Los avances en la agenda digital del gobierno federal son nulos o no se ven. Por si fuera poco, los recortes al gasto público este año y las modificaciones al presupuesto de 2016, anunciadas por el secretario de Hacienda, son nuevos obstáculos para lograr digitalizar al gobierno y generar ganancias para el país. ¿Se logrará el plan para 2018?

 

A un año de haberse lanzado la Estrategia Digital Nacional (EDN), avanza a paso lento y con resultados poco visibles. Por si fuera poco, el camino de una de las más grandes apuestas para modernizar a la administración pública parece ser aún más sinuoso por los recortes presupuestales.

PUBLICIDAD

El 25 de noviembre de 2013, Enrique Peña Nieto, presidente de México, presentó la EDN, cuyo objetivo principal es utilizar las tecnologías de la información y comunicación (TIC) para transformar al país a través de cinco ejes temáticos: transformación gubernamental, economía digital, educación de calidad, salud universal y efectiva, y seguridad ciudadana.

“A un año de haberse lanzado la estrategia digital, no se conocen los avances, y es paradójico que si se intentan utilizar las tecnologías de la información para llevar a cabo un avance en el país, no se utilice de forma productiva internet para dar a conocer en tiempo real los avances; hasta hoy, eso no lo conocemos”, dice Juan Pablo Adame Alemán, presidente de la Comisión Especial de Agenda Digital y Tecnologías de la Información de la Cámara de Diputados.

Sin embargo, Alejandra Lagunes, coordinadora de la Estrategia Digital, defiende los avances de los puntos más importantes que se fijó la administración federal, como la digitalización y simplificación de casi 7,000 trámites y servicios federales, así como de 11,000 procedimientos municipales y estatales a través de Ventanilla Única Nacional.

En febrero de este año, Peña Nieto publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto que daba vida a la ventanilla única, que se espera funcione a partir de agosto de este año.

“En materia de gobierno digital hemos realizado un gran trabajo para que los cambios normativos den sustento a la digitalización de trámites; tener lista la infraestructura tecnológica que nos permitirá interoperar como gobierno para simplificar al ciudadano la realización de trámites, y capacitar y preparar al gobierno para este cambio de paradigma. Es un arduo trabajo al interior del gobierno que nos permitirá poner a disposición los trámites de manera digital”, dice Lagunes Soto en entrevista.

A pesar de los avances que la estratega digital del gobierno defiende, hay temores que algunos especialistas mantienen: “El principal conflicto es lograr que la promesa de la agenda digital suceda en el tiempo que ha ofrecido el gobierno federal”, asegura Fernando Gutiérrez, director de la División de Humanidades y Ciencias Sociales del Tec de Monterrey, campus Santa Fe.

Los recortes al gasto público y las modificaciones del presupuesto de 2016, anunciados por la oficina de Luis Videgaray, son los principales obstáculos para lograr digitalizar al gobierno y generar ganancias para el país.


Un cambio necesario

La aprobación de los cambios legales en el  sector de las telecomunicaciones y los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo dieron paso, antes de concluir 2013, al lanzamiento oficial del plan gubernamental para impulsar entre la sociedad mexicana el uso de las TIC.

“El propósito de la Estrategia Digital Nacional es aumentar la digitalización de México para que con ello se maximice su impacto económico, social y político, en beneficio de la calidad de vida de las personas”, dice el documento presentado por la administración federal hace un año.

El problema no es el qué, sino el cómo llevar a buen puerto las metas de digitalización. “Se planteó una agenda muy ambiciosa desde el gobierno federal para cerrar 2018 con niveles altos de conectividad en el país, pero va a ser muy difícil que esto se logre”, dice Juan Pablo Adame.

Para el diputado federal del Partido Acción Nacional (PAN), la interacción entre las propias secretarías para impulsar la agenda digital es el principal tropiezo que tiene la administración. Uno de los ejemplos que cuenta Adame es el lanzamiento del expediente clínico electrónico.

