La educación infantil en materia de ahorro puede resultar de gran utilidad para la posteridad  económica de los niños, sólo basta una orientación temprana y estrategias que los acerquen a un buen manejo del dinero. 

 

 

 

PUBLICIDAD

Los hábitos financieros son muy importantes para el futuro de los niños. Educarlos desde una edad temprana respecto a sus necesidades y gastos permitirá que tomen consciencia del valor de los productos y aprendan a equilibrar su vida económica.

Con los años, la relación de los niños con el dinero, se vuelve muy cercana, a través de los estímulos publicitarios con que interactúan en lo cotidiano. Entre  los grandes retos de los padres para fomentar la educación monetaria en los hijos se encuentran cómo y por dónde abordar el tema.

Un aspecto que debe considerarse antes de emprender el diálogo y reforzar las actividades sobre el dinero con los niños es predicar con el ejemplo: si ellos observan que los padres mantienen una relación saludable con sus finanzas, ellos tendrán sólidas bases  para el ahorro.

 

¿Por dónde empiezo con su educación financiera?

Te presentamos algunos puntos para que tus hijos desarrollen una buena relación con el dinero.

Diferencia entre necesidades y deseos.   Las mercancías que desean comprar  y las que necesitan de verdad, es la diferencia que debes enseñarles para establecer  una consciencia de consumo.

El valor de los objetos. Llévalos al supermercado y contrasta con ellos los precios de los productos para que comprendan su utilidad y el valor  de cada mercancía.

Técnicas de administración. Si les entregas una cantidad para sus gastos a la semana, puedes sugerirle formas para que sean más responsables al momento de administrarlo.

Pago gusto por su trabajo. El trabajo doméstico puede ser remunerado, sin exceder el pago por sus actividades, ya que en lugar de pensarlo como un dinero extra por contribuir al hogar, se convertirá en un negocio para ellos.

Cuidado con los préstamos.  Los niños pueden pensar que tienen acceso ilimitado al dinero si no estableces límites o periodos entre un préstamo y otro.

Comparar precios. Para la compra de alimentos escolares  y caramelos, sugiere que consideren el precio entre varios productos y que elijan cuál es más conveniente para su bolsillo.

Siempre puedes iniciar los buenos hábitos en tus hijos aun si se encuentran en una etapa más avanzada como  la adolescencia. Puedes establecer estrategias y planes de ahorro, para que logren un manejo responsable de sus finanzas a largo plazo.

 

Siguientes artículos

Ganancias de UBS superan expectativas
Por

El banco más importante en Suiza, registró un aumento en sus ganancias por el alza de ingresos de intermediación; su ban...