Notimex.- En el marco del 30 aniversario luctuoso del pintor Salvador Dalí, que se cumple este miércoles, el académico de la Facultad de Psicología (FP) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Hugo Sánchez Castillo destacó que el artista español surrealista logró que sus obras impactaran el cerebro de los espectadores y en sus emociones.

Refirió que artistas como Dalí “son neuropsicólogos ingenuos o involuntarios” capaces de crear piezas que el espectador entiende, interpreta y disfruta de manera individual.

El académico recordó que este 23 de enero se cumplen tres décadas del fallecimiento del llamado “hacedor de todas las artes”, quien forjó sus creaciones pictóricas a través del método “paranoico-crítico”, que él mismo propuso.

Sánchez Castillo explicó que una creación se considera obra cuando tiene una característica importante: activa el cerebro; “el arte universal tiene ese rasgo, así como Dalí, representante de la corriente surrealista”.

PUBLICIDAD

Aclaró que no es la espiritualidad, la energía o las evocaciones lo que lleva a la creación y a la apreciación artística, sino el cerebro, que es el encargado de obtener la información del medio, componerla, abstraerla y ejecutarla.

“Se debe tener en cuenta que el arte, como todo acto humano, es una abstracción del mundo. En Dalí y otros artistas se puede observar cómo varía la forma de interpretarlo”, mencionó.

Asimismo, señaló que esa interpretación propia influye en el artista, así como su propia historia, características de psicopatías o enfermedades mentales, el estado emocional y/o abuso de sustancias.

A nivel técnico, abundó, para ser creativo el ser humano necesita del sistema de almacenamiento de información, como la memoria y la corteza cerebral, además de sistemas de ejecución como los ganglios basales y el cerebelo; “en ese sentido, cada artista es único”.

Otro aspecto importante, agregó el psicólogo, es el concepto de belleza, que de acuerdo con la neurociencia juega un papel fundamental, ya que hay áreas que se activan cuando vemos algo que subjetivamente interpretamos como bello, se movilizan regiones que nos permiten tener estas apreciaciones.

“Es por eso que al artista se le considera ‘egoísta’, pues no hace una obra pensando en el otro, lo hace bajo su interpretación”, puntualizó.

Hugo Sánchez finalmente rememoró que Salvador Dalí murió el 23 de enero de 1989, a los 84 años de edad, “cuando aquel rostro con largos bigotes se hundió tras la muerte de Gala, su musa”.

También puedes seguir informándote:

AMC y Regal Cinemas no incluirán ‘Roma’ en su exhibición de mejores películas