Tras el impacto del confinamiento por pandemia surgieron cambios entre necesidades y directrices de las grandes industrias. Ejemplo de ello es la vulnerabilidad en las cadenas de suministro, así como una dependencia excesiva de vendedores y proveedores de una sola fuente. Así, incrementó la necesidad de mitigar riesgos en la cadena de suministro global, de cara a una colaboración transfronteriza exitosa.

La importancia de la regionalización en el nuevo esquema económico radica en que las organizaciones no dependan de una sola fuente para proveerse de suministros. Es por ello, que los nuevos modelos operativos regionales entre los directores y líderes de proyecto de distintas regiones ayudan a una mejor toma de decisiones en diferentes mercados.

Para profundizar en los retos y oportunidades empresariales derivados de la pandemia, EGADE Business School publicó su Decálogo para la Refundación Económica- Empresarial de México, donde exhorta a la sociedad y empresarios a reedificar el país desde un modelo de inclusión social y sostenibilidad corporativa. Entre los temas que aborda, hacen énfasis en la necesidad de reconfigurar las cadenas de valor y diversificar el comercio en el contexto actual.

El informe Megatendencias 2022, desarrollado por Project Management Institute (PMI), señala que el crecimiento del comercio electrónico, los picos de demanda, la escasez de mano de obra y los fenómenos meteorológicos han llevado a la disminución de la capacidad portuaria y de envío además de incrementar los costos de transporte.

Ante un panorama de esta dimensión, PMI deja en claro que es necesario que las organizaciones, empresas y sus marcas entiendan la situación de cada región en la que tienen presencia, comprendan cuáles son sus puntos débiles, sus fortalezas y detecten sus necesidades cambiantes. También es importante considerar que las regiones son bastante diferentes entre sí en términos de cultura, idioma y la naturaleza de las economías locales. De esta forma se podrán generar proyectos que impulsen a la organización por región y aprovechar los recursos que las regiones ofrecen.

En el caso de México, el comercio debe identificar nuevas cadenas de valor a partir de la capacidad instalada con la que cuenta el sistema productivo del país y crear una economía diversificada que le permita competir en el ámbito regional y mundial.

Consideremos que el valor de las exportaciones de América Latina creció 8.9% en el primer trimestre de 2021 frente al mismo período del año anterior. En cuanto a las importaciones totales de la región, éstas aumentaron 8.7% interanual en el primer trimestre del 2021, después de contraerse 15.1% en 2020. Esto demuestra que hay avances y crecimiento.

La satisfacción de las necesidades de los clientes, sean estos consumidores finales u otras organizaciones, es un requisito para competir en la nueva economía de mercado. Por esta razón, conocer las necesidades de cada región permite desarrollar aquellos proyectos que cumplan de manera eficiente la entrega de un producto o servicio con resultados favorables en cada región.

 

Siguientes artículos

Netflix siente presión tras desvanecerse el auge que vio durante confinamiento
Acciones de Netflix se encaminan a tener su peor día en una década
Por

Las acciones de la pionera del streaming cayeron un 27.2% a 253.71 dólares y se encaminaban a marcar su peor día en una...

También te puede interesar