En Jalisco no todo es tequila o mezcal. La raicilla entra en escena como bebida espirituosa con denominación de origen en México desde junio de 2019 y delimitada únicamente a 16 municipios jaliscienses y uno de Nayarit. 

La raicilla también es un destilado de agave, pero de una variedad que solo se encuentra en Jalisco, entidad que tiene la segunda mayor biodiversidad de agaves fuera de Oaxaca. Existen dos tipos de raicilla que por la región geográfica y los agaves que se utilizan para su producción tienen sabores distintos: raicilla de la costa, elaborada con los agaves Angustifolia Haw y Rhodacantha; y raicilla de la Sierra, de los agaves Maximiliana Baker, Inaequidens Koch y Valenciana.

Su producción es completamente artesanal, desde su cosecha hasta su destilación, lo que la convierte en una bebida única, aterciopelada y con sabores vegetales matizados. 

Los orígenes de este licor son muy poco documentados, en gran parte porque se producía en la clandestinidad. Inspirada en la leyenda prehispánica de los brujos Cocas y un anciano de huaraches de oro que resguardaron los tesoros y secretos de la herbolaria de los españoles para poder preservarlos, Huaraches de Oro Raicilla comenzó su producción y afianzó su compromiso de preservar la tradición artesanal en la elaboración de la raicilla.

Afincada en Cocula, Jalisco, Huaraches de Oro Raicilla apoya a productores artesanales encargados de respetar el proceso ancestral de la raicilla y envasa esta bebida 100% de agave. El destilado incoloro proviene de los jugos fermentados de los agaves, que pueden ser cultivados o silvestres y mezclados dependiendo del gusto que se desee obtener.

“En Huaraches de Oro Raicilla tenemos el mismo compromiso de preservar la tradición artesanal en la elaboración de la raicilla, la cual se llevaba a cabo en las tabernas localizadas a lo largo de la sierra de Jalisco y parte de su costa”, explica la compañía.  

Después de cosechar el agave, las pencas u hojas de agave se separan de las piñas. Estas son tostadas, fermentadas y destiladas en destilerías de raicilla, que suele ser de un solo destilado, a diferencia de los mezcales tradicionales de doble destilación. 

Huaraches de Oro tiene presencia en ciudades y Pueblos Mágicos de México, donde realiza una fusión con la cultura y gastronomía de cada ciudad, uniendo fuerzas con hoteles boutique y cocinas de autor. La raicilla asombra por sus matices florales y vegetales, que lo hacen más fragante que el tequila, pero sin el ahumado del mezcal. Suele servirse fría, pero la versatilidad del licor se presta para bebidas mixtas.

Al ser considerada una bebida para paladares que piden algo más que sabor, Huaraches de Oro se forjó como una de las bebidas mexicanas número uno en el país y recibió el reconocimiento Las Palmas de Oro 2021 del Círculo Nacional de Periodistas por ser un producto 100% nacional de calidad internacional.

Foto: Cortesía.
 

Siguientes artículos

Tenis Nike Zoom vuelven a generar controversia por ventaja desleal, ahora en Juegos Olímpicos
Por

Los históricos 400 metros con vallas generaron reclamo de su vencedor, el noruego Warholm, por los Nike Zoom usados por...