La actividad económica del país muestra una mejoría incipiente, aunque aún se deberá estar atento en los próximos meses a su indicador manufacturero para observar si se confirma o no la formación de una tendencia al alza, que podría interpretarse como una recuperación más sólida después de 14 meses de estancamiento, señaló el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Al dar a conocer su indicador del entorno empresarial mexicano (IIEEM) en septiembre, la asociación civil destacó que los datos de este mes en sus indicadores Manufacturero y No Manufacturero “manifiestan una mejoría incipiente en la actividad económica en general”, sin embargo, dijo que habrá que estar “muy atentos a la evolución del Indicador IMEF Manufacturero”.

Resaltó que las últimas acciones restrictivas de las políticas fiscal y monetaria podrían poner en riesgo esas señales incipientes. Esto en referencia a la decisión de la Junta de Gobierno del Banco de México de aumentar su tasa clave de interés en 50 puntos base y al anuncio de hacienda de recortar la inversión pública federal en 26.8% en el marco de un presupuesto que intenta ser austero.

“Aunque el IMEF comprende la necesidad de dichas medidas, la aplicación de políticas económicas restrictivas pudieran tener un impacto negativo sobre el ya de por si lento crecimiento económico”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: IMEF pide recortar más el presupuesto 2017, para evitar grandes riesgos

A través de un comunicado, señaló que el indicador IMEF Manufacturero aumentó 1.7 puntos en septiembre para ubicarse en un valor de 51.7 unidades, siendo el incremento más pronunciado de los últimos 24 meses.

Como resultado, la serie tendencia-ciclo aumentó 0.2 puntos para ubicarse en 50.2 unidades en el mes, lo que sugiere el inicio de una nueva trayectoria al alza después de seis meses a la baja.

Po otro lado, el No Manufacturero registró una caída marginal de 0.1 puntos al llegar a un nivel de 51.6 en septiembre, pero su tendencia-ciclo sigue con pendiente positiva por onceavo mes consecutivo al aumentar 0.1 puntos y ubicarse en 51.6 unidades.

“Esta continua mejoría pone de manifiesto que el comportamiento negativo de junio pasado (cuando se registró un desplome de 2.9 puntos) fue una observación aberrante (“outlier”)”, señala el documento.

El Comité Técnico del Indicador IMEF se dijo preocupado por la continua fortaleza del dólar que sigue frenando las exportaciones de Estados Unidos y por ende, la demanda por las mexicanas.

Lee también: Debilidad económica se mantiene, apunta el IMEF

También señaló que se deberá mantener cautela ante algunos indicadores de comercio que han mostrado cierta desaceleración, como la tasa anual de ventas que reporta la ANTAD y el posible impacto que pudiera tener el incremento de tasas sobre el crédito al consumo. Así como al desenlace de las elecciones en Estados Unidos, que pudiera tener impactos importantes en variables cruciales como las remesas.

No obstante, que otros indicadores, como las ventas internas de automóviles que reporta la AMIA, siguen mostrando un buen desempeño.

“En el contexto de la debilidad señalada para la actividad económica en los Indicadores IMEF Manufacturero y No Manufacturero, sigue preocupando el efecto negativo que tendrá el paquete económico 2017 sobre la confianza del consumidor y la empresarial, así como las perspectivas de inversión”, puntualizó.

 

Siguientes artículos

dolar-peso
Especulación contra el peso, con caída marginal pese a alza de Banxico
Por

La posición especulativa del peso en Chicago se mantuvo en niveles altos a favor del dólar, al ubicarse el pasado 27 de...