Tras una nueva ronda de financiamiento que está a punto de cerrarse, la valuación de la compañía pasará de los 2,500 mdd a los 10,000 mdd. Así, la fortuna de cada uno de sus tres cofundadores pasaría a más de 1,500 millones.

 

 

Por Alex Konrad y Ryan Mac

PUBLICIDAD

 

Airbnb está a sólo unos días de cerrar una gran ronda de financiamiento que valuará a la compañía en 10,000 millones de dólares y convertiría a sus fundadores en multimillonarios.

Los tres cofundadores, Brian Chesky, Nathan Blecharczyk y Joe Gebbia, mantendrán una participación personal de poco más del 15% en la compañía después de que este aumento de capital diluya su tencia accionaria y, según fuentes bien informadas, inyecte a Airbnb entre 400 y 500 millones de dólares (mdd). A una valuación de 10,000 millones, eso le dará a cada cofundador de la compañía con sede en San Francisco una fortuna de algo más de 1,500 millones, colocándolos repentinamente entre los más jóvenes de las filas de los multimillonarios del mundo.

La nueva ronda, que se cerrará en las próximas una o dos semanas, está siendo liderada por TPG Capital, la firma de capital privado con sede en Fort Worth, Texas, junto a otros inversionistas, no todos los cuales se espera que firmen al unísono, sino que lo harán paulatinamente. Según apuntan las fuentes a Forbes. Airbnb declinó comentar sobre la ronda y las participaciones personales de los cofundadores.

No esperen que Chesky (32 años, Gebbia (32) y Blecharczyk (30) compren su propia Necker Island en el corto plazo, esa riqueza está todavía en gran parte vinculada al futuro de Airbnb en forma de acciones, y los fundadores prefieren vivir con sencillez. Chesky y Gebbia, quienes tuvieron la idea de Airbnb en 2008 como recién graduados de la Rhode Island School of Design mudados a San Francisco, siguen viviendo en el mismo apartamento en el barrio de South of Market donde comenzaron la compañía. Blecharczyk, quien se unió a principios de ese año como cofundador y CTO de lo que entonces se llamaba Airbedandbreakfast.com, aún llega en bicicleta a la oficina, de acuerdo con un empleado anónimo de Airbnb. Y al igual que como el cofundador de Uber, Travis Kalanick, quien se sabe que conduce taxis por la ciudad, Chesky todavía lista su apartamento en Airbnb de vez en cuando para comprobar personalmente las listas locales.

“Las personas que prestan estos servicios en muchos aspectos son empresarios o microempresarios”, dijo Chesky en un artículo de portada de Forbes el año pasado. “Son más independientes, más libres, un poco más económicamente empoderados.”

Airbnb se ha convertido en un líder de la share economy, con más de 600,000 anuncios a través de 160 países utilizados por millones de clientes cada año, y 11 millones de huéspedes en sus cinco años de historia. La compañía dice que la víspera de Año Nuevo 2013 tuvo un récord de 250,000 personas en una sola noche; un huésped se registra en su hospedaje en algún lugar del mundo cada 2 segundos. Aunque Airbnb no revela sus ingresos, se lleva una comisión del 3% de la reservación del huésped y de entre el 6 y el 12% de la tarifa que se cobra en general a cada huésped.

La primera ronda de financiamiento del trío llegó en 2009, cuando llegaron a la famosa incubadora tecnológica Y Combinator y eventualmente impresionaron a su fundador, Paul Graham, así como a Sequoia Capital, que puso más de 600,000 dólares en fondos semilla después del programa. La compañía ha recaudado dinero de una serie de inversores de Silicon Valley de élite desde Sequoia, que se unió en la ronda Serie A a Greylock, SV Angel, y algunos ángeles, incluyendo a Ashton Kutcher. En 2011, levantó 112 mdd a una valoración por encima de los 1,000 millones liderada por Andreessen Horowitz y acompañada de DST y General Catalyst Partners, así como el CEO de Amazon.com, Jeff Bezos. El año siguiente, recaudaron 200 mdd en una ronda serie C liderada por Founders Fund junto con sus inversiones existentes en una operación que valuó la compañía en alrededor de 2,500 millones.

Ahora la empresa tiene una valuación de 10,000 millones de acuerdo con fuentes de capital privado. No se sabe aún si los inversionistas existentes participaron en esta ronda, pero un informante dentro de Airbnb dijo a Forbes que es poco probable que el fundador o los primeros inversionistas usen esta nueva ronda para retirar el dinero y obtener más liquidez de sus posiciones.

Al recurrir a fuentes de capital privado para su última valuación, Airbnb está dando señales de que ha tomado otro paso crítico en el ciclo de vida de una empresa privada de alta tecnología. Para TPG, significa un paso adelante en lo que eventualmente podría resultar en una muy popular oferta pública inicial, posiblemente más tarde en 2014, mientras que los fondos de capital privado a menudo vienen con valuaciones generosas y preocupaciones de dilución, por lo que los fundadores buscan orientación a medida que comienzan a considerar la preparación para hacer frente a los inversionistas de Wall Street.

Los cofundadores de Airbnb se unen al cofundador de Dropbox Drew Houston y a los cofundadores de WhatsApp Jan Koum y Brian Acton como los últimos empresarios tecnológicos en unirse a las filas multimillonarias. Cuando la ronda se cierre, Blecharczyk se convertirá en el cuarto multimillonario más joven del mundo, detrás de Mark Zuckerberg y Dustin Moskovitz, de Facebook, y a Perenna Kei, de 24 años.

Con aportes de Tomio Geron.

 

Siguientes artículos

La radiación cósmica de fondo y las ondas gravitacionales
Por

Científicos de EU descubrieron huellas de las ondas gravitacionales del Big Bang, la gran explosión que originó al Unive...