“Aprendí que en estos casos trágicos, uno tiene que ponerse en la piel de la gente y tratar de aplicar la ética en la cobertura para no hacer amarillismo.”

 

 

Durante una crisis como la caída de un avión, todos los involucrados viven momentos difíciles: los sobrevivientes están en shock, con dolores y lesiones de diferentes grados; sus familiares y amigos sufren angustia esperando noticias sobre sus seres queridos, o pueden estar enojados por la lentitud en la información; los cuerpos de rescate luchan por salvar vidas, y los de seguridad por evitar el acceso a curiosos.

PUBLICIDAD

En ese trance repentinamente llegan reporteros con cámaras, luces, grabadoras y micrófonos, con la difícil tarea de buscar la historia para informar a sus audiencias. Ellos tienen que enfrentar la situación de los anteriores para obtener información y comunicar a la brevedad sobre el hecho. Esa tarea es más difícil cuando se está iniciando el ejercicio profesional.

Cuando se empieza a ejercer la carrera como reportero, por lo regular se aprende todo lo que no se enseñó en la universidad, pero uno no espera que las primeras coberturas noticiosas sean las de una catástrofe como la caída de un avión dentro de un aeropuerto. Eso les sucedió a varios reporteros y reporteras que cubrieron lo sucedido en la madrugada del 31 de octubre de 1979.

 

Laura

Una de ellas es Laura Martínez Alarcón, a quien agradezco haberme puesto en contacto con el sobreviviente Alessandro Annibali, luego de lo cual surgió la idea de esta serie. Laura estaba por terminar su carrera en la ENEP Acatlán cuando ingresó a Televisa: “Yo era una de las reporteras nuevas y cubría de todo, especialmente diplomáticas. El del Western fue el primer accidente importante que me tocó cubrir”, recuerda.

Ese día empezó para ella cerca de las 7 de la mañana con un telefonema de su jefe de información, Raúl Hernández: “Cuando contesté, Raúl me dijo: ‘lánzate al aeropuerto porque hubo un accidente; allá está Jacobo (Zabludovsky) y repórtate con él para que te dé instrucciones’. Cuando llegué al sitio, mi primera impresión me la dio el olor, algo que nunca se me va a olvidar. Después de caminar entre los escombros me detuve cerca de un hangar en donde había un amasijo de restos, y cuando finalmente encontré a Zabludovzky, él me ordenó: ‘Niña, vete al hospital de Balbuena a donde están llevando a algunos de los heridos y entrevístalos”, evoca.

Contrario a otros compañeros, Laura buscó evitar el morbo y el amarillismo: “Yo no le podía meter el micrófono a alguien con la cabeza rota.” Cuando llegó al hospital, afortunadamente para ella los médicos la canalizaron hacia los pacientes menos graves: “Al llegar me presenté con un médico chaparrito muy amable y le dije que no quería molestar a los sobrevivientes pero necesitaba entrevistarlos. Inmediatamente me envió a un cuarto en donde había un pasajero al que realmente no le pasó gran cosa, se quemó las manos, el pelo y los pies porque iba descalzo.” El pasajero era el italiano Alessandro. “En un inglés con acento italiano, me empezó a decir que se había quedado sin nada: ‘No money, no ticket, no nothing’; me decía que estaba solo y que aquí no conocía a nadie y no sabía que iba a pasar. Esa entrevista la trasmitió Jacobo esa misma noche.”

Como resultado de esa transmisión, al día siguiente había gran cantidad de chicas de la colonia italiana afuera del hospital, buscando acompañar a su compatriota para que no estuviera solo. A lo largo de cinco días Laura hizo más entrevistas con otros sobrevivientes, pero con el italiano surgió una amistad que perdura. Dos años después del accidente y por instrucciones de su psicoterapeuta, Alessandro regresó a México volando vía Los Ángeles en el mismo número de vuelo. “Cuando llegó lo primero que hizo fue hablarme y decirme: ‘ya llegué y no se cayó el avión: estoy vivo’. A los dos días lo llevé a Televisa en donde vio las imágenes del avionazo. Se impactó muchísimo y cuando vio lo que quedó del fuselaje sólo expresó: ‘me acuerdo que salí de ahí y me salvó la vida el haberme quedado en medio del avión”, expresa la periodista que ahora vive en Barcelona.

