Hoy, el mundo enfrenta una crisis real al garantizar el acceso a alimentos ante un crecimiento de población exponencial, pues de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se prevé que para el año 2050 habiten 9,100 millones de personas en el planeta, lo que requerirá un aumento de 70% de la disponibilidad de alimentos, mientras que hoy día, 33% se pierde o desperdicia cada año. Y al mismo tiempo, es necesario mitigar con urgencia el impacto que genera esta situación en el clima y los recursos naturales. 

Frente a este escenario, los envases de cartón se presentan como un aliado para afrontar estos grandes retos, ya que cumplen una función esencial que va más allá de almacenar nuestros alimentos y bebidas. Estos recipientes garantizan la seguridad alimentaria y la disponibilidad de la comida, a la vez que ayudan a reducir el desperdicio.

Ampliando la visión de la sostenibilidad

De acuerdo con el más reciente informe global Índice Tetra Pak, la seguridad alimentaria ha ascendido rápidamente en la lista de prioridades de los consumidores, al mismo tiempo, la preocupación por el medio ambiente sigue siendo sorprendentemente poderosa, ya que más de dos tercios de los consumidores creen que debemos cambiar nuestros hábitos rápidamente para mitigar el impacto ambiental. En este contexto, el envase sostenible sigue siendo clave y más de la mitad de los encuestados lo califica como una de las principales expectativas.

Sin embargo, algunos modelos pueden suponer un problema para el medio ambiente al dejar una importante huella a su paso. Ciertos materiales, como los que provienen de origen fósil, favorecen el agotamiento de recursos finitos, contribuyen al cambio climático y contaminan el medio ambiente si no se realiza una correcta gestión cuando se transforman en residuos.

La investigación en este ámbito ha dado grandes pasos, ya que las últimas innovaciones se orientan a crear envases que garanticen seguridad alimentaria y disponibilidad de alimentos, pero que también protejan el planeta. Por ello, Tetra Pak, empresa líder en sistemas de envasado de alimentos, da voz a su propósito de poner en el mercado el envase del futuro, fabricado en su totalidad con materiales reciclados y/o de fuentes renovables bien gestionadas; totalmente reciclable y neutro en carbono. 

Por el momento, los envases de Tetra Pak cuentan con un 70% de cartón, el cual proviene de una fuente renovable, es decir, bosques gestionados responsablemente. Además de otras delgadas capas de aluminio y polietileno que juegan un papel esencial para proteger el alimento de la luz, el aire y otros agentes externos, y así conservar sus nutrientes, consistencia y sabor.

El envase de alimentos del futuro

Con un enfoque de cadena de valor completo, Tetra Pak lidera el trabajo de la industria para crear el envase de alimentos ideal para el futuro, el cual debe cumplir con cinco áreas clave:

  • Utilizar materiales renovables, para no agotar los recursos del planeta, además de contar con certificados que garanticen la obtención responsable de materias primas, como es el caso del sello FSC® (Forest Stewardship Council®), el cual es posible encontrar en la totalidad de los envases de Tetra Pak, ya que están fabricados con cartón que proviene de bosques gestionados de forma responsable y que permite la protección de áreas de altos valores naturales.
  • Optar por materiales reciclados, minimizando la dependencia de los recursos fósiles a la vez que contribuye a aumentar las tasas de reciclaje y hace que sea más sostenible económicamente. Asimismo, Tetra Pak ya está trabajando en los primeros tests con polímeros reciclados. 
  • Lograr ser neutros en huella de carbono. Tetra Pak apuesta por sustituir los materiales no renovables por otros que sí lo sean, lo que ayuda a reducir el impacto climático. Además, la compañía reafirma su prioridad estratégica para impulsar una transformación sostenible, al establecer una meta de cero emisiones netas en toda la cadena de valor para 2050, respaldando esto con un objetivo intermedio para el año 2030 de cero emisiones netas de carbono en sus propias operaciones.
  • Diseñar envases con formatos y tamaños prácticos adaptados a las necesidades actuales, que ayuden a reducir el desperdicio de alimentos y el impacto ambiental asociado, a la vez que garanticen el acceso a alimentos de calidad en cualquier lugar.
  • Disponer de un envase más circular, que pueda reciclarse por completo. En México, durante 2020 se reciclaron 43,676 toneladas de envases post consumo que se convirtieron en nuevos productos reciclados como papel para impresión, papel higiénico, materiales para construcción, mobiliario urbano y otras aplicaciones. Este resultado ha sido posible a través de alianzas con acopiadores, empresas, gobiernos, asociaciones civiles y recicladores, tal es el caso de Bio Pappel, líder en Latinoamérica y Estados Unidos en la fabricación de diversos productos de papel, con quien en 2019 se invirtió en la instalación de una línea exclusiva de reciclaje que permite aprovechar 24,000 toneladas de envases post consumo al año, lo cual ha permitido ampliar la demanda que favorece la creación de un mercado para los envases reciclados.

Liderando el camino

Aunque los envases de Tetra Pak ya son reciclables y siempre han utilizado principalmente materiales de origen vegetal, la compañía está trabajando para reducir y eliminar las finas capas de plástico y aluminio, para aumentar el contenido de papel, y así crear el envase de alimentos más sostenible del mundo, fabricado únicamente con materiales renovables y reciclados de origen responsable que sea totalmente reciclable y sin emisiones de carbono. 

Para alcanzar esta meta, se continuará realizando importantes inversiones para desarrollar soluciones más sostenibles, tan sólo en los próximos 5 a 10 años, Tetra Pak invertirá aproximadamente 100 millones de euros al año para el desarrollo de envases sostenibles.

Juntos construimos un futuro sostenible

Crear este futuro envase de alimentos no sucederá de la noche a la mañana. Sin embargo, Tetra Pak mantiene plenamente su compromiso con este objetivo, en línea con su promesa de marca “protege lo bueno”, para así proteger los alimentos, a las personas y el planeta. Y esta labor es una tarea conjunta con clientes, proveedores, minoristas y otras actores  de la cadena de valor, en donde a través de una visión completa de la industria de alimentos y bebidas, no sólo se pondrá enfoque en el impacto ambiental, sino también la producción, fabricación, distribución. 

 

Siguientes artículos

Epidemia de Covid-19 tiene reducción semanal de 25%: Ssa
Por

La Ssa estima una epidemia activa de Covid-19 de 36,439 casos; hoy se aplicaron 584,198 dosis y se recibieron 2.5 millon...