Al igual que le ocurriera en México al sistema Ecobici, el nuevo sistema neoyorquino tiene algunos problemas técnicos que opacan sus bondades. Un usuario relata el viacrucis por el que a veces debe atravesar.

 

Por Frederick E. Allen

 

PUBLICIDAD

He usado el nuevo sistema de préstamos bicicletas en Nueva York, Citi Bike casi a diario desde que comenzó el domingo 26 de mayo. Me encanta. Las bicicletas son sólidas, cómodas, suaves, muy bien diseñadas, es una alegría montarlas. Las estaciones de préstamo están generosamente abastecidas en toda la calle 59 de Manhattan, así como en una zona considerable de Brooklyn, y además también están diseñadas con elegancia y sencillez.

Basta con meter la tarjeta de membresía anual en una ranura, sacar una bicicleta, ajustar el asiento a su altura preferida, y listo. A continuación, acoplar la bici en cualquier otra estación en cualquier lugar. El precio, 95 dólares al año por paseos ilimitados de 45 minutos, me parece un buen trato. Y a lo largo de tu camino te das cuenta que Manhattan se ha hecho sorprendentemente amigable para los ciclistas, con carriles exclusivos en bicicleta no sólo a lo largo de los ríos, sino en buena parte de las avenidas principales y algunas calles seleccionadas. Rodando en ellos me siento liberado.

A mis ojos, se nota que se ha dado una avalancha de nuevos ciclistas. Veo bicicletas en todas partes. Los carriles para bicicletas están mucho más bien poblados que antes. Reuters informa de que Citi Bike fue utilizado 100,000 veces en sus primeros 10 días. La esperanza es que con más gente sobre dos ruedas, andar en bicicleta se convierta más en una parte cotidiana de la vida en las calles de la ciudad y por lo tanto, en una experiencia mucho más segura y más ordenada. Y más ciclistas debe significar transporte más saludable y más verde para el bien de todos.

Sin embargo, el sistema parece estar teniendo serios dolores de parto. Cada vez más, en estas dos semanas desde su lanzamiento, he encontrado que las estaciones con 20 o 30 bicis están muertas, incapaces de liberar o recibir bicicletas bicicletas. La estación más cercana a mi casa ha estado fuera de servicio en varias ocasiones. Esta mañana he rodado desde el trabajo sólo para descubrir que la estación de la calle 13 y la Quinta Avenida no aceptaría mi bicicleta. Rodé a la 14 y University Place, tampoco funcionaba. Acabé dejándola en Broadway y 14, y tuve que caminar casi todo de vuelta para llegar a mi destino.

Dos días antes, el domingo, me decidí a conseguir un pase de un día para mi esposa, que aún no tiene una membresía anual. Puedes conseguir un pase por 9.95 dólares con una tarjeta de crédito en cualquier estación de bicicletas. Después pasamos por dos estaciones que no tenían bicicletas, probamos con una tercera y que no aceptó la tarjeta. Luego caminamos otra cuadra hasta hallar una estación. Después de una interminable serie de pantallas para solicitar el pase de un día y conseguir que leyera mi tarjeta, aceptar los términos de las recomendaciones de uso y seguridad, recibí un mensaje diciendo que la transacción no podía procesar. Pasé por todo el proceso de nuevo con otra tarjeta y finalmente logré. O eso creía yo.

Me dieron un número para utilizarlo en un teclado numérico para desbloquear una bicicleta en esa estación. No pude hacerlo con ninguna de esa estación ni de ninguna otra. Después de pasar por tres estaciones más finalmente nos dimos por vencidos. Terminamos viajando en un taxi hasta el destino al que queríamos pedalear, conmigo en el teléfono pidiendo a Citi Bike la devolución del pase de día.

Que la ciudad de Nueva York cuente con un sistema de reparto de bicicletas, y que en términos de equipo, bicicletas y estaciones luzcan tan bellamente diseñados y creados, parece casi un milagro para mí. Que funcionara perfectamente desde el principio hubiera sido demasiado esperar. Pero a juzgar por mi experiencia, el sistema está teniendo una infancia extremadamente dolorosa. Se retrasó por más de un año por problemas de software, y los problemas aún están lejos de desaparecer. Espero que todas las fallas aparentes puedan ser resueltas rápidamente, para que puedan seguir mejorando la vida de la ciudad. Cuando el sistema funciona, es maravilloso.

Llamé a Citi Bike para preguntar sobre estos problemas y cómo se están abordando, pero aún no he recibido ninguna respuesta. Voy a añadir una actualización aquí cuando me cuenten algo al respecto.

 

Siguientes artículos

Cae el mito de la clase media mexicana
Por

De 2000 a 2010, la clase media creció solamente 4%, constituyendo el 39.16% de la población; mientras que el 60% es de c...