En el estudio de su casa en Miami, Silvina Moschini tiene una estantería con libros, objetos de decoración y cuadros con frases inspiradoras. 

También tiene un peluche con forma de unicornio. No es un juguete de infancia, sino una forma de recordar uno de sus más recientes logros: al frente de Transparent Business y SheWorks!, Silvina se convirtió en líder de un grupo empresarial valuado en más de mil millones de dólares –un unicornio, como se le llama en el entorno entrepreneur–.

Silvina –y el unicornio de peluche— llegaron hasta aquí debido a una visión de negocios que dio sus primeras señales a inicios del milenio.

Gracias a su experiencia dirigiendo personal en grandes firmas de tecnología y del sector financiero, la hoy empresaria identificó tanto la necesidad de optimizar los equipos remotos como las prioridades que empezaban a marcar tendencia entre los colaboradores.

“Al tener equipos globales, el trabajo era algo que se ejecutaba en diferentes lugares. No había una oficina y eso estaba bien; podíamos llegar a los objetivos con equipos basados en diversas partes del mundo”, dice la nacida en Argentina.

“Fue ahí donde entendí que una vez que quiebras esa barrera intelectual o mental vinculada con cómo valoras el trabajo sin importar el lugar donde se ejecuta, también se alcanza una gran posibilidad y oportunidad para redefinir el talento”.

Luego estaban los cambios en la fuerza de trabajo: las nuevas generaciones llegaban con una diferencia cultural importante al mercado laboral, pues buscaban mayor compatibilidad entre la vida personal y profesional.

“Este es un nuevo mercado de talento, donde vas a tener personas que quieren trabajar por proyectos o bajo demanda, que buscan un empleo de tiempo compartido o aquellos que dedican dos meses a trabajar y dos meses a descansar”, comparte Moschini.

EL RETO DE LA GESTIÓN A DISTANCIA

Lo que hoy parece una tendencia obvia y generalizada –impulsada exponencialmente por la pandemia–, no lo era en 2008, cuando Silvina se mudó a Verona y pensó en desarrollar un software para solucionar las necesidades de los nuevos modelos de colaboración.

Así surgió Transparent Business, una plataforma pionera en el manejo de equipos a nivel global que, de acuerdo con la especialista, soluciona los tres principales retos de dirigir fuerza de trabajo a distancia: la confianza, la coordinación y el alcance de objetivos.

“Desarrollamos este software en una situación de crisis –la recesión de 2008–, y las crisis traen oportunidades, pero también claridad de mente”, evoca.

Estos nuevos modelos de trabajo privilegian el talento sobre limitaciones como la ubicación, e incluso abren la puerta a factores mucho más trascendentales, como la inclusión.

“Para las mujeres es una gran oportunidad de hacer lo que quieren y estar cerca de su familia”, asegura Moschini. 

Silvina Moschini es cofundadora de SheWorks!, una especie de marketplace laboral en donde las empresas pueden conseguir talento femenino de todo el mundo para cubrir distintas áreas de especialización.

“Es muy importante esta nueva dinámica para las mujeres, pero también para que no se pierda talento valioso y preparado: el modelo tradicional provocaba que 51% de las mamás dejara su trabajo, pero actualmente las mujeres logran 57% de los títulos universitarios. Eso era un sinsentido”, dice la experta.

Para Silvina, también habría que considerar aspectos como las oportunidades que se pueden crear en torno a la diversidad, de las personas con discapacidad, de las de orígenes nativos, y otras minorías que tienen grandes desafíos en el mercado tradicional.

En tanto, las empresas tienen la posibilidad de ahorrar entre 10,000 y 20,000 dólares anuales en infraestructura por año, por persona (de acuerdo con cifras de Cisco), al adoptar estas nuevas dinámicas de empleo.

Lee también: Pagos online: ¿una deuda pendiente? | Business Class Magazine

Moschini, quien también es productora de Unicorn Hunters (show televisivo en el que creadores de startups buscan incrementar su inyección de inversión, así como la valuación de sus proyectos), reconoce que aún hay retos en el mercado laboral tanto para empresas como colaboradores que adoptan los modelos de trabajo remoto.

“Hay un proceso educativo en el que es necesario enseñar cómo lograr mayor visibilidad como trabajador independiente, cómo tener un equipo enganchado, generar cultura, espíritu colaborativo, alentar la transparencia y el compromiso, educar líderes reales de equipos virtuales, etcétera”, dice la especialista.

Cloud Working Academy y SheWorks Academy son dos proyectos educativos que fortalecen esas áreas de entrenamiento y que, durante la pandemia, ha ayudado a través de cursos gratuitos (en colaboración con Google y Cisco) a más de 10 mil personas.

Sin embargo, el camino está allanado para la siguiente era de los equipos de trabajo remoto. Para muestra, ahí está el unicornio en la estantería.

Disfruta de este y otros contenidos en Business Class Magazine, la revista digital pensada para quienes disfrutan de la experiencia de hacer negocios. 

Descarga aquí de forma gratuita (https://bit.ly/36XPbLj)

* Texto por Ricardo Dorantes

 

Siguientes artículos

Real Madrid futbol
Liga española perdió 892 mde la temporada pasada por la pandemia
Por

Es la primera vez desde 2012 que la liga española tuvo pérdidas, aunque la organización espera recuperarse totalmente en...