Entre 2013 y 2019, la mayoría de las vitaminas y minerales presentes los cereales de Kellogg’s se redujeron hasta 36%, de acuerdo con un análisis de la organización Changing Markets.

El estudio “Kellogg’s Corn Fakes, Los costos sociales y económicos de la eliminación de micronutrientes de los cereales Kellogg’s” presentado esta semana acusa que el contenido nutrimental de 5 de los productos más populares de la empresa en México: Choco Krispis, Corn Flakes, Corn Flakes Edición Especial, Special K, y Zucaritas, disminuyeron el enriquecimiento de sus productos hasta 36% en 5 años.

Las vitaminas y minerales (conocidos como micronutrientes) con mayor merma en estos productos entre 2013 y 2019 fueron las vitaminas C, B9 (ácido fólico) y el hierro. Estos dos últimos junto al calcio fueron el foco del estudio.

“La expectativa es que esto provocará un deterioro en las dietas de los niños y contribuirá a un incremento en las deficiencias de hierro, zinc y otros nutrientes clave, que ya son altas en México”, critica el estudio.

El documento, elaborado en conjunto con las organizaciones Sum of us, Just economics, Proyecto Alimente y ContraPeso, analiza además el impacto económico que podría llegar a tener la menor presencia de estos micronutrientes en esos productos y estima costos de hasta 250 millones de dólares anuales en el país por esta disminución.

Por ejemplo, respecto al menor consumo de calcio, el estudio estimó el impacto que esta baja del nutriente en el cereal podría tener en el riesgo de una fractura de cadera en la generación que a 2018 tenía 12 años y que suman 5 años consumiendo menos mineral durante 5 años. A partir de ello, calculó con precios de ese año del tratamiento de ese mal cuánto podría suponer el costo de la atención de los jóvenes afectados por ese mal y sumó 700,000 dólares.

Para el caso del hierro, atribuyeron a su baja una afectación a la productividad futura de infantes de 2 años que consumen estos alimentos y podrán ver mermada su capacidad por la deficiencia del mineral lo que podría convertirse en menores ingresos en su vida adulta.

Mientras que en el caso del ácido fólico, el que más ha disminuido en su presencia en los cereales de Kellogg’s, el análisis se enfocó en la posible reducción de casos de Defectos del Tubo Neural, mal asociado con problemas de desarrollo futuro de bebés, que se podrían prevenir con el alza en la fortificación de cereales con esta vitamina.

A través de hipótesis como estas, Changing Markets calculó que el costo de la baja en la fortificación de los cereales sería de hasta 250 millones de dólares entre 2018 y 2022 a la sociedad mexicana, con ahorros para la empresa de casi 85 millones de dólares por los menores costos que este recorte de nutrientes representa.

Por ello, el análisis recomienda a la empresa de inmediato retomar la fortificación de sus productos para prevenir estos daños.

Si bien no hay un consenso sobre el consumo de cereal en México, de acuerdo con Statista, el consumo de estos para el desayuno independientemente de la marca es de unos 600 gramos per cápita anuales, con datos a 2019.

En contraste, Kantar refiere que 96% de las familias compra cereales para desayunar, mientras que un hogar en promedio compra unos 7 kilogramos de este producto por año, casi una caja de 600 gramos por mes.

“Los hogares que más gastan en cereales son los niveles socioeconómicos altos y están más desarrollados en los hogares con niños entre 6 y 12 años. Es por eso que más de la mitad (57%) de los cereales que compran los hogares son cereales enfocados para este segmento”, detalla la consultora.

En una respuesta enviada a Forbes, Kellogg’s de México detalla que la decisión de recortar la proporción de micronutrientes presentes en sus cereales se tomó como parte de la actualización de los perfiles nutrimentales de sus productos en todo el mundo, para lo cual se toman en cuenta cambios regulatorios, datos de consumo, nuevas investigaciones y factibilidad técnica.

“En México, identificamos nutrientes clave que son insuficientes a través de la evaluación de encuestas nacionales de nutrición, por ejemplo: ENSANUT 2012, con el objetivo de determinar cómo los cereales para el desayuno podrían desempeñar un papel clave en la mejora de la ingesta de niños y adultos.

“Todos los cereales hechos para los consumidores mexicanos se enriquecen voluntariamente con nutrientes clave que se identificaron a través de las encuestas nacionales de nutrición para este mercado, incluyendo hierro, vitamina D y ácido fólico. Posteriormente consideramos la viabilidad técnica, las regulaciones locales y las necesidades del consumidor para crear un paquete de fortificación, que en este mercado también incluye vitaminas del complejo B”, expuso la firma en un comunicado.

Entre las recomendaciones que propone el análisis a los reguladores se les invita a establecer normas para la fortificación de estos alimentos y la vigilancia de los fabricantes; investigar de forma independiente su cumplimiento y difundir guías de cómo consumir de manera adecuada estos alimentos.

 

Siguientes artículos

Grupo Salinas quiere producir películas y llevarlas al extranjero
Por

Grupo Salinas apuesta por contenidos para plataformas como Amazon Prime y productos de cine a través de su casa producto...