El sistema jurídico mexicano atraviesa una crisis fragmentaria, donde 95% de los delitos de alto impacto quedan impunes debido a la permeabilidad de corrupción en los procesos, de acuerdo con el abogado penalista, Sergio Arturo Ramírez Muñoz, quien señala que es preciso mirar hacia un esquema de reconciliación en México.

Con más de 20 años en el sistema penal acusatorio, Sergio Arturo Ramírez Muñoz apuesta por un modelo alternativo que denomina: justicia transicional, mecanismo que apela por acuerdos pacíficos a través de cuatro pilares:

1. Búsqueda de la verdad: el individuo acepta la comisión del delito.

2. Obtención de justicia: crear un archivo histórico y reparar los daños a víctimas.

3. Judicialización: un juez impone prisión por el delito cometido con una reducción de tiempo considerable en comparación con lo que debería corresponder.

4. Garantía de no repetición: el individuo acepta no reincidir en actos delictivos. 

“El Estado de derecho en México está totalmente fracturado, y la justicia transicional es un modelo que puede ofrecer fluidez para migrar hacia un sistema alternativo, ya que no sólo prevé la parte jurídica sino la parte social.

Un país convencional empezaría por programas para reconstruir sus bases, como mejorar las condiciones de empleo y disminuir la delincuencia desde una ruta social. En el escenario mexicano, la situación es atípica ya que el sistema democrático está destrozado”, afirma el abogado penalista en entrevista para Forbes México. 

Ramírez describe que en primer lugar, el esquema de justicia transicional deberá empezar por la parte jurídica y después social, que reúna la participación colectiva de empresarios, asociaciones, y sociedad civil. Posteriormente, transitar hacia programas sociales a través de programas que apoyen a comunidades y diversos sectores. 

Un camino hacia la paz

Iniciar una nueva guerra contra la delincuencia organizada no es una solución favorable para Ramírez Muñoz, sin embargo, la justicia transicional no es sinónimo de hacer acuerdos con los grupos criminales. En este sentido, el abogado penalista señala que es preciso emplear un modelo que permita llegar a acuerdos de paz en el país con base en un sólido Estado de derecho. 

“Tenemos todos los elementos necesarios para iniciar una transición jurídica. Estamos al filo de una crisis debido a factores como el desempleo, la fractura en el sistema legal y violencia favorecida desde años atrás. Esta situación invita a buscar diálogos de manera urgente”, detalla.

El abogado penalista, Sergio Arturo Ramírez Muñoz, afirma que una vez que esta iniciativa se encuentra en proceso de aprobación es posible empezar proyectos de pacificación que prevean elementos establecidos desde una comunicación colectiva.

“Este modelo de justicia transicional ofrece una reconstrucción fuerte en el tejido social para disminuir los delitos de alto impacto en México, es un programa que parte desde lo jurídico hacia lo social, no comulga con la guerra entre sectores sino con la paz”, concluye el especialista.

 

Siguientes artículos

cigarro-electronico-vapeo
Alertan que permitir calentadores de tabaco no reducirá tabaquismo
Por

Esta medida engaña a los consumidores y genera una inequitativa participación en el mercado de artículos de daño reducid...