Hoy en día se habla repetidamente de la transformación en todas las industrias. En la dental resalta la doctora Gabriela Rueda, quien ha logrado renovar la experiencia e imagen que se tiene en este sector a través de tres estrategias clave que ha construido junto con su trayectoria.

Revoluciona la imagen dental

Desde que llegó a México, a sus veintidós años de edad, para continuar con sus estudios de posgrado, esta exitosa venezolana se puso como meta empoderarse con su educación y desarrollo para construir una carrera que no sólo la hiciera sentir orgullosa, sino que la pusiera al servicio de sus pacientes desde una fórmula humana y empresarial distinta a lo que se esperaba de un dentista tradicional.

Esta ideología la implementó desde el inicio y los resultados pronto la hicieron ganar fama por su nivel de calidad. De la mano de ese reconocimiento, en 2016, Gaby abrió su cuenta de Instagram (@gaby_orthodontics) con la intención de compartir su trabajo respaldado por sus estudios, así como de conectar con pacientes y colegas de todo el mundo.

Éste fue el primer paso que destacaría la marca de Gabriela Rueda. Su enfoque se centró en trabajar la imagen profesional y personal como herramienta fundamental de la estrategia empresarial dentro del área médica. Es decir, lo que la doctora hizo fue combinar fotografías mostrando los resultados de su trabajo clínico, de una manera sutil y atractiva para el público general, con imágenes que dejaban ver a Gaby y su estilo de vida.

“La gente no quiere ver todo el tiempo dientes, quieren ver quién está detrás”, Gabriela Rueda.

De esta manera, mostrándose como profesional pero también como ser humano, Gaby atrajo el interés de sus seguidores y comenzó a construir su reputación a nivel mundial. Al día de hoy, la doctora ha sido invitada a exponer en numerosas conferencias alrededor del mundo donde inspira y alienta a generaciones de jóvenes dentistas a ser parte de este movimiento digital.

Transforma el servicio

A la par de establecer su marca en redes sociales, Gaby comenzó a desarrollar su siguiente estrategia: trabajar el concepto de su clínica como un espacio que generara seguridad y confianza. “Durante años, hemos tenido un concepto no tan atractivo de lo que implica el ir al dentista. Hay incluso quienes lo evitan por completo, poniendo en riesgo su salud”, manifiesta.

Bajo esta visión, el plan fue eliminar paradigmas y lograr que los pacientes se sintieran cómodos y a gusto de ir a consulta. Es decir, que la satisfacción del tratamiento no sólo fuera la consecuencia de tener una sonrisa saludable y estética, sino toda la experiencia del proceso. Para lograrlo, Gaby recurrió tanto a sus estudios como a libros y recursos que exploran el comportamiento humano.

“El activo más poderoso que tenemos es la mente; si se entrena bien, podemos generar enormes riquezas”, Gaby Rueda.

Toda su investigación se vio reflejada en una experiencia completamente integral, de manera que desde los olores y paleta de colores hasta la música y los muebles provocaran una sensación de calma al llegar a su clínica. El resultado ha sido todo un éxito, al ofrecer calidad en todos los aspectos que involucran el tratamiento y dejando una sonrisa en sus pacientes desde el inicio.

Rediseña la industria

Mostrando sus resultados a través de contenido valioso y trabajando con una clínica diseñada como una experiencia empática y humana, en 2020 Gaby ya se había establecido como una líder en el gremio. Sin embargo, un tercer elemento completaría su fórmula de éxito y servicio: la imagen que ella y su equipo proyectaban hacia sus pacientes. ¿Cómo transmitir confianza a un paciente cuando uno mismo no siente confianza en sí?

“¿Cómo te sientes tú haciendo tu trabajo? Una persona que se ve al espejo y se siente cómoda con su apariencia, es una persona que proyecta seguridad”, Gaby Rueda.

A partir de esta idea, Gaby buscó diseñar uniformes clínicos para ella y su equipo, ya que los que se encontraban en el mercado dejaban mucho que desear, sobre todo para alguien que busca siempre llegar al siguiente nivel de calidad. Aunque había ya un par de marcas innovando en Estados Unidos y Brasil, la ahora empresaria no se sentía identificada y conforme. Así que decidió crear un estilo que hiciera sentido con la marca y filosofía que había construido alrededor del servicio y sentido humano.

“La pulcritud y la imagen del profesional de la salud es también una manera de transmitir respeto por el paciente”, expresa.

Aún con el posicionamiento que la cuenta de @gaby_orthodontics tenía para ese entonces, Gaby no se hubiera imaginado el éxito de esta nueva versión de uniformes clínicos sino hasta que realizó su primera publicación usando su propio diseño. La nueva propuesta generó una gran demanda, especialmente en esa generación de jóvenes dentistas quienes seguían su trabajo de cerca.

De esta manera, algo que empezó como una iniciativa hecha con amor y a la medida para su equipo terminó por movilizar una necesidad enorme en la industria médica. Es así como nace Work and Chill, una marca que a través de líneas estéticas y texturas confortables busca ofrecer comodidad, estilo y vanguardia a los profesionales de la salud en su día a día.

“Nunca imaginé tener un producto usado por miles de personas en el mundo. Ni en mis sueños fui tan ambiciosa”, manifiesta.

Sin embargo, por abrumante e inesperada que fuera esta demanda, la empresaria abrazó esa oportunidad con tal compromiso que hoy Work and Chill es una empresa que sigue creciendo en reconocimiento y alcance internacional. Como resultado de su fórmula empresarial y la conexión que había logrado con su audiencia, formó una red de embajadoras a nivel mundial que buscaron ser parte de la marca porque asociaban a la doctora Gabriela Rueda con productos y trabajo de calidad.

Cabe mencionar que muchas de estas embajadoras son jóvenes de la industria médica que también se han destacado en sus trayectorias y comparten la visión de Gaby de dar un giro más personalizado a la relación con los pacientes y la experiencia que se tiene en un tratamiento. “Mi meta es ser una pieza valiosa en la sociedad que ayude a más mujeres en el mundo a ser tan exitosas como quieran”, señala.

De acuerdo con la doctora, ese compromiso inquebrantable, junto con su dedicación por continuar perfeccionando su conocimiento, han sido la base sobre la cual ha logrado construir su éxito por sí sola. Y asegura que seguirá trazando intencionalmente una trayectoria que beneficie a más personas. No sólo colegas y pacientes, sino cualquiera que busque inspiración para emprender algo propio desde cero, e incluso para revolucionar una industria. “El camino al éxito requiere de constancia, además de conocimiento y un genuino deseo de lograr el objetivo”, afirma.

Sigue de cerca la historia de la doctora Rueda desde su cuenta de Instagram(@gaby_orthodontics) y visita Work and Chill para conocer más de esta empresa en expansión.

Por Mónica Martín del Campo

Fotografía: Roxana Gonzalez

 

Siguientes artículos

El 7.5% de la población mundial habla ya español
El 7.5% de la población mundial habla ya español
Por

Estudios indican que en 2060 más de 27% de la población estadounidense será de origen hispano, lo que convertiría a Esta...