Por Zacarías Ramírez y Hugo Salvatierra

El precio ofrecido por Megawatt/hora en la primera subasta, en marzo, fue el más bajo hasta ese momento, lo que llamó la atención de jugadores internacionales y por tanto se espera que el segundo concurso sea más competido.

“Todos estamos metidos en el proceso de la segunda subasta, con lo cual México en el contexto mundial queda en inigualable posición”, señala Miguel Ángel Alonso, director general de Acciona Energía México.

La compañía se llevó un contrato de 168 Megawatts en la primera subasta, en la que participaron 81 empresas, las cuales presentaron más de 400 ofertas.

PUBLICIDAD

México es el país más atractivo en renovables para los inversores de capital y los desarrolladores y operadores de proyectos, añade Alonso. El objetivo es llegar a un gigawatt (1,000 megawatts), agrega el directivo español, así como participar en proyectos de energía solar.

01-acciona_buena

― ¿Cómo defines el momento que viven las energías renovables en México?

― Es excepcional. Nosotros llevábamos mucho tiempo trabajando para este momento, colaborando con todas las asociaciones y el gobierno en la im­plementación de la reforma (energé­tica) que ha sido extraordinariamente rápida, efectiva y modélica.

Llegamos a México en 2006 como división de energía –como empresa llevamos 32 años en el país–. Colabo­ramos con la Secretaría de Energía (SE), la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para aportar, pues creímos que iba a llegar un mo­mento inigualable para las energías renovables y para Acciona.

Eso no quiere decir que vayamos a agarrar todo (el mercado) ni mucho menos; tendremos la parte que seamos capaces de ganar o digerir como empresa, pero sentimos que estamos en el país adecuado y en el momento correcto y con la experien­cia necesaria.

 

― ¿Qué le mejorarías a la reforma energética en materia de renovables?

― Es una reforma bien hecha. Lo que sí trataría –no ahora, sino en el futuro– es de flexibilizar algunos mecanismos. Pero esto es como todo: al principio necesita rigidez y cierta complejidad para que las cosas fun­cionen, y después, cuando ya todos estemos alineados y las cosas vayan caminando, será mejor si flexibilizan algunas cosas.

 

― ¿Cómo qué cosas?

― Los certificados e incluso la compleji­dad de las subastas. Con el tiempo, las iría flexibilizando (las subastas), pero ahora tienen que ser austeras para que las compañías nos apeguemos a las necesidades de la SE y la CFE, y hagamos el esfuerzo, tanto económi­co como de poner los proyectos en los sitios donde se necesitan.

 

― ¿Cómo dimensionas este mercado que se abre, en sí mismo y para Acciona?

― Las expectativas generadas alrede­dor de México en estos tres años han sido muy grandes y, afortunadamen­te, la subasta inicial dio la primera muestra de que esas expectativas eran y son reales.

Hoy por hoy, México tiene más certidumbre que Brasil, que fue la primera economía de Latinoa­mérica. México se convierte en el país más atractivo del mundo en el sector de los energéticos.

Hablando de renovables, es el país más atractivo para los inverso­res de capital y los desarrolladores (las utilities, como nosotros, que venimos para quedarnos).

Algo positivo y que el gobierno ha hecho bien con la reforma es cumplir con los tiempos. Nos tarda­mos, pero una vez que se estableció el calendario se ha cumplido con orden y sin fallas. Y eso, para el inversor, para los que están fuera de México, da mucha certidumbre.

Además, al haber convocado a la segunda subasta en el mismo año ya no quedan dudas de que la cosa va en serio.

 

― ¿Cuál es el panorama de cara a la segun­da subasta?

― La primera era compleja, generaba dudas y había ciertas reticencias, mu­cha gente terminó por no entrar. Pero fue un éxito: 81 empresas y las 400 y pico de ofertas.

La segunda va a ser igual o mejor. Claro, se elimina nuestra ventaja de no haber tenido dudas y decidir entrar, de apostar a la subasta e ir por todas –lo estuviste cocinando durante tres años, lo sientes como trabajo propio.

Pero esto le dio al proceso publi­cidad mundial y ahora va a haber mucho más jugadores, algunos muy fuertes, que le van a entrar con todas las ganas, porque ya han visto que se puede y que hay rentabilida­des competitivas.

― ¿Dónde se dará ahora la competencia?

― Va a ser muy competida en precio y en fotovoltaica, porque también se eliminan las diferencias esperadas entre regiones, con lo cual práctica­mente vamos a piso parejo en todo el país. Eso es algo positivo porque ahora mismo no hay grandes diferencias –con excepción de Baja California, que es un mercado muy limitado.

