Cuando hablamos de Adobe nos remitimos a una compañía tecnológica emblemática que en décadas pasadas fue pionera de servicios de software que sin duda cambiaron industrias completas como la de la publicidad o el diseño. Sin embargo con el auge de más competidores en el mercado, la compañía tuvo que adaptar su modelo de negocio el cual ya no era redituable, al grado de rozar los números rojos en sus finanzas.

Años después y con los debidos ajustes a sus estrategias, esta firma californiana es capaz de facturar cercanos 9,000 millones de dólares y tener crecimientos en sus negocios a una taza entre 25 y 30% al año.

Lee también Adobe compra firma de comercio electrónico por 1,680 mdd

«Estamos creciendo a una taza de 25%, 30% al año. El revenue de Adobe es una cosa muy sorprendente porque es una empresa muy grande que ya factura 9,000 mdd y que crece. Esto significa que la empresa se duplica casi cada cuatro años», dice a Forbes México, Douglas Montalvo gerente general de Experience Cloud de Adobe para Hispanoamérica.

Un fatal 2012, los años rojos y de enseñanza

Sin embargo para la creadora de programas y plataformas como Ilustrator o Photoshop, hubo un momento difícil en su andar tecnológico.

En el año 2012, la firma que comanda Shantanu Narayen, pasó por una situación difícil al grado de llegar a números rojos en su estabilidad financiera, ocasionada entre otras cosas por errores que tenían que ver con un moidleo de negocio obsoleto y desgastado.

«Lo que hacíamos es que vendíamos toda la parte del área creativa pero de la forma tradicional. Éramos una empresa de tecnología que dependíamos de canales tradicionales offline para hacer nuestras ventas. Así era el mundo, así era como veníamos operando», señaló Montalvao.

Esto llevó a la compañía a encontrarse con serios problemas con la entrada de nuevos modelos de negocio y de economías. Para adquirir un producto, el cliente acudía a un tercero o tienda establecida, lo adquiría físicamente, lo instalaba y después de tres años elc omprador regresaba a la tienda a ver si había alguna nueva versión con nuevas funcionalidades.

«Ese cliente Adobe lo perdía porque no tenía más esa trazabilidad, no teníamos ese contacto, algo más directo. Éramos una empresa muy transacional, tú comprabas como mi cliente, no sé quién eres, fuiste a un tercero, te fuiste a tu casa usaste Adobe varios años y no entendíamos tus necesidades y nosotros como Adobe no generábamos un revenue adicional, solo hasta que hubiera novedades», dijo.

…Hace unos seis siete años, las ventas no crecían estaban estacionadas, las acciones estaban ahí y una empresa de tecnología que no crece, significa que no está innovando. Literalmente, a las tecnológicas nos miden por crecimiento, innovación y cómo están tus acciones…

Dejarse caer o realinearse al nuevo mundo digital

Este episodio le dejó un trago amargo a la compañía. Era reinventarse o sucumbir como algunas pioneras tecnológicas como Nokia o Kodak, sin embargo un twist en su forma de trabajar y de concebir una nueva realidad fue lo que los llevó a redireccionarse.

«Decidimos cambiar nuestro modelo de negocio y migrar todo a la nube. Ahora nuestra forma de comercilaizar sería a través de Adobe.com y nuestro modelo de negocio no va a ser vender al usuario final la tecnología, mejor se la voy a arrendar. Proponer un esquema de suscripción y hacer un pago mensual y a cambio otorgarle servicios agregados. Servicios de nube con espacio para que guarde contenido, actualizar tecnología cada X mes, entonces el usuario verá el valor que le estoy otorgando ahora que migré para la nube y que le estoy cobrando una tasa mensual», señaló, Montalvao.

Justo en este momento es en donde la firma californiana decide realinear y reformular su negocio y su estrategia de marketing. Comienza a contratar personas y servicios que cambien el chip y que redirijan sus objetivos. Pensar más en experiencias hacia el cliente y desde el punto de vista tecnológico, comenzar a contratar empresas que la apoyaran.

«Comenzamos a contratar servicios de diversas empresas de Analytics, porque necesitaba conocer a mis clientes, saber cuánto tiempo probaron la tecnología, que probabilidad hay que renueven, y así varias compañías especializadas que nos ayudaran a entender el mercado», señaló el directivo.

Experience Cloud o la historia de un caso de éxito

Con una facturación reestablecida, la compañía comenzó de nuevo a retomar su camino. Ya con este crecimiento, Adobe compró empresas, cerca de siete u ocho, recuerda Montalvao, y bajo este esquema decidieron abrir una área más de negocio, la de Experience Cloud, en la cual se dedican a compartir su experiencia de crecimiento y de cómo reestablecerse para dar asesoría y ayuda a las empresas en su migración a la transfomación digital, vaya, compartir su propia historia o caso de éxito.

«Toda esa tecnología se integra en Adobe.com. Todo lo que hace en ese mundo de Experience Cloud lo implementamos primero en Adobe.com, validamos los resultados y de ahí salimos a ofrecerlo a clientes finales. Lanzamos lanza una línea de productos que es para ayudar con base en los resultados que habíamos obtenido, en la propia Adobe, esto nació de la propia necesidad de Adobe», señaló.

 

Siguientes artículos

El nuevo dispositivo de Facebook busca competir con Siri, entre otros.
Facebook trabaja en un asistente de voz para competir con Alexa de Amazon
Por

Las nuevas tecnologías prometen funcionar en toda la familia de productos de AR/VR de Facebook, incluidos Portal, Oculus...