¿Cuándo usar los meses sin intereses?, ¿cómo identificar si una oferta vale la pena?, te presentamos un manual para que el Buen Fin no sea el mal principio de una racha financiera negativa.

 

 

 

PUBLICIDAD

Todo empieza por pensar que los pagos serán demasiado pequeños, que ni se sentirán, luego, conforme se van comprando más cosas, empiezas a trazar planes imposibles de cumplir para sobrellevar las deudas.

Ese es el primer paso a un desastre financiero, y para evitar que se convierta en tu realidad te presentamos un manual de cuándo sí y cuando no aprovechar las ofertas al alcance.

Por principio, cabe recordar que el Buen Fin es una iniciativa que nació en 2011 para promover el consumo entre los mexicanos. La idea es generar un fin de semana de rebajas y facilidades de pago para la adquisición de todo tipo de artículos. En 2013 se prevé la participación de más de 600,000 comercios y bancos con descuentos y créditos con facilidades.

De acuerdo con las estadísticas, en 2012, uno de cada tres mexicanos aprovecharon las ofertas del Buen Fin, el consumo creció 40% en comparación con la edición de 2011 y los pagos con tarjeta de débito aumentaron 43%, mientras que los de tarjeta de crédito crecieron en 55%.

Es precisamente el crédito el arma de dos filos con la que se debe tener cuidado.

“La cuestión es que no importa qué tan barato resulte el artículo o qué tantos meses pueda diferirse el pago, hay que hacer un ejercicio de honestidad y reconocer cuando no se podrá cumplir con el compromiso”, recomienda Marco Carrera, director de estudios de mercado de la Comisión Nacional para la protección y defensa de los usuarios de servicios financieros.

Cuando SÍ y cuando NO

 

Meses sin intereses

Semaforojp

Alto: Si la vida del producto es menor al plazo que escogerás para pagar. Comprar ropa o un nuevo celular a 48 meses puede ser una larga pesadilla.

Piénsalo dos veces: Si no es una compra prioritaria. Quizá tienes ganas de un horno de microondas nuevo, pero tu hijo ingresará a la escuela primaria en el próximo curso. Evalúa tu capacidad de pago en el largo plazo.

Con todo: Si tienes planeada la compra de un bien durable y lo encuentras con una rebaja, no sólo se trata de poder pagar a plazos, se trata de encontrar el mejor precio para lo que necesitas. La compra de materiales de construcción para una remodelación en casa puede ser un buen fin para utilizar los pagos diferidos.

 

 

Créditos especiales

Algunos bancos lanzan promociones como descuentos en la comisión de apertura de créditos hipotecarios o descuentos en el pago del seguro de un crédito automotriz, pero, dada la importancia de estos financiamientos es importante que analices la situación antes de firmar.

Semaforojp

 

Alto: Si te queda cualquier duda sobre si la casa o el auto es lo que realmente comprarías aún sin promoción, comprar algo de esa dimensión excluye la posibilidad de devolución.

Piénsalo dos veces: Si el producto es totalmente desconocido o si te quedan dudas de su funcionamiento.

Con todo: Si ya conocías el financiamiento que tiene promoción y lo considerabas como opción. Además, es importante que ya tengas plenamente identificada la casa o auto, o el bien en el que ejercerás el financiamiento.

 

 

 

Compras en Internet

Luis Cirerol, Vicepresidente de Pagos Avanzados para MasterCard, emitió una serie de recomendaciones básicas para las compras en línea como las conexiones seguras (que se indican con un prefijo verde la dirección web) y las políticas de privacidad. Así…

Semaforojp

 

Alto: Si la oferta es demasiado buena para ser verdad o si te solicitan datos personales que no tengan que ver con la transacción. Ten cuidado y recuerda que ningún sitio puede pedirte algo como una fotocopia o fotografía de tu tarjeta.

Piensa dos veces: Si algo en la transacción te genera desconfianza o no hay claridad sobre el costo total una vez que se aplica el cargo de envío.

Con todo: Si has comprado antes en el sitio web en cuestión o has tenido buenas referencias de algún conocido. Lo importante en este caso es que quedes tranquilo al completar tu transacción.

 

‘Pequeños gustitos’

Lo sabemos, ver ese bolso o la consola de videojuegos de última generación a mitad de precio puede ser la oferta más tentadora, sin embargo, antes de dar rienda suelta a ese gustito que todos nos merecemos puedes poner en práctica estos tips.

Semaforojp

 

Alto: Si sigues pagando tus pequeños gustos de los Buenos fines pasados o si ya tienes comprometido más del 30% de tu ingreso en el pago de deudas.

Piensa dos veces: Si lo dudas, es decir, ya pasaste tres veces frente al escaparate y aún te cuestionas si es buena idea entrar a la tienda, ve el artículo, pruébalo y ve a dar una vuelta, si al cabo de unas horas sigues deseándolo, regresa por él, si aún lo dudas, déjalo ir.

Con todo: Si puedes pagarlo de contado sin incurrir en deudas, generalmente el hacerte de algo que querías sin tener la carga de un crédito da la libertad de disfrutar sin remordimiento.

 

Consejos generales

La Condusef y Mastercard tienen algunas recomendaciones que vale la pena tomar en cuenta:

1. Verifica precios. Date la oportunidad de revisar los precios de los artículos que planeas comprar antes del Buen Fin, esto te permitirá evaluar si realmente hay una oferta qué aprovechar.

2. Haz un presupuesto. Revisa tus ingresos y gastos (sin olvidar las deudas que tengas), y determina un tope máximo a gastar.

3. Haz un inventario de deudas. Si tienes pensado pagar tus compras con tarjeta de crédito, revisa tus estados de cuenta. Si ya tienes algún artículo a meses sin intereses, antes de comprar otro calcula cuánto pagarás al adquirir una deuda extra.

4. Usa la tecnología. Baja la aplicación oficial del Buen Fin a tu celular o computadora, en la que encontrarás ofertas cercanas a tu ubicación, también puedes usar las redes sociales para monitorear las ofertas que se vayan publicando.

En compras por Internet

* Ingresa la dirección web del sitio donde vas a comprar directamente en tu navegador, en lugar de acceder mediante links.

* Obtén un anti-virus o anti-spam y mantenlo actualizado.

* Verifica que la dirección web de la página que solicita tu información comienza con “https:” en lugar de “http:”

* Evita realizar compras desde cafés Internet o computadoras con varios usuarios.

 

Siguientes artículos

¿Hacia dónde va el futuro de los medios?
Por

En las redacciones de periódicos y revistas, al igual que en la TV y la radio, circula una incómoda y odiosa frase: “El...