Esa primera experiencia fue muy formativa para Laura: “Aprendí que en estos casos trágicos, uno tiene que ponerse en la piel de la gente y tratar de aplicar la ética en la cobertura para no hacer amarillismo. No recuerdo que la información en TV se hubiera manejado como espectáculo, con imágenes de esos amasijos que no sabías que era; el tema se trataba con delicadeza tanto en información como en imágenes. Aprendí a matizar la forma de acercarme a los heridos, a respetarlos e inclusive a apoyarlos.”

 

Rosa Elena

Rosa Elena Vázquez tenía poco de haber concluido su carrera en la UNAM, cuando ingresó a El Heraldo de México para cubrir el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Para ella el día también inició cerca de las 7 de la mañana: “Me despertó mi jefe Pedro Camacho y me comentó que por lo impactante del accidente había dudado en enviarme, pero era mi sector. No tuve ni chance de bañarme, me puse lo que encontré y me llevó mi hermana. Era la primera vez que me tocaba un evento de esta naturaleza”, recuerda.

Cuando llegó, sólo quedaban restos humeantes del avión esparcidos por todos lados: “Mi primer impacto fue un shock por la escena que vi: caminé un poco y me detuve cerca de un sitio en donde estaban colocando bolsas negras con restos humanos.  Lo primero que se me ocurrió hacer fue orar por todos esos fallecidos, pero reaccioné porque lo importante era empezar a enviar información, además de que a mí me daba pánico ver cadáveres. Me di valor para empezar a reportear y me trasladé al edifico terminal para estar pendiente de los familiares que estaban llegando al aeropuerto”, comenta al recordar esas imágenes.

La mayoría de los familiares estaban desesperados y se amontonaban en las oficinas de la aerolínea en busca de informes; la dinámica de la situación hacía lenta la atención provocando enojo entre las personas: “No recuerdo algo en particular sobre alguna de las entrevistas que realicé, pero sí tengo presente el tumulto. De ahí, me ordenaron ir a las instalaciones del Servicio a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano para tratar de entrevistar a los controladores. Caminaba como zombi, y cuando llegué encontré que el área estaba inaccesible y lo único que nos decían a los reporteros es que toda la información saldría por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.”

Después de estar todo el día buscando y enviando información, por la noche regresó al periódico en compañía de su compañero Jesús Saldaña: “En el camino Jesús y yo íbamos muy impresionados, tristes, sudados y cansados, pero no recuerdo si hicimos algún tipo de comentario. Además del accidente, tenía que checar la posible huelga de Mexicana de Aviación, así que salí tarde del periódico. De todos modos seguí la nota durante los 5 días posteriores.”

A Rosa Elena este accidente también le dejó una enseñanza: “Aprendí a superar el miedo de estar cerca de cadáveres. Fue un momento muy importante porque me enseñó a sacar la nota independientemente de las circunstancias. Un evento de esta magnitud se vuelve muy formativo y ayuda a vencer temores y a ser más osados. Los jóvenes reporteros que inician deben estar conscientes de que alguna vez tendrán que enfrentar una situación crítica como la que a mí me tocó vivir y les recomendaría que siempre busquen ‘la exclusiva’; asimismo les sugiero que combinen el estudio con la práctica y que terminen su carrera.”

Durante su estancia en El Heraldo de México, que finalizó en 1987, Rosa Elena cubrió la fuente del aeropuerto y lo recuerda gratamente: “Esa fuente fue una de las que mejores recuerdos me llevé. Podíamos recorrer el aeropuerto de manera rápida porque no era muy grande y era más fácil conseguir toda la información y sacar buenas notas. Hoy, cada que voy al aeropuerto, les platico a mis hijos que ahí viví gran parte de mi vida profesional.”

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mmaraboto

Blog: CorpMedios

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Amenazas ocultas en la red
Por

Información que supuestamente cuenta con altos estándares de seguridad puede verse comprometida por la ciberdelincuencia...