Las perspectivas de crecimiento de la red social para profesionales para 2016 no lucen bien, y Wall Street ha castigado sus acciones y al patrimonio de su fundador, Reid Hoffman.

 

Por Lauren Gensler

Qué gran diferencia puede hacer un día.

Gracias a una orientación peor a la proyectada, el patrimonio del cofundador de LinkedIn Reid Hoffman valía el viernes alrededor de 1,000 millones de dólares (mdd) menos que el día previo. La caída obedece a la pérdida de 10,000 mdd en capitalización bursátil de la compañía.

Cuando la red social para profesionales reportó sus ganancias del cuarto trimestre el jueves, los inversionistas se enfocaron en la decepcionante orientación de la empresa. LinkedIn espera ingresos de 820 mdd durante el primer trimestre (muy por debajo de las previsiones de 867 millones) y las ganancias ajustadas de 55 centavos por acción (contra las estimaciones de 74 centavos de dólar).

La mañana del viernes, los inversionistas habían hundido los títulos de la compañía en 40%, a pesar del hecho de que LinkedIn superó las estimaciones para el 4T, tanto en lo que respecta a ingresos como a utilidades.

Reid Hoffman, quien cofundó LinkedIn en 2002 y sigue siendo presidente, está resintiendo la ola de ventas. De la noche a la mañana, su patrimonio neto se desplomó 1,200 mdd, según el índice de multimillonarios en tiempo real de Forbes. Dicho de otra manera, su riqueza se redujo en casi un tercio.

Hoffman, de 48 años, posee el 11% de la compañía. Toda su participación se encuentra en acciones de clase B, que tienen 10 veces el poder de voto que las acciones normales de clase A. A pesar del desplome en bolsa, él sigue siendo un billionaire, con un patrimonio neto que Forbes calcula en 2,600 mdd.

LinkedIn atribuyó su débil orientación a factores como la inestabilidad monetaria, la debilidad macroeconómica en el extranjero y su decisión de suspender una nueva herramienta llamada “Lead Accelerator”. La compañía también sigue haciendo frente a la dura competencia de otros portales de empleo y la desaceleración del crecimiento de anuncios.

Algunos analistas de Wall Street señalaron que la orientación de LinkedIn ha sido conservadora en el pasado, así que tal vez haya ocurrido lo mismo este año. “Esperamos que la directiva haya cometido un error y haya sido demasiado conservadora, como lo ha hecho históricamente con su orientación”, escribió el analista de Nomura Anthony DiClemente, en una nota a clientes.

Sin embargo, la pésima orientación plantea la interrogante del múltiplo que los inversionistas están dispuestos a pagar por las acciones, en función de su optimismo de que la empresa pueda seguir creciendo. Antes de emitir la orientación, LinkedIn había estado operando a una tasa de precio/ingresos (P/E) de 52, una tasa mucho más alta que la de Facebook, que operaba con un P/E de 28.

“Con un perfil de menor crecimiento, creemos que LinkedIn no debe disfrutar de las múltiples primas a las que se ha acostumbrado”, escribieron los analistas de Mizuho.

Las acciones de LinkedIn cayeron 40% el viernes, a 119 dólares, y han perdido 17% en los últimos 12 meses.

 

Siguientes artículos

wall street coronavirus
BMV y Wall Street inician semana con pérdidas por precios del crudo
Por

El IPC, que agrupa a las acciones más negociadas de la BMV, perdía un 0.66% a 42,946.50 puntos.