Los corporativos estadounidenses no se están viendo favorecidos por la fortaleza del dólar, advierte BlackRock.

 

Las compañías con ventas internacionales han resentido los efectos de la fortaleza del dólar en sus estados de cuenta trimestrales, por otro lado, las empresas compañías de baja capitalización, que tienen menor exposición a las ventas internacionales, no se están viendo favorecidas.

“La temporada de ganancias ha sido mejor que lo esperado, pero las estimaciones más bajas de las ganancias del tercer trimestre contienen cualquier alza en las acciones. Las acciones también se vieron perjudicadas por varias compañías, entre las que se incluyeron Disney y Sears, que no cumplieron con las expectativas de ganancias. En lo que va del año, el índice S&P 500 está luchando por mantener un alza del 1%, en tanto que los índices Dow Jones Industrials y Transport ahora se encuentran sólidamente en territorio negativo”, advierte Russ Koesterich, Director Administrativo, Estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock y para iShares de BlackRock, en un comentario de análisis.

PUBLICIDAD

En el panorama corporativo las ventas cayeron un 4% año tras año, en tanto que las ganancias aumentaron un 1.5%; excluyendo el sector de energía, dicha cifra asciende drásticamente a un 9.3%.

“Si bien las tasas bajas y el crecimiento salarial rezagado permitieron que los márgenes de ganancias permanecieran en niveles récord, la presencia de un dólar fortalecido ha perjudicado los ingresos de las compañías”, explica el analista.

Ante el desempeño de los grandes corporativos, los inversionistas han estado favoreciendo las acciones de baja capitalización, que dependen menos de las ventas internacionales que las compañías más importantes, con la intención de mitigar el impacto de un dólar más fortalecido. Pero la estrategia no ha brindado gran beneficio.

El alza modesta del 1% en la alta capitalización marcada por el índice S&P 500 se encuentra ligeramente por delante de la correspondiente a la baja capitalización indicada por el índice Russell 2000 en lo que va del año.

Ante la pregunta de ¿Qué es exactamente lo que está reteniendo a las compañías de baja capitalización? El analista explica que si bien tienen menos exposición a las ventas internacionales, las acciones de baja capitalización han demostrado ser más vulnerables al aumento de las tasas de interés real (la tasa de interés después de la inflación) y la anticipación de los inversionistas del ajuste monetario.

“La vulnerabilidad se vio reforzada durante la temporada de ganancias debido a que los inversionistas se preocuparon por el impacto de una curva de rentabilidad aplanada en los bancos de baja capitalización, que conforman alrededor del 25% del índice Russell 2000. En julio, la relación pasada entre precio y ganancia correspondiente al índice Russell 2000 se contrajo en alrededor del 2%, en tanto que las alzas del índice S&P 500 contaron con el respaldo mediante expansión múltiple de aproximadamente el 2%. En consecuencia, permaneceríamos neutrales en lo que respecta a sesgos de cualquier tamaño en las acciones estadounidenses”, advierte.

 

Siguientes artículos

bmv
Peso cierra con ganancias; BMV cae otra vez
Por

Pese a los resultados positivos del peso,  en el corto plazo estos seguirán sensibles  a los datos de China tras la deva...