En los últimos meses, la incertidumbre de invertir ha ido al alza, debido a que los métodos más comunes se han visto golpeados por la crisis que trajo la pandemia. KIVA demuestra que apostar por bienes inmuebles es la mejor opción en tiempos de crisis.

KIVA es un desarrollador especializado que evalúa, planea, comercializa y administra proyectos inmobiliarios comerciales, industriales y de uso mixto, con el fin de ofrecer activos patrimoniales con alto rendimiento y bajo riesgo para sus inversionistas.

La clave está en el exitoso modelo de negocio Pool de Rentas. Bajo la figura de fideicomiso, el inversionista se convierte en socio del proyecto y cuenta con un porcentaje de participación del desarrollo, por lo que recibirá una renta mensual equivalente a dicho porcentaje, con base en las unidades rentadas.

Con este modelo, los inversionistas pueden participar desde cualquier parte de la república y convertirse en socios con una cifra que arranque en el millón de pesos.

La oferta de proyectos de KIVA se divide en tres líneas: plazas comerciales de servicios con la marca UBIKA en Jalisco y Querétaro, proyectos mixtos (oficinas, comercio, departamentos y hoteles) y parques industriales. Actualmente, cuenta con 22 proyectos en operación, siete en construcción y 13 en planeación.

“Los proyectos de KIVA siempre contarán con dos componentes de rendimiento: rentas y plusvalía, este último, el más importante, pues es el punto clave al momento de invertir en bienes raíces”, explica Jaime Flores, Director General. 

Al año, KIVA se encarga de revisar más de 800 predios en busca de las mejores ubicaciones. Tras rigurosas investigaciones y estudios, elige entre tres o cuatro, para así asegurar el resultado de la más alta calidad.

Una vez establecido el tipo de desarrollo, se abren las puertas a los inversionistas para que conozcan a detalle el concepto y giro, y garantizar la decisión correcta.

Cada aspecto es revisado con detalle, desde el diseño y calidad de construcción hasta qué marcas estarán en el inmueble, ya que deben cumplir con las necesidades de servicio de la zona para aumentar la afluencia y rentabilidad.

“A diferencia de otros métodos de inversión, en el que el porcentaje de retribución es de 3 a 4% anual, en KIVA fluctúa entre un 8 y 10%, más el valor de la plusvalía, lo que resulta en rendimientos compuestos de entre un 16 y 18% anual”, asegura Jaime Flores.

KIVA queda como socio en cada uno de los desarrollos, lo que comprueba la congruencia y el interés común con los inversionistas.

Más de 700 socios han comprobado este exitoso modelo de inversión, número que seguirá en aumento gracias a la dedicación y atención ofrecida, no sólo en los proyectos, sino también a sus socios. Sin duda, invertir con KIVA es una decisión inteligente.

Crédito: Proyecto Novena. Cortesía, KIVA.
 

Siguientes artículos

Super Bowl LV Rob-Gronkowski-Tom-Brady
Fotogalería: Tom Brady el jugador más valioso
Por

El mariscal de campo de los Tampa Bay Buccaneers Tom Brady ganó este domingo su quinto premio de Jugador Más Valioso (MV...