En el mundo hay infinidad de lugares increíbles por conocer. La historia, el paisaje y la cultura de cada uno de ellos, es el combo que permite descubrir la verdadera identidad del sitio al que se viaja y hace que la gente se enamore de él. Sin embargo, hay una ciudad mexicana que supo destacarse, no sólo por su hermosura, naturaleza y una magia implícita que emana tradición, sino por su capacidad de reinventarse: Tulum. 

Esta pequeña ciudad costera del Caribe Mexicano representa, para todos los que la conocen, una revolución y apertura multisensorial, que trasciende lo que a simple vista se ve y se disfruta, como son las playas de mar turquesa, la imponente selva, y los atractivos turísticos ancestrales.

Allí pregona un nuevo estilo de vida que propone la posibilidad de coexistir en comunidad y en equilibrio con los recursos naturales que nos regaló la Tierra y con la responsabilidad que esto implica. Este lifestyle propio del lugar ha resignificado la palabra lujo, por uno que está mucho más ligado a ser conscientes, a cuidar y preservar la historia, la tradición y los valores. Este nuevo significado que se le ha dado al lujo, es precisamente el del lujo descalzo: es el lujo de poder tener los pies sobre la tierra, conectándose más que nunca con las raíces, con la naturaleza, con lo que nos ofrece el planeta en el que vivimos, más allá de todo. 

Bajo estos parámetros e inspirado en esta forma de vivir, nace Selvazama, un proyecto inmobiliario eco-sustentable, liderado por el ingeniero Rodolfo Rosas y su desarrolladora, Zamá Desarrollos, y dirigida por el ingeniero Carlos Fernandez. Tras el rotundo éxito de Aldea Zamá, su primera propuesta residencial de lujo en Tulum, decidieron apostar a la creación de un nuevo distrito urbano capaz de plasmar la verdadera esencia de la zona hasta el mínimo detalle. 

Con una filosofía basada en los principios de la comunidad ancestral maya, y respaldada por un profundo conocimiento del patrimonio y sus recursos, este nuevo complejo departamental y urbano fue diseñado de acuerdo a la vegetación del lugar, para no alterar los recursos naturales bajo ningún aspecto. Su propósito principal fue crear una comunidad consciente estableciendo nuevas conexiones humanas regidas bajo 3 pilares: creatividad, bienestar y educación.

Cortesía: Zamá Desarrollos

Diseño y movilidad sustentables

“Hoy la gente valora la sencillez de las cosas y el reconectarse con sus raíces, mucho más desde la crisis epidemiológica que transitamos. Por eso, cuando pensamos el concepto de Selvazama lo hicimos a conciencia, con diseños innovadores y espacios abiertos, adaptándonos nosotros a la naturaleza y no la naturaleza a nosotros. La clave para que hoy en día un proyecto inmobiliario funcione es reflexionar el cómo y el porqué lo hacemos”, explica el ingeniero. 

Por tal motivo, este proyecto se enfocó en preservar grandes cantidades de la selva virgen de Tulum con suelo no construído y escasa densidad demográfica,  aprovechando así las características naturales del espacio para transformarlo en un generador de experiencias conformada por elementos preexistentes, imponiéndose a su vez como un precursor en cuanto a su arquitectura.Por otra parte, este predio está pensado para brindar opciones sostenibles en cuanto a accesibilidad y conectividad urbana, reduciendo notablemente la cantidad de gases contaminantes emitidos por los vehículos.

Cortesía: Zamá Desarrollos

Selvazama contará además con una distribución y vías de accesos conectadas de forma tal que se puedan circular caminando, como los circuitos peatonales, y sendas exclusivas para vehículos no contaminantes con varios puntos de carga a lo largo del lugar.

Un lugar para compartir valores

Uno de los principales objetivos de este nuevo proyecto  es impulsar la integración social entre personas que comparten una misma filosofía de vida. En esa línea, el proyecto cuenta con tres instalaciones clave que invitan a conectarse con la naturaleza, al igual que consigo mismos, sin dejar de lado las tendencias y tecnologías del siglo 21 que forman parte del bienestar actual que las personas buscan hoy en día. 

Por un lado, se encuentra Tulum Center, un espacio para actividades culturales que cuenta con un anfiteatro rodeado de árboles tropicales; Parque Arte, con un área total de 135,000 m2 de selva pura y el Centro Holístico, un lugar especializado para poner en eje el cuerpo, la mente y el espíritu. A su vez, ofrece diversos servicios de bienestar tales como medicina estética, clases de yoga, nutrición, entre otros.

“Estas amenidades que componen a Selvazama representan ese tipo de lujo descalzo del que tanto se habla: el de estar en un lugar donde te encuentres contigo mismo, en paz, en un entorno natural, orgánico, dónde distraerse con esos aspectos brillantes a los que estamos acostumbrados no es una opción y que te permita llenar tu espíritu con gente que piensa como tú“, comenta el pionero de Zamá Desarrollos. 

La educación como herramienta para un futuro más próspero

Dentro de este distrito urbano habrá también un espacio dedicado a la educación, uno de los pilares sobre los cuales se respaldó el proyecto inmobiliario: Green School Tulum. El Green School pertenece a s un movimiento de educación global, creado en 2006 por los canadienses Cynthia y John Hardy, quienes tuvieron como finalidad formar a los líderes del futuro mediante un modelo académico vinculado a integrar la comunidad con el valor del entorno natural.

Cortesía: Zamá Desarrollos

Además de enseñar las asignaturas básicas, esta escuela suma a su propuesta educativa materias que promuevan una metodología transversal en todos los niveles de formación, tales como estudios empresariales, ciencias ambientales, arte, salud y wellness. 

Gracias a lugares como Selvazama y su propuesta tan integral, Tulum es inspiración para el mundo. “Con la planificación y creación de este increíble proyecto logramos materializar de algún modo el concepto de lujo descalzo, tan característico y propio de la zona. Selvazama es ese lugar donde  puedes tener un lifestyle sustentable, sencillo, que promulgue una integra conexión entre mente cuerpo y alma y que te dé la posibilidad de compartir junto a personas que piensen igual que tú”, destaca Rodolfo Rosas.

Así, colmado de una energía que transforma y gracias a este tipo de espacios, la ciudad caribeña se transforma en un destino único, no sólo para vacacionar, sino para echar raíces y vivir acorde a esos ideales tan arraigados a su cultura.

Conoce la propuesta de Selvazama en: https://aldeazama.com/selvazama-tulum/

Instagram: @selvazama_tulum

 

Siguientes artículos

Marta Marcilla: la historia detrás de la gran innovadora del real estate
Por

Tras una vida llena de desafíos tanto a nivel personal como profesional, la fundadora de la compañía inmobiliaria Grupo...