Una de las preocupaciones de los ambientalistas alrededor del mundo es sin duda el agujero de la capa de ozono que en 2019 alcanzó su punto máximo de 16,4 millones de kilómetros cuadrados, el 8 de septiembre.

Pero lo sorprendente es que luego se redujo a menos de 10 millones de kilómetros cuadrados durante el resto de septiembre y octubre, de acuerdo con las mediciones satelitales de la NASA y NOAA, informó la agencia espacial en su web.

“Es una gran noticia para el ozono en el hemisferio sur”, dijo Paul Newman, científico jefe de Ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

“Pero es importante reconocer que lo que estamos viendo este año se debe a temperaturas estratosféricas más cálidas”. No es una señal de que el ozono atmosférico esté repentinamente en una vía rápida hacia la recuperación”.

El ozono es una molécula altamente reactiva compuesta por tres átomos de oxígeno que se produce naturalmente en pequeñas cantidades.

Aproximadamente de siete a 40 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, en una capa de la atmósfera llamada estratosfera, la capa de ozono es un protector solar que protege al planeta de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel y cataratas, suprimir el sistema inmunológico y también dañar las plantas.

El agujero de ozono antártico se forma durante el final del invierno del hemisferio sur a medida que los rayos del Sol que regresan comienzan las reacciones de agotamiento del ozono.

La NASA y la NOAA son quienes monitorean el agujero de ozono mediante métodos instrumentales complementarios.

Los satélites, incluido el satélite Aura de la NASA, el satélite de la Asociación Nacional de Orbita Polar Suomi de la NASA-NOAA y el satélite NOAA-20 del Sistema Conjunto de Satélites Polares de la NOAA, miden el ozono desde el espacio. La sonda de microondas del satélite Aura también estima los niveles de cloro destructor del ozono en la estratosfera.

En el Polo Sur, el personal de NOAA lanza globos meteorológicos que llevan “sondas” que miden el ozono, que muestrean directamente los niveles de ozono verticalmente a través de la atmósfera.

La mayoría de los años, al menos algunos niveles de la estratosfera, la región de la atmósfera superior donde se encuentran normalmente las mayores cantidades de ozono, están completamente desprovistos de ozono.

“Este año, las mediciones de ozono en el Polo Sur no mostraron ninguna porción de la atmósfera donde el ozono se haya agotado por completo”, dijo el científico atmosférico Bryan Johnson del Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre de NOAA en Boulder, Colorado.

Lee también: WhatsApp ya permite que no te añadan a grupos sin tu permiso; te decimos cómo

 

Siguientes artículos

Iztaccihuatl
¿Hizo erupción el Iztaccíhuatl? No, fue un efecto óptico
Por

Usuarios de Twitter reportaron que a través de la cámara que mantiene en observación al Iztaccíhuatl se pudo observar un...