El término “nearshoring” se deriva de offshoring, el mecanismo por el cual una empresa transfiere sus procesos (tangibles o intangibles) a terceros ubicados en destinos lejanos, con el fin de reducir costos. Nearshoring, por extensión, es la prestación de estos servicios desde mercados cercanos al país contratante.

En este sentido, el gobierno de Colombia tiene como objetivo atraer la operación de empresas con potencial para reubicar sus operaciones desde otros países hacía su territorio, con el objetivo de impulsar la generación de empleo y la reactivación de sectores productivos.

Principalmente se busca promover a Colombia como el destino óptimo para “nearshoring” de las empresas estadounidenses y del sudeste asiático, que deben regionalizar sus cadenas de suministro.

Según Flavia Santoro, presidenta de ProColombia, entidad encargada de la promoción internacional del país, “Colombia es un destino ideal para mitigar los riesgos que trae consigo la nueva dinámica del comercio internacional: se ha destacado por mantener una estabilidad política y una solidez en sus instituciones; cuenta con un Gobierno que adelanta importantes reformas en beneficio de la llegada de inversión; está en una ubicación geográfica estratégica y cercana a los centros de producción y consumo de las grandes empresas; y cuenta con acuerdos comerciales que brindan acceso preferencial a más de 1.600 millones de consumidores, lo que nos posiciona como una plataforma exportadora”.

Nuevo destino de inversión

En América Latina, se promueve a Colombia como plataforma de negocios y exportación para la Alianza del Pacífico, el Mercosur y otros países, como alternativa para diversificar los riesgos y ampliar los mercados.

En Europa, se desea promover al país como centro continental de producción y distribución para empresas británicas y españolas, con un enfoque en el mercado de las Américas.

La oportunidad para Colombia se da en el marco de la reubicación de empresas en los últimos años. La tendencia de reorientación se aceleró por la pandemia y el cierre de las economías generó una ruptura, o al menos una interrupción de las cadenas de suministro, lo que planteó la necesidad de diversificar el riesgo.

Las situaciones de coyuntura y la dinámica del comercio internacional han generado en las multinacionales la necesidad de buscar nuevos destinos de inversión cercanos a sus consumidores.

Colombia ocupa una posición ideal como plataforma para diversificar la producción y mitigar los riesgos en la cadena de suministro en este contexto.


Ventajas competitivas

  • La estabilidad de sus relaciones con otros mercados.
  • Competitividad logística en materia de fletes y tiempos de exportación.
  • Su reciente ingreso a la OCDE y las condiciones del TLC con Estados Unidos.
  • Estándares de protección de la propiedad intelectual.
  • Talento humano y la flexibilidad en la regulación de las condiciones laborales.

Te puede interesar: Foro Negocios Forbes | La hoja de ruta de la reactivación regional

 

Siguientes artículos

Danone eliminará hasta 2,000 empleos y reestructurará líneas de productos
Por

El mayor productor de yogur del mundo dijo este lunes que estas medidas le ayudarán a ahorrar 1,000 millones de euros al...