La tendencia hacia la tenencia física de oro en manos de sus legítimos propietarios continuará. Los inversionistas que aún no lo han hecho deberían recuperarlo pronto.

 

Alemania, Holanda y Austria encabezan la lista de países que han decidido repatriar sus reservas de oro físico desde Londres y Nueva York, principalmente. En este espacio nos hemos dedicado a dar seguimiento de estas noticias por su importancia: dado que el oro es dinero real y un seguro financiero –por estar fuera del sistema bancario y no ser pasivo de nadie más–, tenerlo en manos ajenas implica un riesgo de expropiación.

De hecho, incluso no todo aquel que cree tener oro en su portafolio goza de todos sus beneficios y protección. La razón es que muchas veces no se tiene en propia mano, sea como lingotes, barras o monedas, sino como un certificado que dice que se es dueño de él, pero bajo custodia de un tercero.

PUBLICIDAD

Es una pena, pero la mayoría de personas, bancos centrales y privados están en esta situación, incluido, por desgracia, el Banco de México. Debido al sistema de reserva fraccionaria de los bancos de lingotes, hay mucho más oro en el papel del que es posible entregar en físico. No hay oro suficiente.

Es por lo anterior que los inversores individuales e institucionales más avezados han comenzado a reclamar su oro para tenerlo en su mayoría dentro de sus fronteras.

Esta (justificada) desconfianza creciente en el sistema monetario y financiero internacional ahora ha alcanzado a estados dentro de la propia Unión Americana.

El viernes pasado, el gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó la Ley 483 (Capriglione, R-Southlake; Kolkhorst, R-Brenham) para establecer un depósito de lingotes de oro estatal administrado por la Oficina del Contralor. Con ello, además, Texas “repatriará” 1,000 millones de dólares en lingotes desde la Reserva Federal de Nueva York.

El depositario del oro será el custodio, tutor y administrador de las barras que podrán ser transferidas o hasta adquiridas por el estado de Texas.

El gobernador Abbott declaró que con la aprobación de la ley, la bóveda texana se convertirá en la primera de su tipo a nivel nacional, “incrementando la seguridad y estabilidad de nuestras reservas de oro y evitando que los fondos de los contribuyentes tengan que salir de Texas para pagar cuotas de almacenamiento fuera de nuestro estado”. También se podrán almacenar monedas de plata.

Epoch Times (ET) reporta que la Sección A2116.023 de la Ley establece que la “confiscación, requisa, embargo o cualquier otro intento de controlar la propiedad (de los lingotes)… es nula ab initio y sin vigencia ni efecto”. Lo anterior protege, en teoría, el oro de la bóveda texana incluso de una expropiación decretada por el gobierno federal. Cabe recordar que dicha expropiación ya ocurrió en la década de los treinta del siglo pasado.

En los hechos, dado que será posible transferir la propiedad del oro sin retirarlo, los ciudadanos podrían operar en el futuro un sistema monetario independiente del sistema federal basado en el dólar. Cabe señalar que la Constitución estadounidense prohíbe a los estados la emisión de moneda que no sea de oro y plata. Edwin Vieira, abogado constitucional y experto en oro citado por ET, vaticina una posible batalla legal con el gobierno federal que llegaría a la Corte Suprema, pero considera que Texas se encuentra amparada por la Constitución.

Como sea, la tendencia hacia la tenencia física de oro en manos de sus legítimos propietarios continuará. Los inversionistas que aún no lo han hecho deberían recuperarlo pronto. ¡Bien por Texas!

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Blog: Inteligencia Financiera Global

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Baja productividad frena el crecimiento económico: Videgaray
Por

El secretario de Hacienda y Crédito puntualizó que el elemento común de la agenda de reformas es la productividad.