En un partido de béisbol, el pitcher tiene que hacer un lanzamiento inesperado para que no puedan batear su bola. El bateador es el inversionista y el deber del emprendedor será sorprenderlo para que esa bola sea imparable (de aquí surge el término pitch en el argot emprendedor). Y el objetivo del pitch es lograr más tiempo para hablar de tu idea.

“Los errores más comunes durante un pitch es querer repetir algo exactamente palabra por palabra en vez de tomar en cuenta al interlocutor. El segundo es insistir demasiado en vender y no en el beneficio que puedes ofrecerle a la otra persona; y tercero, caer en clichés y frasear de manera muy pobre una idea que puede ser muy buena. Eso lo puede hacer fracasar”, dice María José De Tal, fundadora de Verbo Mata Carita.

Lee también: 30 Promesas de los negocios 2017: Forbes busca emprendedores

Esta empresa surgió oficialmente en el año 2015, aunque el concepto, confiesa María José, se cocinó desde que ella, cuando niña, hablaba desde una roca en Acapulco creyendo que se dirigía a un pueblo inexistente. “La idea se disparó en un Startup Weekend en el que ganamos con el mejor pitch. No a nombre de Verbo Mata Carita, sino con otra idea, pero pude ver que no ganaban las mejores ideas, sino las ideas mejor presentadas. Esto es algo que me apasiona y junto con el equipo contribuimos a generar la cultura de la presentación persuasiva en México”, dice.

PUBLICIDAD

Esta compañía, como su fundadora explica, toma toda la comprensión de siglos de teatro para entender a una audiencia, y ser capaz de sumergirla en una nueva realidad. Esto, opina, es lo mejor que podría pasarle a una empresa o a una idea. ¿El objetivo? “Dentro de esta nueva realidad hacer movimientos estratégicos para que ellos sin darse cuenta quieran trabajar contigo, alinearse con tu idea, pagarte, casarse contigo, lo que sea que estés esperando”.

Verbo Mata Carita imparte talleres para hablar en público. Uno de los más solicitados es cómo dar pitches de venta, pero también cómo dar presentaciones y discursos cautivadores. “Inauguramos la nueva edición del curso Háblame Bonito. Y usando todos los aprendizajes de las 13 generaciones ya graduadas, además de nuevos ejercicios, empezaremos a trabajar con realidad virtual para que la gente se acostumbre a públicos grandes. No sólo ofreceremos la capacidad para hablar en público sino también enseñamos comunicación estratégica que normalmente se le pide a una agencia publicitaria y hacemos que las empresas generen in house sus contenidos”, dice.

Verbo Mata Carita fue una de las empresas anfitrionas dentro del Festival NewCo, y compartió con los asistentes su metodología para ser encantadores. Esta se basa en cuatro pilares:

  • Claridad del mensaje
  • Ritmo (considera la estructura de lo que quieres decir)
  • Conexión (vincularse con el público es fundamental)
  • Memorabilidad (“si te puede reemplazar un PDF o un correo electrónico algo no estás haciendo bien”)

María José se define así misma como ingeniera del lenguaje porque ayuda a construir puentes entre lo que la gente quiere decir y lo que efectivamente dice: “Soy Licenciada en Literatura por la Ibero (Universidad Iberoamericana) y soy Maestra en Estudios Teatrales por la Universidad de Amsterdam. Después de editar libros ocho años y hacer labor de copy para diferentes campañas decidí que quería un trabajo que me permitiera conocer gente interesante e incluir las habilidades del teatro. Y ahora lo hago con gente que se tiene que enfrentar con públicos, o con alguien a quien le dan muchos nervios hablar o con una persona que quiere ligar, hasta con alguien que quiere dar una conferencia para 500 personas”, asegura.

El año pasado Verbo Mata Carita entrenó al equipo de ventas para AdWords de Google México y según explica María José, han logrado cerrar 10% más ventas al final de cada sesión. Además, recuerda, el equipo disfruta mucho más sus presentaciones.

“Yo diría que los mejores casos de éxito han sido las historias que escucho de los encantadores, así llamamos a los exalumnos, y nos platican que lograron construir y vivir un personaje distinto; que ahora sus pláticas con más interesantes y que se describen más creativos; disfrutan más su comunicación y sienten que es más fácil lograr sus objetivos”, concluyó.

 

Siguientes artículos

steve-jobs-apple
Emprendimiento en el garaje de Steve Jobs
Por

Trámites, coyotaje y corrupción, entre otras cosas, hubieran impedido que esfuerzos de emprendedores, como los que permi...