El 2020 pasó a la historia como un año que dejó a la humanidad múltiples lecciones. Una de ellas, sin lugar a duda, fue redefinir el valor que otorgamos a nuestra salud a través de buenos hábitos y un estilo de vida equilibrado. De un momento a otro, personas de todo el mundo afrontaron una realidad innegable: cuidar la salud es la única respuesta segura para procurar un buen estado físico, mental y emocional que nos permita dar batalla a los distintos ámbitos que conforman la vida.  

Ante un panorama de esta dimensión, la ciencia y la investigación clínica juegan un papel invaluable. El desarrollo de medicamentos, tratamientos y vacunas que nos permitan atender y, en el mejor de los casos, prevenir enfermedades resulta una joya de oro cuando se trata de cuidar nuestra vida y la de quienes amamos. Y, si bien el nuevo coronavirus COVID-19 tomó al mundo por sorpresa, antes de su llegada ya existían enfermedades capaces de afectar gravemente a la humanidad, ejemplo de ello son la Hepatitis A y Tosferina. Pero, ¿en qué consisten estos dos padecimientos? Te explicamos: 

Virus de la Hepatitis A (VHA) 

La infección por Hepatitis A es vía fecal-oral y se transmite de persona a persona, ya sea por comer o beber alimentos o agua que han sido contaminados por heces que contienen el virus, no lavarse las manos apropiadamente después de ir al baño, realizar prácticas sexuales que implican contacto oral y anal; manejo de aguas residuales y personal a cargo de asistir en estas áreas de infección.  

El VHA está presente en todo el mundo, en los niños puede causar enfermedad asintomática o leve, mientras que 70% de los adultos presentará manifestaciones clínicas importantes. Se caracteriza por fiebre y malestar general; anorexia, náuseas, dolor abdominal conforme progresa la enfermedad, así como color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos. 

El periodo de incubación es de 15 a 50 días, con un promedio de 28 días, su duración es variable y va desde la enfermedad leve que dura de una a dos semanas, hasta una afección peligrosa e incapacitante que permanece varios meses. 

A diferencia de las hepatitis B y C, el VHA puede ocasionar síntomas como vómito, dolor de cabeza o síntomas muy graves en el hígado. 

Los brotes de hepatitis A, como cualquier epidemia, pueden ser prolongados y causar pérdidas económicas considerables. Por ello, prevenir es fundamental: ya sea a través de la potabilización del agua, la inocuidad de los alimentos, mejoras del saneamiento, lavado de manos y la vacunación son los medios más eficaces para luchar contra la hepatitis A

Recibir una vacuna contra el VHA o una inyección de anticuerpos en un plazo de dos semanas desde la exposición a la hepatitis A puede proteger de la enfermedad grave y sus complicaciones. Pregunta a tu médico o al departamento de salud local sobre la aplicación de la vacuna contra este virus. Protegerte es tu derecho.  

Tosferina 

Es una realidad que el COVID-19 dejó al descubierto la vulnerabilidad del ser humano ante las enfermedades respiratorias, una de ellas es la tosferina, una enfermedad potencialmente severa y altamente contagiosa. 

De acuerdo con la institución de salud inglesa, Public Health England, más de 80% de los casos suceden en adolescentes y adultos. Además, puede ser hasta 12 a 17 veces más contagiosa que la influenza estacional, por lo que prevenir resulta vital. 

La mejor manera de prevenir la tosferina – también conocida como tos convulsa o pertussis- en bebés, niños, adolescentes, mujeres embarazadas y adultos es vacunarse. Además, mantener a bebés y personas con alto riesgo alejados de personas infectadas. 

El programa de rutina de vacunación contra la tosferina en México incluye una vacuna pentavalente, que es una vacuna contra la Tosferina, Difteria y Tétanos que se administra a los 2, 4 y 6 meses de edad, posteriormente un refuerzo más a los 4 años. Una vez que se cumpla ese esquema primario, se deben aplicar los refuerzos a lo largo de la vida, cada 10 años.” 

Acércate a tu médico de confianza, o pregunta en tu institución de salud. Vacunar es cuidar.  

CONTENIDO PATROCINADO POR GSK  

NP-MX-ABX-OGM-210004  

No. de autorización 213300201B2498 CONSULTE A SU MÉDICO 

 

Siguientes artículos

Restauración del Ángel de Independencia concluye tras dos años
Por

En total, se invirtieron 22.4 millones de pesos; de estos, 14.4 corresponden a la parte estructural y el resto fue de re...