tener una mente abierta puede salvarte del fracaso al no encerrarte en una sola idea. Así que pregúntate si te sentirías cómodo con nuevas aportaciones.

9.- Cuentas claras, amistades largas. Es importante establecer desde un inicio la participación en la toma de decisiones, asignación de responsabilidades, distribución de ganancias y otros aspectos que consideres necesarios para llevar la relación de forma transparente con acuerdos mutuos.

 

Siguientes artículos

Tres maneras de usar Facebook para encontrar trabajo
Por

No sólo de LinkedIn vive el que busca empleo; la red social con más usuarios es también un excelente sitio para ampliar...