Cuando Marley Dias tenía 11 años, era una lectora voraz, pero estaba harta de los libros que le daban en la escuela porque, como diría ella, todos eran sobre niños blancos y sus perros. Y entonces, se propuso a cambiar eso.

En noviembre de 2015, Dias lanzó una campaña llamada #1000BlackGirlBooks. Su objetivo era simple: recolectar y donar 1,000 libros en los que niñas negras fueran el personaje principal. Hoy, Dias ha recolectado más de 9,000 libros y hasta consiguió ser autora de su propia historia.

En la Cumbre Anual de las Mujeres de Forbes en la ciudad de Nueva York el martes pasado, Dias reflexionó sobre cómo fue capaz de convertir su frustración por los libros de la escuela —donde lo que leía iba más hacia la línea de Shiloh que de I Love My Hair— en un movimiento genuino.

“La frustración es un combustible que puede conducir al desarrollo de una idea innovadora y útil”, dijo, y señaló que solo después de realizar algunas investigaciones se dio cuenta de cuán pocos libros tenían a chicas negras o chicas de color como protagonistas y cómo ella podría no ser la única persona frustrada por la falta de representación en los libros infantiles.

PUBLICIDAD

“Tenía muchas opciones sobre cómo iba a abordar este problema. Opción 1: concentrarme en mí, conseguir más libros, hacer que mi padre me llevara a Barnes and Noble y simplemente seguir con mi vida perfecta en los suburbios de Jersey. Opción 2: contactar a algunos autores y suplicarles que escribieran más libros para niñas afroamericanas, así tendría algunas de mis propias ediciones especiales y me consentiría un poco”, dijo. “Y la opción 3: iniciar una campaña de recolección de libros cuyas protagonistas fueran niñas negras, donarlos a las comunidades, desarrollar una guía para encontrar estos libros, hablar con educadores y legisladores sobre cómo aumentar el flujo de libros diversos, y por último, escribir mi propio libro y ver mi propia historia reflejada en los libros que tengo que leer”.

Dias por supuesto, eligió la tercera opción y vaya que su esfuerzo es muy necesario en el mundo de la literatura infantil. Según un análisis del Cooperative Children’s Book Center de la Universidad de Wisconsin-Madison, sólo el 8.4% de las 3,400 publicaciones comerciales publicadas en Estados Unidos en 2016 tenían un protagonista afroamericano.

Los números disminuyeron aún más cuando buscaban protagonistas de ascendencia latina, indio americana o asiática/pacífica. Solo 55 libros (1.6%), presentaban un personaje nativo americano en un papel estelar; 169 (aproximadamente el 5%) tenía un protagonista latino y únicamente 239 (7%) eran sobre un personaje de ascendencia asiática/pacífica.

“Esta brecha nos duele a todos”, dijo Dias el martes. “Estoy trabajando para crear un espacio donde sea fácil incluir e imaginar a las chicas afroamericanas y hacer que las chicas negras como yo sean las protagonistas de sus propias vidas”.

Los educadores, defensores e incluso los autores de Hollywood están de acuerdo con la evaluación de Dias.

“Al contar historias, siempre quieres que el personaje principal seas tú”, dijo la directora de Wonder Woman, Patty Jenkins, en una conversación el martes.

O, como lo expresó CCBC (Cooperative Children’s Book Center) en su análisis: “Cuantos más libros haya, especialmente libros creados por autores e ilustradores de color, más posibilidades tienen los bibliotecarios, maestros, padres y otros adultos de encontrar libros sobresalientes para lectores y oyentes jóvenes, libros que reflejen las dimensiones de sus vidas y den una comprensión más amplia de quiénes somos como nación “.

El libro de Dias, “Marley Dias lo logra y también podrás lograrlo tú”, saldrá en enero de 2018. Mientras tanto, Dias seguirá trabajando para cerrar la brecha en la literatura infantil y tomar inspiración de las historias que ama. Sin embargo, si la respuesta entusiasta de la audiencia a sus comentarios del martes por la mañana sentaron un parámetro, la mejor inspiración proviene de la propia Dias.

“La innovación viene de, uno, reconocerse a sí mismo, dos, estudiar y comprender el problema y tres, encontrar una solución”, dijo. “Es una típica aventura en el camino del héroe, una historia que ahora vivo yo”.

 

Siguientes artículos

Davos 2018 | Mujeres, clave para el crecimiento de las empresas
Por

Una mujer en cargo directivo de una empress provoca que en esta exista menos corrupción.