Va a haber mucha agresividad en fotovoltaica y en eólica. La gran novedad de esta subasta es qué tan interesante en cuanto a precio es la oferta de compra de potencia por parte de la CFE.

También puedes leer: Centroamérica y el Caribe apuestan por energías renovables 

― ¿Cómo fue en la anterior?

― Fue muy pequeña, eran 500 me­gavatios (de potencia). Salió a un precio barato.

 

― ¿Es rentable?

― Por eso quedó desierta la primera subasta. No les resultaba atractivo hacer todo el proceso para algo tan pequeño, y el precio aparentemente no era muy adecuado, y menos para ese tamaño de potencia.

 

― ¿Cómo juega el factor financiero para conformar una propuesta?

― Es uno de los aspectos más importan­tes, tener un financiamiento o, para decirlo en un lenguaje sencillo, tener dinero barato; eso es fundamental para una oferta competitiva.

Al final, con participantes de tan alto nivel como tuvo la primera subasta, y va a tener la segunda, no hay elemento diferenciador, todos llevamos condiciones de financia­miento parecidas.

 

― ¿Cuál es el diferenciador de cara a los proyectos?

― Elegir, ahora sí, buenos proyectos con muchos recursos, esa es la clave. En la primera subasta tenías que tener el buen condo­minio en una buena zona, ahora basta con tener un buen condominio, un buen proyecto con recurso alto en energía.

 

―¿Se establecen matrimonios entre inversores y operadores o es un mercado abierto?, ¿y ustedes con quién trabajan?

― Ahora mismo solos. Pero el mercado de capital está buscando oportu­nidades en México y en la primera subasta eran varios los fondos de inversión especializados que estaban entrando solos a la subasta o a través de terceros.

 

― ¿Qué es lo que hace atractivo a México?

― Ofrece crecimiento continuo. Puedes ir generando una cartera con estas obligaciones que México se ha esta­blecido en cuanto a energías limpias. No sólo eso, en México suma que es un país con necesida­des energéticas y buen recurso natural en todos los sentidos, desde fósil hasta no fósil.

Las cosas las ha hecho bien el gobierno y está reci­biendo precios muy atracti­vos; en la subasta consiguió el precio más bajo que se ha visto, relativo y absoluto, a escala mundial, de 35 dóla­res por megawatt hora en un proyecto fotovoltaico.

 

― ¿En este sentido es más bajo que uno eólico?

― Sí, más bajo que uno eólico y el más bajo en el mundo; hace unas sema­nas se batió el record en Dubái, pero en valor relativo sigue siendo el más bajo, porque el absoluto era 29.9 en Dubái, pero por indexación y otros factores el más bajo fue en México.

También puedes leer: Los 5 países que generan más energías renovables 

― ¿Son viables esos precios para operado­res e inversionistas, queda margen de ganancia?

― Hay que hacer todo muy bien para que salga la rentabilidad. Digo que México gana como país por esos precios tan bajos y porque se está viendo que no hay un abuso por parte del sector privado, sino una apuesta decidida por el país.

 

― Se ha dicho que hay una empresa de renovables internacional que desinvier­te en otros países para venir a México. ¿Cómo compara México con otros países en este tema?

― Firmas un contrato a 20 años con un gobierno que da certidumbre, los financiadores te toman bien el riesgo país, y el riesgo cfe está bien calificado. México sigue teniendo buen rating dentro de las agencias y obviamente los bancos financian los proyectos en este país.

 

― En tamaño, ¿cómo viene la segunda subasta respecto de la primera?

― Todavía no se sabe, se han publicado las bases, pero la oferta de compra todavía no la conocemos. Suponemos que será parecida, un poquito mayor, pero todavía no hay esos datos.

― ¿Es mucho que se hayan presentado 80 productores a la primera subasta?

― Es increíble. En las licitaciones de productor independiente nos presen­tábamos seis. Al final, es una subasta internacional para la CFE, abierta, en la que todo mundo puede poner sus proyectos.

 

― ¿Cuánto lleva invertido Acciona en México?

― Nuestro objetivo es invertir 500 mdd a partir del inicio de 2016.

 

― ¿En cuánto tiempo?

― A 2020. El objetivo es llegar mínimo a un giga de potencia instalada, que es más o menos duplicar lo que tene­mos. El primer paso es 168 megava­tios y la idea es llegar a un gigavatio.

 

― ¿Es inversión sólo de Acciona o incluye dinero de fondos?

― De Acciona.