La estrategia en el escritorio de la Presidencia de la República fija como meta la generación de una política digital integral de salud que aumente la cobertura, el acceso efectivo y la calidad de los servicios de salud para hacer eficiente la infraestructura en el sector. A la fecha no se han mostrado avances de este proceso.

Construir la infraestructura que se necesita para impulsar la digitalización del país es el cambio que hace falta. De acuerdo con el Mapa de Ruta 2025, del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), las debilidades en la infraestructura se hacen patentes en el ranking que elabora el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) sobre temas de conectividad, en que ubica a México en la posición 82, mientras que en el rubro de banda ancha móvil está en el sitio 82 y en el de costo de telefonía celular en el 102.

Llevar a buen puerto los objetivos de la agenda tiene una promesa que para muchos no se puede dejar pasar. Tan sólo un aumento de 10% en la digitalización del país tendría un impacto de 0.59% en el Producto Interno Bruto (PIB), mientras que un aumento en la banda ancha traería un incremento de 1.38% en el PIB.

“La oportunidad primordial  para la Estrategia Digital Nacional es aprovechar el potencial  de las TIC como un elemento para el desarrollo del país, al incorporarlas en los  aspectos de la vida cotidiana de las personas. Es entender que la tecnología tiene una gran capacidad transformadora en el gobierno, en la economía, en la salud, en la seguridad, en la forma como las personas y el gobierno interactuamos para resolver los problemas que nos conciernen a todos”, dice Alejandra Lagunes.

Por el momento, la funcionaria asegura que los grandes avances ya están presentes. El gobierno de la República presentó el portal datos.gob.mx, un esfuerzo para generar innovación, emprendimiento, transparencia y rendición de cuentas. “Se están poniendo a disposición de la gente datos útiles, aplicaciones, y estamos documentando cómo mejor información se traduce en un gobierno más eficaz, al permitir la colaboración de la ciudadanía. Publicamos más de 200 bases de datos, así como mapas y visualizaciones de la Cruzada contra el Hambre, Fonden e inundaciones en México.”

Además, el Proyecto México Conectado ha llevado ya internet a más de 45,000 espacios públicos. Y apenas hace unos días, el presidente presentó los Puntos México Conectado, que serán espacios de conectividad con toda la infraestructura y recursos para convertirse en centros de inclusión digital y desarrollo de habilidades.

“Éstos y muchos otros avances están ya materializándose, y seguimos esforzándonos, porque hacer que esto lo viva la gente de la manera más rápida es nuestro reto más grande. El gran impacto se dará cuando los proyectos alcancen su madurez, pero el avance no se ha detenido”, asegura Lagunes.

 

La amenaza

Pero los esfuerzos enfrentan un peligro. En 2013, Alejandra Lagunes aseguró a Forbes México que el eje de la estrategia se basaba en la coordinación entre las dependencias para ejercer el gasto en rubros dirigidos a las TIC. En aquel entonces, la arquitecta de la estrategia digital refirió que las dependencias federales invertían entre 45,000 y 50,000 mdp en la adquisición de equipos de cómputo y otros rubros tecnológicos. De ese tamaño era el brazo económico que sostenía la Estrategia Digital Nacional.

Sin embargo, la falta de presupuesto en las dependencias podría ser el mayor peligro para concretar en tiempo y forma los objetivos puestos sobre la mesa de la estrategia digital.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció el pasado 30 enero un recorte de 124,300 mdp al gasto público ante las fluctuaciones económicas del exterior, principalmente derivadas de la baja en los precios del petróleo. Un recorte que equivale a 0.7% del PIB nacional.

“La falta de presupuesto sí es un peligro, porque nosotros tenemos la responsabilidad de aprobar el presupuesto, y que éste se pueda aplicar, pero al no tener un rubro específico sobre la Estrategia Digital, que es necesario, es difícil saber cómo se va a realizar el gasto y la inversión en tecnología”, dice Adame Alemán.

