Acontecimientos, como la última actualización de iOS 7, pueden llevar al caos y a un atasco en el tráfico de la red. ¿Cómo evitarlo?

 

 

El tráfico es quizá la principal característica de las grandes ciudades. Cualquiera que haya vivido en una de ellas sabe que no se puede escapar de él ni dejar de padecer sus conciencias, entre las que destacan la pérdida de tiempo, el aumento del estrés y la dificultad para planear.

PUBLICIDAD

En este entendido, para la organización de la Copa del Mundo de la FIFA, el gobierno  de Brasil ha publicado la Ley General de Copa en la que se establece y regula todo lo relacionado con dicho evento, incluso la posibilidad para que los diferentes estados y municipios que serán sede de los encuentros deportivos declaren como feriados los días en que haya juego en sus ciudades.

La lógica detrás de la iniciativa es evidente: reducir el número de vehículos automotores en las calles para garantizar que la movilidad alrededor de los estadios no se vea afectada y, cada uno de los 25 días en los que se jugarán un total de 64 partidos, fluya de la mejor manera posible, al menos en lo que concierne al tráfico fuera del estadio.

Cambiando de tráfico, pero no de tema, la última actualización de iOS 7 fue igualmente un acontecimiento mundial que estuvo en boca de todos, no sólo por sus funcionalidades y la interfaz gráfica de usuario, sino por el gran atasco de tráfico web que se produjo cuando la actualización fue liberada al público. En los cinco días siguientes a su publicación, los usuarios vieron un aumento del 265% en el tráfico de Apple.com en comparación con los cinco días anteriores.

Para junio de este año, Apple había vendido 600 millones de dispositivos móviles iOS 6, no es de sorprenderse que ante este enorme número de descargas, los servidores de Apple no pudieran seguir el paso.

Para las redes donde el tráfico de Apple no representaba más del 4%, el número se triplicó a más de 13% en promedio. En algunos casos, el tráfico de Apple.com se disparó a más del 32% del tráfico web total.

Mientras que el tráfico de Netflix, YouTube y otros sitios de flujo de video tienden a ser bastante predecibles, el aumento de tráfico de las actualizaciones de iOS puede ser difícil de planificar. El problema radica en que la web se ha desplazado a archivos de gran tamaño, como las actualizaciones de software y descargas de vídeo, que tienen el potencial de alterar significativamente los patrones de consumo de ancho de banda.

Nada nos permite pensar que esta tendencia se verá revertida: la web se seguirá sacudiendo bajo el peso de esta explosión de contenido, y los clientes sólo tienen cuatro alternativas para hacerle frente:

  1. Añadir ancho de banda adicional: lo cual conducirá a los clientes a una vorágine donde continuamente tendrán que añadir más y más ancho de banda.
  2. Cambiar a planes de Internet bajo demanda: con lo que el cliente se ve sometido al cobro de tarifas excesivas al sobrepasar su límite.
  3. Regular a los super usuarios: opción que se ha vuelve cada vez más difícil considerando el cambio de la web para enviar archivos cada vez más grandes, que sube a todos los usuarios a la categoría de súper usuarios.
  4. Amortiguar los de shocks: abrazando los picos causados por los eventos mundiales —como una actualización de iOS o los Juegos Olímpicos— sin forzar a los clientes a ampliar continuamente su capacidad.

La única solución que puede hacer frente a esta tendencia de forma efectiva es el almacenamiento en caché, ya que ayuda a los clientes a enfrentar estos picos de tráfico ahorrando ancho de banda y haciendo que sea más fácil para ellos descargar las últimas actualizaciones con un acceso muy rápido a través de Internet. Ejemplo de ello es que los clientes de Blue Coat fueron capaces de alcanzar hasta un 99.1% de ahorro en ancho de banda para el tráfico de Apple.com en la última actualización de iOS7.

Mientras que la actualización iOS 8 está todavía a un año de distancia, el Mundial de futbol está a sólo unos meses. Con 64 partidos por jugar, podemos apostar que los clientes de todo el mundo tendrán que soportar los picos de tráfico importantes entre junio y julio, a menos que sus redes estén preparadas para absorberlos, evitar la pérdida de tiempo, reducir el estrés y ver la posibilidad de ejecutar sus planes del mismo modo que lo hace alguien que conduce con un destino determinado por una calle sin tráfico.

 

 

Contacto:

E-mail: [email protected]

Twitter: @BlueCoat

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los 10 presidentes más queridos de América Latina
Por

La firma consultora Mitofsky realizó un conteo de los los presidentes más populares en América Latinas según la opinión...