La venganza es un plato que se sirve frío, el US Bank Stadium de Minnesota y los -21 grados en esa ciudad fueron testigos de como las Águilas de Filadelfia lograron vencer a los Patriotas de Nueva Inglaterra con un marcador de 33-41 y así sacarse la espina de 2005 cuando perdieron ante Tom Brady y compañía.

En un partido de récord, donde por primera vez se superan las 1,100 yardas entre ambos equipos, las defensas que no estuvieron acertadas durante casi todo el partido permitieron a Brady y Foles desplegar sus mejores armas ofensivas.

En una primera mitad donde Filadelfia logró irse al vestidor con una ventaja de diez puntos, gracias a una gran jugada de engaño de Nick Foles, hay que apuntar que los dos pateadores Jake Elliot (Águilas) como Gostkowski (Patriotas)  estuvieron muy erróneos al fallar cuatro conversiones de campo tras anotar o no completar en tercera oportunidad.

En los primeros dos cuartos Tom Brady tan solo pudo lograr un pase de touchdown a James White. El momento más tenso del primer tiempo se vivió cuando Brandin Cooks, receptor de Nueva Inglaterra, tuvo que abandonar el campo tras una tackleada muy dura de la defensiva de las Águilas.

PUBLICIDAD

La jugada de Foles

Cuando el partido se encontraba 12-15 para Filadelfia, Nick Foles realizó una jugada de engaño que sorprendió a todo el mundo. Colocándose como receptor y anotando sin ninguna oposición.

Esa misma jugada ya la había realizado en su época en instituto y obteniendo el mismo resultado: touchdown. Sam Ehlinger, mariscal de campo de la Universidad de Texas, mostró en Twitter la evidencia.

Ya en la segunda mitad, Brady volvió a poner nerviosos a los aficionados de las Águilas, encontrando fácilmente a Rob Gronkowski y acortando el marcador. A lo largo de casi 25 minutos la tónica fue la misma, cada anotación de los Patriotas era respondida por Nick Foles y compañía.

Cuando faltaban menos de 2 minutos y con uns ventaja de 5 puntos por parte de Filadelfia, llegó la jugada clave.

Tras una gran presión defensiva, Graham logró tocar el ovoide antes de que Brady lanzará, provocando el ‘fumble’ y recuperación de su compañero.

Tras no poder lograr un primero y diez, llegó Jake Elliot para anotar un gol de campo que dejaba a los campeones de 2017 a 8 puntos de distancia y con un minuto por jugarse.

La intensidad defensiva continuo por  parte de los Eagles y forzaron a Brady a buscar a sus receptores abiertos para parar el cronómetro.

Con 10 segundos por jugarse el mejor quarterback de la historia lanzó un o Ave María que apunto estuvo de ser recogido por sus compañeros, pero otra vez la defensa lo frustó y les dieron su primer Super Bowl a Filadelfia en su historia.

Esto es una muestra de que la defensa gana campeonatos y que ni Brady se salva de la maldición del MVP: Jugador que gana este premio y juega el Super Bowl no triunfa. Así ha sido en los últimos 17 años.

Justin Timberlake y su homenaje a Prince

Cuando los dos equipos se fueron al vestidor en el descanso, llegó el otro espectáculo, esperado por muchos, Justin Timberlake volvía a aparecer en un show del medio tiempo tras el evento sucedido años atrás con Janet Jackson.

Fue un show donde tuvo mucho acercamiento al público iniciando y finalizando su actuación entre la multitud. El mejor momento del show llegó cuando en una sábana blanca apareció una imagen de Prince cantando, el interprete de Purple Rain era de Minneapolis, a la vez que eso sucedía, Minnesota se pintaba de morado.

 

Siguientes artículos

Agenda Forbes | Un cohete histórico y el campanazo del primer round político
Por

Otros eventos relevantes que tendrán lugar del 5 al 11 de febrero son: la visita de una diplomática estadounidense de al...