El 35% del recorte presupuestario en las dependencias se realizará a lo largo de 2015 en el segmento de inversión. Entre las secretarías más afectadas por el ajuste se encuentra la de Comunicaciones y Transportes (SCT), con 11,820 mdp; la de Educación Pública (SEP), con 7,800 mdp, y la de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

La misma comisión de la Agenda Digital de la Cámara de Diputados estuvo a punto de desaparecer por la reasignación de recursos frente al recorte presupuestal.

“Partimos de una visión miope en torno de las tecnologías de la información, ya que muchos todavía las ven como herramientas de lujo o un bien suntuario, y no como vehículos que pueden contribuir al desarrollo”, comenta el director de la División de Humanidades y Ciencias Sociales del Tec de Monterrey.

Pero Alejandra Lagunes no está de acuerdo con que el recorte al gasto público y los reajustes al presupuesto gubernamental de 2016 sean una amenaza para el proyecto que encabeza.

“La Estrategia Digital Nacional, desde su presentación, se concibió como una política de coordinación, y no como un ejercicio de gasto. El énfasis está en lograr la coordinación de políticas y presupuestos de manera eficiente, y de esta forma se ha utilizado el propio presupuesto de las dependencias para desarrollar la EDN, que es, principalmente, una transformación del gobierno”, dice la funcionaria federal.

El replanteamiento del Presupuesto de Egresos de la Federación, dice,  no oscurece el futuro de la apuesta gubernamental, ya que la estrategia es un programa prioritario del Plan Nacional de Desarrollo (PND) del actual sexenio, por lo que puede ser un salvavidas que dote de recursos suficientes para desarrollar todos los proyectos de la digitalización. “Es una prioridad del gobierno de la República que esto sea así.”

 

El futuro

A pesar de lo escarpado que puede resultar el camino, la dirección no es equivocada a los ojos de los especialistas.

“El aspecto positivo es que vamos en el sentido correcto, pero el aspecto negativo es que vamos muy lento”, dice el académico del Tec de Monterrey.

El próximo 17 de mayo se celebrará el Día del Internet, con la participación de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci) y la propia Cámara de Diputados. Para Juan Pablo Adame, aún faltan muchos más logros para celebrar la fecha en México, mientras se mantiene la incertidumbre sobre si en la próxima legislatura se mantendrá la comisión especial que preside en la actualidad.

Gutiérrez, del Tec de Monterrey, espera que los avances que ha mostrado la reforma en telecomunicaciones, como son los incentivos para una mayor competencia en la iniciativa privada, empujen una sorpresa en la agenda digital.

“Por ahora tendremos que esperar un año más para que la reforma dé mayores resultados, aunque ya se asoman algunos indicios que veo de forma optimista”, confiesa el académico.

La modificación al artículo sexto de la Constitución, como parte de la reforma de telecomunicaciones, estableció el derecho de todos los mexicanos a tener internet de banda ancha.

“Este derecho se tiene que desdoblar y tiene que generar beneficios para la gente, ya que, de lo contrario, va a quedar como letra muerta en la ley, y no queremos que ninguno de los cambios legales quede así”, dice el legislador panista.

“Se planteó una agenda muy ambiciosa desde el gobierno federal para cerrar 2018 con niveles altos de conectividad en el país, pero va a ser muy difícil que esto se logre”, explica Adame.

A poco más de un año de haber lanzado la EDN, Alejandra Lagunes sabe que no será sencillo lograr lo planteado en el papel, pero, contrario a lo que muchos piensan, confía que en 2018 se coronen los primeros avances de la digitalización del país. “Del tamaño de nuestras metas es el tamaño de nuestros retos, pero estamos trabajando en ellos de manera coordinada y planeada, y de esta forma estamos sorteando estos retos de la mejor manera posible.”

 

Siguientes artículos

Las pymes enfrentan su transformación digital
Por

Si las pequeñas empresas no alcanzar la madurez digital serán incapaces de participar en las nuevas oportunidades de neg...