Nombres como Disney, Time Warner, CBS, Viacom e incluso Netflix cerraron el fin de semana pasado con pérdidas de hasta 7.6%, pero eso no debería ser sorpresa para nadie, afirma un analista de Wall Street.

 

Por Maggie McGrath

PUBLICIDAD

Las acciones estadounidenses cerraron hundidas en el rojo el viernes por la tarde, con el Dow Jones, Nasdaq y el S&P con una pérdida de más de 3%. Aunque todo, desde el menor precio del petróleo hasta los temores sobre el alza de tasas de la Fed pesaron sobre el mercado en su conjunto, una de las áreas que más lo resintió fue la de los medios de comunicación, gracias a un reporte pesimista de un analista de Wall Street. Nombres como Disney, Time Warner, CBS, Viacom e incluso Netflix cerraron con pérdidas de hasta 7% el jueves y otro 7% el viernes tras la declaración de que el panorama de los medios ha cambiado fundamentalmente, y como resultado, el crecimiento de las compañías de medios es demasiado lento, y el riesgo, demasiado grande.

La caída en las acciones de los medios de comunicación no es un fenómeno nuevo, o al menos no este mes. La primera ola de ventas llegó el 5 de agosto, luego que Walt Disney sugiriera en su informe de ganancias que podría haber una desaceleración en las suscripciones de cable y una aceleración en la cancelación del servicio. Esta predicción le pegó a casi todos los grandes nombres de los medios de comunicación “tradicionales”, dado que la cancelación de suscripciones puede dañar las finanzas más allá de las cadenas propiedad de Disney. Pero esta caída de principios de agosto quedó opacada tras la reportada luego de la publicación de un informe del analista de Bernstein Todd Juenger el jueves pasado. En el informe, Juenger dijo que podíamos olvidarnos de la forma en que se negociaban las acciones de las empresas de medios, porque eso no importaría ni un ápice en el nuevo mundo de los medios.

“El momento histórico en el que hayan sido negociadas esas acciones/sectores ahora es irrelevante”, escribió. “El mundo ha cambiado demasiado.”

En su nota (que degradó tanto a Disney y Time Warner de un desempeño superior al del mercado al de nivel de mercado), Juenger dijo que parte del problema de empresas como Disney y Time Warner es que la situación en el frente de la publicidad televisiva no es buena, y no hará sino empeorar. “La industria de la televisión estadounidense está entrando en un periodo de prolongado declive estructural causado por la migración de los espectadores a plataformas que no tienen respaldo publicitario”, escribió. Es más, añadió, “el mercado está valuando a las empresas televisivas estadounidenses que tienen respaldo publicitario como activos estructuralmente deteriorados. Creemos que es justo y justificado, porque: a) creemos que la publicidad en televisión es sin lugar a dudas en declive secular, y b) las tasas de afiliación ahora también se están poniendo en mayor riesgo”.

Sí, es cierto: no sólo el estado de la publicidad televisiva se ha deteriorado, sino que las cuotas de afiliación, es decir, lo que los proveedores de cable pagan por el derecho a transmitir los canales como ESPN, también está bajo una enorme presión. Disney/ESPN dijo lo mismo a principios de mes, y si el rey de las cuotas de afiliación está sintiendo el calor del cable de corte, los jugadores más pequeños debe estar dañando, también.

Dado este entorno, Juenger y su equipo concluyen que el mercado está valorando al negocio de la televisión estadounidense en la misma forma en que lo haría con la TV vía satélite, las editoriales y –¿listo para esto?– AOL.

“Todas estas comparaciones muestran una baja en las cuotas de suscripción y/o el desplazamiento de la publicidad”, dijo Juenger. “Algunos tienen esperanzadores futuros digitales, pero los futuros que lucen muy diferentes –y menos importantes y rentables– que su pasado analógico.”

A pesar de pintar un cuadro bastante oscuro de la industria de la televisión en su conjunto, Juenger reconoció los aspectos positivos de las dos empresas que degradó: para Disney, la próxima Star Wars VII debería ser una bendición; sobre Time Warner, las películas elaboradas en torno a DC comics podrían llegar a ser vacas lecheras. (“Sigue siendo un misterio por qué las películas de Marvel tienen una trayectoria tan sólida en comparación con las de DC”, Juenger señaló. “Pero muchos inversionistas ven más posibilidades de alza en DC. Y los productos de consumo podría multiplicar cualquier aumento del éxito.”)

En el corto plazo, sin embargo, parece que los inversionistas se están centrando más en la tesis central de Juenger que en su tesis de que no todo es terrible en la tierra de los medios: tras la publicación de su nota, las acciones de Disney, Time Warner, CBS y Viacom oscilaron en números rojos el jueves y el viernes.

Incluso Netflix  –un servicio que podría, presumiblemente, beneficiarse de las personas que cancelan sus contratos de cable– no fue inmune al baño de sangre. Aunque algunos observadores atribuyen los movimientos de las acciones a una toma de ganancias, un reacomodo del mercado, el gigante del streaming cayó 7.8% el jueves y 7.58% el viernes.

 

Siguientes artículos

Apple gana terreno en China
Por

Tim Cook, presidente ejecutivo de la empresa, dijo que durante julio y agosto las ventas de sus teléfonos inteligentes e...