Cada clase social tiene miembros que “buscan alcanzar un status superior en virtud de sus posesiones”, según una definición de la Secretaría de Economía en un documento publicado en el Diario Oficial de la Federación, en el que señala seis tipos diferentes de clases.

 

 

De acuerdo con la Secretaria de Economía (SE), en México existen seis clases sociales, determinadas con base en sus “funciones, costumbres, situación económica y de poder”, aunque no cita datos o estadísticas de algún instituto u organismo que respalden su definición.

México es “una sociedad compleja donde la riqueza determina el estatus, las posesiones se convierten en un indicador de valor y riqueza”, según la dependencia e indica que cada clase social “tiene miembros que buscan alcanzar un status superior en virtud de sus posesiones”.

Esta aseveración está incluida en el Programa  Nacional de Protección a los Derechos del Consumidor, publicada el pasado 8 de mayo en el Diario Oficial de la Federación.

En su definición de las clases sociales mexicanas, empieza con la denominada clase “Baja-Baja” en la que se ubica 35% de la población del país (alrededor de 39 millones).

De acuerdo con el documento, esta clase está constituida por “trabajadores temporales e inmigrantes, comerciantes informales, desempleados, y gente que vive de la asistencia social”.

Según la pirámide socioeconómica del gobierno, por encima de este sector se encuentra la segunda clase social: la “Baja-Alta”, que representa la “fuerza física de la sociedad al realizar arduos trabajos a cambio de un ingreso ligeramente superior al sueldo mínimo. Representa 25% de la población (29 millones) y está conformada por obreros  y campesinos.

 

Clase media de 39 millones de personas

La tercer clase social, de acuerdo con la Secretaria de Economía, es la “Media- Baja” formada por oficinistas, técnicos, supervisores y artesanos calificados. La principal característica de esta clase es que sus ingresos “no son muy sustanciosos pero sí estables”, y estima que sea el 20% de la población nacional, cerca de 23 millones de personas.

El cuarto estrato social es la clase “Media-Alta”, donde se ubica 14% de la población (16 millones de mexicanos) incluye a la mayoría de hombres de negocios y profesionales que han triunfado y que por lo general constan de buenos y estables ingresos económicos.

 

En el top de las clases están 6.7 millones de mexicanos

La quinta clase es la “Alta- Baja”, integrada por “familias que son ricas de pocas generaciones atrás”. Sus ingresos económicos son cuantiosos y muy estables. Se estima que sea aproximadamente el 5% de la población nacional, alrededor de 5.6 millones de personas.

Por último, en lo alto de la pirámide socioeconómica está  la clase “Alta-Alta”, compuesta por “antiguas familias ricas que durante varias generaciones han sido prominentes”.  De acuerdo con la Secretaría de Economía la fortuna de estas familias es tan añeja “que se ha olvidado cuándo y cómo la obtuvieron”. Se estima que sea aproximadamente 1% de la población nacional, 1.1 millones de mexicanos.

 

Lo que dice el Inegi sobre las clases sociales

El Instituto Nacional de estadística y Geografía (Inegi), señala en su boletín de investigación de clases medias en México, publicado en junio del año pasado, que los resultados obtenidos al término de la primera década del siglo XXI muestran que 42.4% de los hogares, en donde vive el 39.2% de la población total del país, son de clase media.

Mientras que 2.5% de los hogares son de clase alta, viviendo en ellos el 1.7% de la población del país, mientras que, en el otro lado del espectro social (clase baja), se tiene al 55.1% de los hogares donde desarrolla su vida el 59.1% de la población mexicana.

El instituto establece que un hogar mexicano de clase media en México cuenta con:

*Una computadora.

*Gasta 4,380 pesos trimestrales en alimentos y bebidas fuera del hogar.

*Abona alrededor de 1,660 pesos a tarjetas de crédito.

*Cuenta con al menos un integrante asalariado con contrato escrito y labore para una empresa con razón social del sector privado.

*La cabeza del hogar tiene, al menos, educación media superior, y está casado.

*La familia cuenta con cuatro integrantes.

*Los hijos asistan a escuelas públicas.

*La vivienda es propia o se está pagando, financiada con recursos de la familia o crédito de interés social.

 

Siguientes artículos

¿En qué industrias están los aumentos de sueldo?
Por

La Encuesta de Remuneración Total de Towers Watson arroja que la desaceleración económica ha impactado los planes de las...