En el Bajío hay un estado que parece tener la vacuna para contrarrestar los efectos de una desaceleración en la economía nacional. Los especialistas dicen que no ocurrió una genialidad política. El milagro, dicen, se cocinó durante varios años.

 

 

Aguascalientes es la “estrella” del país. Si bien no es la economía más grande, pues apenas representa 1.1% del PIB del país, sí es la más defensiva.

PUBLICIDAD

“Es uno de los estados más diversificados y con un mercado interno más sólido; factores que le permiten defenderse de los choques externos”, afirma Guillermina Rodríguez, coordinadora de Estudios Económicos de Banamex.

Aguascalientes pertenece a la región centro, que, según los análisis hechos por Banamex, es la que tiene un mayor equilibrio entre el empuje de la demanda externa y la interna, porque ha logrado atraer inversión de calidad; es decir, instalar empresas, mantener proyectos de largo plazo y ofrecer empleos.

En los últimos cinco años, el PIB nacional registró una expansión de 1.9%, mien­tras que el estado creció 3.0%. Además, en 2009, en el pico de la crisis global, su economía se contrajo 4.0%, cuando la reducción a nivel nacional fue de 6.0%.

Aguascalientes, según especialistas consultados, es más defensivo. “No es casualidad”, opina Gabriela Siller, econo­mista en jefe de Banco Base. “Su dina­mismo es resultado del trabajo de, por lo menos, 15 años”.

Según cifras de Gabriela, Querétaro, Guanajuato y Aguascalientes captan 16% de la Inver­sión Extranjera Directa (IED) que entra a México. En Aguascalientes, los sectores económicos que dominan son el automo­triz, textil y los servicios de tecnología.

 

Sus puntos fuertes

Si bien cada entidad tiene una vocación, es decir, una actividad económica en la que basa su desarrollo, a veces ésta se determina por su localización geo­gráfica y ello, en algunos casos, puede limitar su desempeño.

Arnulfo Rodríguez, economista principal de BBVA Bancomer, explica que los estados del norte del país —que son los que más aportan a la economía nacional— se basan en la actividad ma­nufacturera, lo que representa una gran oportunidad debido a la cercanía con el mercado más grande del mundo. Pero cuando Estados Unidos desacelera su de­manda, son las entidades más afectadas. En ese sentido, “[cargan con] un signo de vulnerabilidad”, refiere.

Guillermina Rodríguez refiere, en cambio, que los estados del centro (sobre todo Aguascalientes, Querétaro y San Luis Potosí) “tienen un mercado interno más sólido, por lo que las caídas en la demanda sí les impactan pero no en la misma proporción que a los fronterizos”.

Igual pasa con los estados que viven del turismo. Su vulnerabilidad proviene de los cambios climatológicos.

Para Gabriela Siller, no es aventurado decir que aquellas entidades que no tuvieron la “suerte” de colindar con Estados Unidos o de tener mar en su área, hoy son los que tienen una economía más defensi­va, cuyo dinamismo no depende tanto de lo que pase en el exterior, sino de su demanda interna.

En agosto pasado, Humberto Panti, de la calificadora Fitch Ratings, reconoció los avances de Aguascalientes y en este año mejoró su calificación crediticia internacional de “BBB-” a BBB (con lo que puede tener mayor acceso a fuentes de financiamiento). Entre sus argumentos ubicó “el dinamismo de la actividad local y sus altos niveles de bienestar social”.

 

El ejemplo

La firma de autos japonesa Nissan decidió que fuera en esta entidad donde se edificara la planta que reforzará su producción de la Región Américas.

Doscientos mil metros cuadrados de concreto, 12,000 toneladas de varilla, 7,000 toneladas de acero, 16 kilómetros de tubería de acero, 232 kilómetros de cable… Todo esto es parte del material que se empleó para construir la plantan que ya casi está lista y cuya misión será producir 175,000 vehículos Nissan por año.

Todo está listo para arrancar opera­ciones en los primeros días de 2014, y Aguascalientes estará de fiesta porque habrá entrado a sus arcas una nada des­preciable inversión: 2,000 millones de dólares (mdd).

Según información proporcionada por la representación en México de Nissan, la productividad y la calidad de la mano de obra que Aguascalientes ofrece, son los dos principales atractivos que Nissan consideró para invertir en el estado. Pero no es la única firma que piensa así. De acuerdo con datos oficiales, la entidad capta alrededor de 70% de la inversión que proviene de Japón.

 

Sus pendientes

En la historia de Aguascalientes no todo es positivo. De acuerdo con el ranking de competitividad estatal realizado por el Instituto Mexicano para la Competiti­vidad (IMCO), en los últimos dos años se registró una caída en el salario promedio de 28.3 a 27.1 pesos por hora.

Al respecto, Héctor Manuel Magaña, coordinador de Análisis e Investigación Económica del Tec de Monterrey, explica que el ingreso personal es una variable que debe tender a elevarse para mante­ner el dinamismo del consumo interno.

“La demanda de productos y servicios depende del nivel del ingreso. Por ello, es tan importante la generación de empleos, como la protección del ingreso familiar”.

Y la manera de obtener mejores ingresos es especializando a su mano de obra y tratando de vincular cada vez más a la academia con la vida empresarial, al menos así lo considera el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Los “milagros” en materia de desa­rrollo, crecimiento y bienestar provie­nen de países que lograron conformar un grupo de ciudades con estándares de vinculación entre empresas, universi­dades y gobierno, dice el Centro en el texto Retos de la competitividad urbana en México.

Según estadísticas de la Secretaría de Desarrollo Económico del estado, 81% de los ocupados en actividades calificadas es profesionista. El promedio nacional es 78%. En este rubro no es el mejor. Le anteceden la Ciudad de Méxi­co, Estado de México, Morelos.

Otra de las debilidades que identifica el IMCO es la baja autonomía fiscal de la entidad, toda vez que 94% de sus recur­sos proviene de transferencias federa­les. Así, tiene un pendiente en cuanto a recaudación de impuestos.

“Aunque el estado continúa reali­zando esfuerzos en materia recauda­toria, como ha sido el aumento de la tasa a 2.0% de 1.5% del impuesto sobre nóminas, en nuestro escenario base para 2013 y 2014 consideramos que el nivel de ingresos propios seguirá por debajo de 8.0% del total”, dice en un reporte la calificadora Standard & Poor’s.

Aunque ninguno de los especialistas se atreve a decir que existe una receta defensiva ante los embates de la crisis, tampoco niegan que hay estrategias que pueden hacer a un estado menos vulne­rable. Por lo pronto, desde las oficinas de Nissan en México nos confirman que su nueva planta aún tiene espacio para futuras inversiones.

grafica_aguascalientes1

 

Siguientes artículos

La industria ‘invisible’ que transformará al consumo
Por

  Pronto las tiendas sabrán exactamente qué es lo que el consumidor quiere,  enviarán alertas personalizadas sobre...