La sociedad mexicana vive un periodo de transición a la digitalización bancaria. Trámites rápidos y personalizados son algunos de los beneficios que ofrecen las bancas electrónicas; sin embargo, estos avances conllevan dos importantes desafíos para la economía digital y sus usuarios: la ciberseguridad e infraestructura tecnológica.

De acuerdo con información provista por Mastercard, el año pasado hubo un aumento 81% en las ventas digitales, una ventana de oportunidad para incrementar ventas durante un periodo atípico como lo fue 2020. La institución también indica que el 56% de la población mexicana hizo una compra en línea, de estos, el 16 % fue primerizo; señalando que los consumidores están perdiendo el miedo a las transacciones digitales y adoptando métodos antes desconocidos para un sector de los mexicanos. 

El año anterior se caracterizó por la limitación del contacto físico, en este sentido, Mastercard informó que los pagos contactless aumentaron un 40% en Latinoamérica. En México se redujo 11% el uso de efectivo, que se traduce en evolución de los métodos de pago tradicionalmente utilizados. 

El uso de nuevas tecnologías en la economía digital exige más y mejores filtros de seguridad, protegiendo a los usuarios, la transacción y los dispositivos usados. 

En entrevista con Forbes México, Irina Valassi, vicepresidenta de productos digitales para Mastercard México y Centroamérica comentó algunos de los métodos de seguridad que brindan tranquilidad a los clientes; destacando la autenticación biométrica y el doble factor de autenticación. 

“Para el seguimiento de estos primeros filtros se utiliza la red de aceptación de transacciones, mediante la cual instituciones como Mastercard pueden mitigar los ataques de desconocidos. Finalmente, la biometría pasiva se encarga de proteger el dispositivo elegido para realizar operaciones digitales. Por ejemplo, se analiza la forma en que el usuario sujeta el teléfono, presiona teclas y otros movimientos casi imperceptibles que verifican la identidad de cada cliente”, explica la directiva. 

Irina Valassi detalla que Mastercard trabaja diariamente con 3,000 millones de tarjetas en todo el mundo, haciendo de la seguridad un tópico primordial para brindar la tranquilidad de salvaguardar los datos personales de millones de personas. 

“Durante la pandemia, Mastercard implementó el programa Aliados Digitales, diseñado para ayudar a PyMEs con estrategias digitales para posicionar sus productos. Esta planificación logró que los emprendedores pertenecientes al programa lograran mantener sus negocios durante la crisis sanitaria por Covid-19”, celebra la vicepresidenta de productos digitales para Mastercard.

Irina Valassi deja en claro que la inclusión hacia nuevas tecnologías financieras debe ser un tema accesible para todos, ya sea en finanzas personales o empresariales, por ello, “es fundamental bancarizar estos sectores con educación digital y financiera, conocer las instituciones tanto de lado emisor y adquiriente, estrategias de seguridad y manejo de credenciales son aspectos fundamentales para la adopción y uso de la economía digital en los mexicanos”, concluye.

 

Siguientes artículos

Ciberseguridad: cómo optimizar y ganar eficiencia a través de la inversión
Por

Frente a posibles ataques que vulneren los activos de las empresas, las organizaciones deben transitar hacia un enfoque...