La paraestatal mexicana descartó la posibilidad de un atentado, la conclusión preliminar de la investigación arroja que hubo una acumulación de gas en el sótano del edificio durante años.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

Una gran explosión que mató a casi 40 personas a fines de enero en la sede principal de la petrolera estatal Pemex en la Ciudad de México fue causada por una acumulación de gas, dijo el viernes la Procuraduría General de la República, descartando la posibilidad de un atentado.

Una investigación de seis meses confirmó la conclusión preliminar de que la explosión ocurrida el 31 de enero, que colapsó varios pisos del edificio B2 de las oficinas de Pemex usados principalmente para archivar documentos, fue causada por fallas de diseño que propiciaron una pobre ventilación en la zona del sótano.

Metano de origen biológico y otros gases acumulados en el sótano del edificio por años y sin ventilación, sumados a vapores provenientes de materiales solventes almacenados en dicho espacio fueron encendidos accidentalmente por trabajadores que efectuaban trabajos de mantenimiento, precisó el informe.

La conclusión de esta investigación llega cuando el Congreso de México está a punto de iniciar el debate de una importante reforma del sector energético, que busca modernizar a Pemex y a los sectores de petróleo, gas y electricidad del país.

El presidente de México, Enrique Peña, dijo el jueves que enviará la próxima semana al Congreso su propuesta de reforma.

 

Siguientes artículos

EU gana disputa comercial por pollo a China
Por

La denuncia argumentaba daños a empresas como Pilgrim’s Pride, Tyson Foods Inc y Keystone Foods, una marca de la b...