Sabemos que la modalidad de trabajo a distancia llegó para quedarse. Y para los mexicanos, convertirse en un nómada digital es más atractivo que nunca, como lo señala el Reporte Global de Tendencias de Viajes 2021 de American Express.

Si bien hacer home office tiene un sinfín de ventajas, entre ellas la convivencia más cercana en familia, a veces es necesario cambiar de escenario para resolver las tareas del día a día con una perspectiva más fresca y renovada. 

En México existen varios destinos que son ideales para ello; sitios ubicados a pocas horas donde podemos conectar con la naturaleza sin desconectarnos del trabajo, y que incluso nos regalan la oportunidad de poner en práctica el workation –una de las tendencias viajeras que han cobrado mucha fuerza en los tiempos que vivimos–, que consiste en disfrutar de estancias fuera de casa, en las que se combina tiempo de trabajo con momentos de relajación.

SAN MIGUEL DE ALLENDE

Inspiración colonial

Reencontrase con esta ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 2008, siempre es un gran plan. 

Por las calles que circundan la parroquia de San Miguel Arcángel es fácil encontrar nuevas razones para disfrutar el destino y, a las afueras, el Parque de Aventura San Miguel tiene tirolesas, paseos en cuatrimoto y más para olvidarse del estrés.

Aquí se respira el gusto por el buen vivir, que se traduce en diversas propuestas gastronómicas, alojamientos de diseño y actividades culturales. 

Entre los hoteles clásicos destaca la experiencia que brinda Rosewood San Miguel, llena de acentos mexicanos y amor por las tradiciones locales. Y entre los nuevos hay que considerar Casa Hoyos, un hotel boutique justo en el centro de la ciudad, que sobresale por su atractivo diseño ecléctico.

PUERTO ESCONDIDO. Al ritmo de las olas

La costa oaxaqueña, con el movimiento intenso del Pacífico que aquí se manifiesta en olas espectaculares, además de atraer a surfistas llama a los espíritus más relajados y las mentes creativas que buscan inspiración en la naturaleza.

Entre los destinos de esta zona destaca Puerto Escondido, de fácil acceso gracias a su aeropuerto internacional y su buena oferta de propuestas de alojamiento; eso sí, no hay enormes resorts y ese es parte del encanto. 

Uno de los hoteles más nuevos es Casona Sforza, proyectado por el arquitecto mexicano Alberto Kalach. Sus líneas suaves se funden con el entorno y el diseño concentra excelentes piezas de artesanía mexicana; todo el ambiente te hace sentir como en casa (o quizá mejor); otra opción para sentirse en un paraíso remoto es Hotel Escondido, también de Grupo Habita. En busca de arte siempre hay que visitar el espacio de exposiciones de Casa Wabi.

VALLE DE BRAVO. Refugio en el bosque

A solo dos horas de la capital mexicana, el paisaje verde y el aire puro de Valle de Bravo brindan toda la calma que se necesita para que fluyan nuevas ideas. 

Se trata de uno de los Pueblos Mágicos del Estado de México, famoso por su clima templado —con algunas noches frescas perfectas para pasar junto a una fogata—, bosques de pinos, encinos y oyameles, senderos para conocer cascadas y una gran presa donde se puede pasear en lancha, pescar o practicar esquí acuático.

Entre las alternativas para alojarse destaca Cinco Rodavento, un hotel de 28 habitaciones con una ubicación céntrica, y su propiedad hermana Hotel Rodavento, un complejo de 36 suites en medio del bosque, circuito de actividades de aventura, su propio lago y spa que regalan una experiencia de lujo llena de descanso y, ¿por qué no?, momentos de productividad.

LA PAZ. En absoluta calma

Cuando lo que se busca es estar en un sitio que ayude a estar mejor concentrado, espacios cálidos y las bondades del mar, entonces hay que voltear a esta joya de Baja California Sur.

En los últimos años, la pequeña ciudad experimenta un despertar y pronosticamos que se convertirá en uno de los más deseados en el futuro, gracias a la apertura de lugares atractivos para los viajeros, entre ellos el nuevo Baja Club Hotel, de Grupo Habita.

Durante la estancia en este destino, entre las horas frente a la computadora y los paseos por el Malecón, hay que hacer espacio en la agenda para visitar Playa Balandra, una de las más bellas del país, gracias a su oleaje tranquilo que la hace parecer una gran alberca de agua cristalina. Si se visita entre octubre y abril, tampoco hay que perderse la oportunidad de nadar en su hábitat natural con el tiburón ballena, el pez más grande del mundo, conocido por su carácter tranquilo.

RIVIERA MAYA. Creatividad  junto al Caribe

Estar cerca del agua tiene importantes beneficios para nuestra salud. Por ejemplo, ésta promueve la segregación de neuroquímicos que tienen un efecto calmante y de bienestar. Realmente en el mar la vida es más sabrosa, y el trabajo también puede serlo.

En esta región, entre la arena blanca, el azul turquesa del Mar Caribe, el agua dulce de los místicos cenotes y la diversidad de tratamientos spa que se pueden disfrutar en los hoteles, resorts y centros wellness, la relajación entre horas de labores está más que garantizada. Las opciones para alojarse abarcan un gran abanico de opciones, desde las habitaciones tradicionales en grandes complejos (con facilidades como centros de negocios), hasta las casas o departamentos en plataformas nuevas como Casai, que debutó en Tulum y Cancún el año pasado, en respuesta al aumento de los nómadas digitales que buscan alojamientos inteligentes, amenidades tecnológicas, ambientes privados y seguros. 

Disfruta de este y otros contenidos en Business Class Magazine, la revista digital pensada para quienes disfrutan de la experiencia de hacer negocios. 

Descarga aquí de forma gratuita

Texto por: Ricardo Dorantes / Business Class Magazine

 

Siguientes artículos

celular coronavirus
Apertura de cuentas bancarias por internet aún no hace ‘clic’ con mexicanos
Por

Según datos de la CNBV, entre diciembre de 2020 y noviembre de 2021 el número de contratos para transacciones por medio...