Angela Merkel ganó popularidad en Alemania luego de que Chipre aceptara condiciones rígidas para su rescate, sin embargo, aún es incierta la reacción de otras naciones ante las ‘amargas medicinas’ que ofrece la canciller.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

BERLIN – El acuerdo de rescate europeo sobre Chipre aumentó la reputación de Angela Merkel como una dura defensora de los intereses alemanes y potenció sus posibilidades de reelección a seis meses de que los votantes acudan a las urnas.

Sin embargo, el acuerdo alcanzado la madrugada del lunes en Bruselas, tiene un precio, ya que probable que avive el resentimiento que existe en el sur de Europa por las amargas medicinas que ofrece Alemania.

“Existe preocupación por la aplicación del programa, mucha más que con Grecia”, dijo un funcionario europeo de alto rango que pidió el anonimato.

Asesores de Merkel se negaron a dar su impresión sobre el acuerdo, alcanzado después de tensas negociaciones que llevaron al presidente chipriota, Nicos Anastasiades, a amenazar con su renuncia. No obstante, algunos analistas calificaron el acuerdo como una “victoria total” de Berlín.

Después de ser objeto de duras críticas por aprobar la semana pasada un acuerdo que afectaría a los pequeños ahorradores de la isla mediterránea, Alemania y sus aliados cambiaron de rumbo.

La Unión Europea forzó a Anastasiades a aceptar una fianza masiva, una situación en la que accionistas y tenedores de bonos en bancos se ven forzados en primer lugar a compartir los costos de la reestructuración y después se acude a los depósitos no garantizados.

El Banco Popular de Chipre, el segundo mayor del país, será cerrado por completo, mientras que los depósitos del banco más grande de la nación, el Banco de Chipre, se redujeron a la mitad.

Un acuerdo de estas características era el deseo de Alemania desde el principio.

“Conseguimos lo que siempre quisimos: un rescate en que se contraerá el sector bancario sobredimensionado de Chipre”, dijo el lunes a periodistas en Berlín el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble.

El resultado prácticamente garantiza que el rescate sea aprobado en la Cámara baja del Parlamento, el Bundestag, y deja a la oposición de centroizquierda con muy poco argumentos para quejarse de cara a las elecciones de fines de septiembre.

Lo más importante para Merkel es que el acuerdo chipriota refuerza su imagen como una dura negociadora, ya que si Anastasiades no cedía, Chipre habría quebrado, lo que potencialmente habría extendido un contagio en el bloque monetario, algo de lo cual se habría culpado a la canciller alemana.

 

Siguientes artículos

Retroceden bolsas en Europa tras rescate de Chipre
Por

Otras naciones podrían solicitar mecanismos de ayuda similares ante desajustes bancarios, señaló el jefe del Eurogrupo,...