La relación diplomática de no confrontación del gobierno mexicano con Washington al parecer terminó, como consta, por lo menos en palabras, en la carta que Andrés Manuel López Obrador envió al presidente estadunidense Donald Trump ante la advertencia de imponer un arancel inicial de 5% las exportaciones mexicanas si no hay resultados en el control migratorio.

La carta que se publicó unas horas después de que el mandatario estadunidense anunció que se impondrían estas medidas como respuesta a su inconformidad a la postura migratoria del gobierno mexicano, es un documento que “en términos generales” establece una postura firme y digna, coincidieron expertos en relaciones exteriores.

“El planteamiento que se hizo de la relación bilateral de México con Estados Unidos fue en dos áreas específicas, la parte de la migración y la parte del comercio y el presidente López Obrador que fue muy claro desde el principio de mantener una relación en igualdad de condiciones, de no ver a uno como inferior o superior sino como tratarse como iguales”, consideró Mary Carmen Peloche, directora del departamento de Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey.

La relación bilateral se ha concentrado en dos temas: la migración y las relaciones comerciales, señala la académica y aunque hasta el momento se había desarrollado en un marco de “normalidad” también ha registrado altibajos sobre todo por las amenazas por parte del presidente estadounidense sobre todo en lo referente al paso de migrantes centroamericanos por México y su eventual arribó a la frontera con Estados Unidos.

“Desde el principio en el tema de la migración el presidente López Obrador propuso un plan de recuperación para el desarrollo para el triángulo de Centroamérica de manera que pudieran atacar de raíz las causa de la migración y que eso disminuyera el grupo de inmigrantes centroamericanos, pero este plan en ningún momento ha logrado convencer a Donald Trump porque no le interesan las causas de la migración sino evitar que los inmigrantes lleguen a la frontera con Estados Unidos”, apuntó.

Las amenazas de Trump del jueves pasado en torno a las medidas migratorias del gobierno mexicano no es el primer mensaje de este tipo, el 24 de abril de este año Trump señaló en Twitter que cerraría la frontera y “llamaría al ejército” si no se detenía a una caravana de 20,000 inmigrantes.

En aquel momento, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard señaló que ante estas “eventualidades” la política migratoria de México no cambiaría.
Ante los contantes señalamientos provenientes de Washington, la carta enviada a Trump es un acto “necesario”, afirmó Peloche.

“El contenido de la carta defiende la dignidad del país ante las provocaciones del presidente Trump, señala la importancia de resolver la situación pero que no está dispuesto a hacerlo por el lado de la violencia y de invasión a los derechos humanos sino todo lo contrario y refleja el estilo del presidente, se puede apreciar en algunas partes que en esta carta no solamente que alguien más la redacto y se la dan a leer porque refleja su estilo”, consideró.

El liderazgo mexicano

La postura del gobierno mexicano en torno a la relación bilateral, sobre todo desde el arribó de Trump a la Casa Blanca ha tenido que reconstruirse desde la base toda vez que el manejo de ésta durante el sexenio pasado fue “desastrosa”, en opinión de Juan Carlos Barrón, Investigador adscrito al Área de Estudios Estratégicos del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), de la UNAM.

“Ha buscado distinguirse y evitar la confrontación y me parece que muy claro a en cuando a sus objetivos, ha hecho un trabajo de mantener una relación respetuosa y no confortativa con Estados Unidos, pero tampoco de subordinación como se tenía”, señaló.
Consideró que este es un punto de oportunidad para que México recupere el estatus de liderazgo histórico como un país referente en la diplomacia multilateral.

“Creo que los seis meses son mucho más buenos que malos y ya llegados a este punto se va a tener que reconsiderar desde la presidencia como se va a tener que usar el foro del G20, si se quiere desaprovechar la importancia de este foro para poder armar una fuerza diplomática para que México no se aislé en ningún tema y menos en este. Se pueden construir consensos con otros países consensos que nos permitan no ir solos en la denuncia de la violación a la ley internacional en caso de que la amenaza se concretara”.

El viernes, cuando el canciller mexicano se disponía a viajar a Washington para iniciar un proceso de negociación tras el amago del mandatario de Estados Unidos informó de esto a través de un mensaje en su cuenta de Twitter acompañado con una foto de él en el aeropuerto en el que detrás de él se observa un anuncio de la marca Huawei, el gigante de telecomunicaciones en el que Trump ha enfocado su ofensiva en el marco de la guerra comercial que sostiene con China.

 

Siguientes artículos

A 6 meses de AMLO | 10 ‘baches’ del gobierno de Morena
Por

Una austeridad que ahoga a las dependencias, el desabasto de gasolina, una masacre en Veracruz... estos son los momentos...