 

― Pero podrían entrar a proyectos que requieren más dinero y esos 500 se multiplican…

― Se multiplican sí, pero ahora mismo no hay definido en cuanto a socios ni nada por el estilo. Como compañía la meta es de un gigavatio instalado en México.

 

― ¿Cuánto es eso?

― Si partimos de lo que hay ins­talado hoy, sería más o menos el 2%.

 

― ¿Y de lo que habrá en 2020?

― Más o menos eso, el 2%. Para una compañía de renovables eso es bas­tante. No quiere decir que no opere­mos más megavatios, vamos a operar más (llevar la gestión y mantenimien­to de proyectos de terceros), de hecho hoy operamos 870 megavatios, no 500. Lo que vamos a acabar operando va a ser mucho mayor.

También puedes leer: Bajos precios del petróleo frenan las energías renovables 

― ¿Cómo se reparte eso, según el tipo de clientes?

― De lo propio, tenemos 306 con CFE y 258 con privados. Con los 168 (gana­dos en la primera subasta) nos vamos a 716, de los cuales 474 serán con CFE.

 

― ¿Qué capacidad tienen ustedes, cuántos proyectos podrían ganar?

― Somos muy rápidos construyendo y somos una de las compañías que más rápido implementa los créditos. Pero 350 megavatios al año sería el tope; ir poniendo más de eso año con año es complejo… pero puedes acabar con­tratando a terceros esa capacidad.

 

― ¿Hoy contratan a terceros?

― No, gestionamos todo nosotros.

 

― Comentabas que en México van solos, con capital propio, ¿en otros lugares sí se asocian con fondos de inversión?

― Sí, a escala global Acciona tiene firmada una sociedad con kkr (firma de inversión global con intereses en energía, capital privado, infraestruc­tura y mercado de bonos), quien tiene 33.3% en la mayor parte de los activos internacionales.

 

― Al cierre de 2015 Acciona era la genera­dora de 20% de la energía eólica que se produce en México…

― Vamos a mantener el primer puesto como desarrolladores, (así que) vamos a aumentar ese porcentaje.

 

― ¿A cuánto?

― Yo creo que bastante. Como no ha habido tanto avance, ya que los que más han ganado han sido los fotovoltaicos, ahí nos vamos a man­tener. Algo que es importante para nosotros, una asignatura pendiente, es estar en generación fotovoltaica. En la primer subasta hicimos una oferta pero no le atinamos. Falló acertarle al precio.

 

― El sector eólico ha ido más rápido en México, ¿es complicado el solar?

― No diría complejo. La eólica es una tecnología madura, ya se habían dado pasos hace casi una década para dar el salto de la turbina de un mega y mega y medio, a la de tres megavatios, y a torres por encima de 100 metros, incluso rotores de 130.

Eso que se empezó a desarro­llar hace 10 años, hoy es una tecnología madura. México se benefició de casi tres décadas de experiencia en el sector eólico, por eso se desarrolló tan rápido.

 

― ¿La fotovoltaica puede ganar la carrera?

― Estamos en un momento delica­do de la fotovoltaica frente a la energía eólica. Durante mucho tiempo en muchos países la eólica se comparaba con el gas natural, con los ciclos combina­dos (plantas que usan alternada­mente gas y combustóleo para generar electricidad).

Yo nunca he creído que la matriz energética de un país sea una com­petencia entre tecnologías, pero sí que en renovables puede que veamos despuntar a la fotovoltaica mucho más rápido y más grande.

 

― La situación de Acciona corporativo no es la mejor financieramente, ¿puedes negociar mejores presupuestos con lo que está pasando en México?

― Estamos bien o bastante bien, veni­mos de una época difícil, pero creo que somos una compañía que está haciendo la tarea bien.

 

― Jalar presupuestos del corporativo debe ser un trabajo de…

― De convencimiento, de trabajar. Mostrando que tienes proyectos en la mano, que tienes proyectos y que funciona.

 

― ¿Se posicionará México dentro del pay de negocios internacionales de Acciona?

― Yo creo que México ya está repo­sicionado, creo que esa labor ya la hemos conseguido un tiempo hacia atrás.

 

― Pero eso se mide en ingresos…

― Por eso es que está posicionado, otra cosa es que todavía no se ve, pero sé es un país muy importante para Acciona.

 

Siguientes artículos

Monsanto Bayer
Bayer mejora su propuesta y ofrece 65,000 mdd a Monsanto
Por

La empresa alemana dijo que estaba dispuesta a ofrecer 127.50 dólares por acción en el marco de un acuerdo negociado, po...