Alrededor del whisky escocés single malt, hay una fascinación que mucho tiene que ver con el precioso ritual de paladear un licor producido en una única destilería. The Glenlivet, el segundo whisky escocés single malt más vendido del mundo, agrega a esta característica un ingrediente único: la cebada del valle de Livet, en Speyside, donde se encuentra la destilería de la casa.

 

El single malt de The Glenlivet utiliza malta que se seca en hornos de aire y que el líquido atraviesa en una doble destilación en alambiques de cobre con forma de linterna para después añejarse en barricas de roble americano.

PUBLICIDAD

La historia ha golpeado de frente y perfil el proceso del whisky escocés. El registro más antiguo de la producción de whisky en Escocia es un mural que data de 1494 en la Hacienda Rolls, y en donde se lee: “Ocho cápsulas de malta a Fray John Cor, por orden del Rey, con que hacer agua de vida“.

En los siglos siguientes, los distintos gobiernos de Escocia comenzaron gravar la producción de whisky, hasta el punto de que la mayor parte del licor fue producido de manera ilegal. Sin embargo, en 1823 el Parlamento aprobó una ley haciendo la destilación comercial mucho más rentable, mientras se imponían castigos a los terratenientes que tenían destilerías sin licencia en sus propiedades. George Smith fue la primera persona en obtener una licencia para una destilería bajo la nueva ley, fundando así la destilería de The Glenlivet, en 1824.

Smith instaló la destilería en un valle de colinas verdes e interminables, y un río que proveería el agua necesaria para la producción del whisky. Por todo esto es que The Glenlivet es, legalmente, la destilería de whisky más antigua del mundo.

Foto: Cortesía de la marca.

Foto: Cortesía de la marca.

Manantial de vida

Todos los whiskys de The Glenlivet son single malts y son producidos de manera artesanal con el suministro de agua de un manantial llamado Josie’s Well, propiedad de la destilería y que le provee al whisky sabores suaves y sedosos, así como aromas afrutados en cada botella de The Glenlivet.

El fundador de The Glenlivet también reconoció que los destiladores no necesitaban apresurar el proceso debido a lo remoto de la región, por lo que estableció uno de los elementos principales de la fórmula: el tiempo que continúa siendo esencial en la producción de esta bebida inigualable.

La declaración de la edad en una botella de single malt se refiere al número de años que el whisky fue madurado en una barrica. Como muy pocos son embotellados de un sólo barril, la edad se refiere a la barrica más joven.

Los single malts provienen de una crianza en una única barrica por lo que se denominan single cask y son generalmente embotellados en su graduación natural. Los single casks son especialmente valorados entre los conocedores de whisky, quienes han hecho de The Glenlivet, uno de los más populares del mercado.

 

Siguientes artículos

Número de plataformas de crudo en EU se desacelera en mayo
Por

  El descenso sugiere un colapso en las faneas de perforación estadounidense que podrían llegar a su fin a medida q...