Por Geoffrey Smith | Investing.com

El mercado de valores del Reino Unido se ha convertido en un campo minado desde que el país votara a favor de abandonar la Unión Europea en junio de 2016. Pero el impulso político tras esa votación del Brexit se ha estancado: los políticos no han podido encontrar la forma de salir del mercado único más grande del mundo sin destruir la economía del Reino Unido. Como resultado, algunas casas de apuestas británicas estiman que hay al menos un 30% de probabilidades de que el Brexit se cancele del todo.

Eso levantaría una nube de incertidumbre sobre el mercado en general y provocaría al menos una recalificación parcial del Reino Unido en relación con otros mercados de valores. Según Bank of America Merrill Lynch, un saldo neto del 28% de los gestores de fondos fueron acciones infravaloradas en abril, lo que las convierte en una de las clases de activos más “poseídas” del mundo.

Pero no todas las acciones se benefician por igual. Eso es en parte culpa de los efectos del tipo de cambio: muchas de las principales empresas, como BP (NYSE:BP), (LON:BP) o British American Tobacco (NYSE:BTI), (LON:BATS) están orientadas a nivel mundial, y la mayor parte de sus ingresos se anotan en dólares. El impacto de la cancelación del Brexit sobre ellos sería discreto.

Pero en el caso de empresas más pequeñas, más orientadas a la economía nacional, podría ser un momento clave. Aquí tenemos cuatro a las que podría valer la pena prestar atención a si los británicos finalmente decidieran quedarse.

1. Foxtons Group

Los últimos tres años han sido duros para las empresas inmobiliarias de Londres como Foxtons Group (OTC:FXTGY), (LON:FOXT). Hasta el Brexit, parecía que nada pudiera desbaratar el mercado inmobiliario de Londres.

Los precios volvieron a cobrar vida tras la gran recesión en respuesta a un potente cóctel de tipos de interés en cero, subsidios del gobierno, reducción de reservas e insaciable demanda de inversión tanto de los inversores locales como extranjeros. El estatus de Londres como capital de servicios financieros de Europa ha proporcionado una sólida base de demanda.

Pero el Brexit amenazó con llevarse decenas de miles de puestos de trabajo de banqueros a ciudades como Dublín, París y Fráncfort, mientras que una reacción contra la globalización —incluidos los movimientos para cobrar más impuestos a los compradores offshore— también ha disuadido a los compradores. Los ingresos de Foxtons del año pasado descendieron un 30% en 2015, el último año completo antes del Brexit. El volumen total de ventas de Londres ha disminuido más del 20% desde entonces y los precios también están descendiendo.

La irrupción de su rival online Rightmove (OTC:RTMVY), (LON:RMV), que registró nuevos máximos la semana pasada, indica que los días de gloria de Foxtons podrían hacer acabado para siempre, pero con el descenso del 70% de las acciones desde 2015 y tres años de demanda acumulada en Londres a la espera de ser satisfecha, hay un considerable margen para el repunte.

2. EasyJet

La segunda mayor aerolínea de bajo coste de Europa, EasyJet (OTC:ESYJY), (LON:EZJ), que tiene la mitad de su flota 300 aviones en el Reino Unido, ha visto desplomarse sus acciones más de un 30% desde la votación a favor de abandonar la Unión Europea hace tres años. El Brexit se ha llevado el 12% de su poder adquisitivo a través del tipo de cambio de 2016; desde entonces el mercado de divisas ha indicado constantemente que la cancelación del Brexit sería el resultado óptimo para la libra. Que no haya Brexit implicaría una subida de la libra, un descenso de los costes del combustible y, por lo tanto, un aumento de la demanda del Reino Unido.

También elimina la enorme distracción de tener que jugar con la estructura de propiedad del grupo para garantizar que la aerolínea pueda seguir ofreciendo sus servicios en los mercados de la Unión Europea. International Airlines Group (LON:ICAG), la sociedad matriz de British Airways, ha tenido que enfrentarse por supuesto a los mismos problemas de propiedad, pero el factor Brexit afecta más a EasyJet porque se basa exclusivamente en vuelos de corto recorrido, mayormente a destinos dentro de la UE.

3. Lloyds Banking Group

El propietario de dos de los grandes bancos del Reino Unido, Lloyds y Halifax, y uno de sus mayores gestores de activos, Scottish Widows, subsidiaria de Lloyds (NYSE:LYG), (LON:LLOY), está bien posicionado para beneficiarse de cualquier golpe a la confianza mientras los consumidores vuelven al mercado inmobiliario y las empresas publican su planes de gasto de capital. Las acciones del gigante prestamista se han desplomado en torno a un 10% desde la votación del Brexit de hace tres años.

Las previsiones del Banco de Inglaterra indican que subirán pronto los tipos de interés si se elimina la incertidumbre del Brexit, algo que daría a Lloyds y al sector bancario del Reino Unido en general un agradable margen de expansión tras una década de tipos de interés en cero.

Royal Bank of Scotland (OTC:RBSPF), (LON:RBS) podría beneficiarse de factores similares, pero ya cotiza a un múltiplo de ingresos mayor y, aunque su rentabilidad por dividendo del 2.37% es menos de la mitad de la de Lloyds, que asciende actualmente a un 5.26%, el RBS (NYSE:RBS_pl) también tendrá que lidiar con un excedente de acciones a medida que el Gobierno del Reino Unido sigue reduciendo la participación que adquirió durante los grandes rescates de 2008 y 2009.

4. Restaurant Group

Como cadena de restaurantes en un sector cada vez más lastrado por los servicios de entrega de comida a domicilio, Restaurant Group se enfrenta quizá a más desafíos seculares que las acciones de las otras empresas de esta lista. Las ventas comparables han descendido dos años seguidos y las acciones se han desplomado más del 50% desde la votación del Brexit del año 2016.

La compañía espera que su costosa adquisición el año pasado de Wagamama, una cadena de restaurantes inspirada en los sabores orientales, pueda cambiar las tornas. Se enfrenta a un intrigante traspaso en su junta directiva: el muy reconocido Andy McCue pasará el relevo de la dirección ejecutiva a Andy Hornby, que se hizo famoso por dejar a Lloyds (véase arriba) a merced de un rescate del Gobierno en 2008, antes de restaurar su reputación en el grupo de juegos de azar GVC (LON:GVC).

La cancelación del Brexit daría un respiro a Restaurant Group por dos frentes de gastos de producción claves: frenando los precios de la comida y asegurándose una fuerza laboral barata de jóvenes europeos para poblar sus cocinas y cubrir los pedidos de los clientes. El debilitamiento de la libra esterlina y los ajustes del mercado laboral significan que nada más que los salarios y los gastos de compra aportaron 17 millones de libras a los gastos operativos en 2018.

* A diferencia de las otras acciones mencionadas aquí, Restaurant Group no tiene recibos de depósito registrados en Estados Unidos. Eso significa que los inversores de Estados Unidos tendrían que garantizar que pueden mantener las acciones directamente en el Reino Unido.

 

Siguientes artículos

Wall Street es arrastrado por dura negociación comercial entre EU y China
Por

La guerra comercial solo hará que China sea más fuerte y nunca pondrá al país de rodillas, escribió el Diario del Pueblo...