Dos amigos se quedaron sin recursos suficientes para pagar la renta de su departamento, entonces, se les ocurrió una solución que revolucionó el concepto de hospitalidad.

 

Airbnb es la forma reducida de decir ‘Air bed and Breakfast’ (Cama inflable y desayuno). La historia de esta compañía, cuyo valor ronda los 2,500 millones de dólares, empezó hace seis años cuando dos amigos, Brian y Joe, estudiaban diseño y se dieron cuenta de que no podrían cubrir los gastos para final de mes. Encima, habían recibido un aviso de que el alquiler de su departamento en San Francisco subiría.

Este fue el problema que dio origen a la plataforma de renta de propiedades que ha cambiado la forma de viajar de más de  10 millones de viajeros, que pueden elegir entre más de 550,000 opciones de alojamiento en renta a nivel global.

PUBLICIDAD

En esa semana de 2008 ocurriría una  feria de diseño en San Francisco y todos los hoteles estaban ocupados. Se les ocurrió entonces montar un sitio web  sencillo y comprar unas camas inflables para aprovechar el espacio extra en el departamento.

Con la oferta de un lugar para pasar la noche y un desayuno, Brian Chesky y Joe Gebbia construirían el negocio que hoy los hace acreedores a un lugar privilegiado en el club de fundadores de startups tecnológicas.

Nathan Blecharczyk fue el tercero en sumarse, apoyó a Brian y Joe en la construcción del sitio web para publicar el anuncio. En 2009, la aceleradora Y-Combinator les facilitó 20,000 dólares para perfeccionar el modelo, y después, la firma Sequoia Capital, de Merlo Park, inyectó 600,000 dólares.

Ahora, Airbnb ofrece habitaciones, departamentos, islas privadas, castillos… Los límites parecen no existir.

El modelo de negocios se sustenta en el cobro de una comisión por servicio que va del 6 al 12% y se refleja en el costo total que el huésped paga, también hay un cobro de servicio al anfitrión que busca cubrir el costo de la tramitación de pagos, por ejemplo, si un anfitrión de la ciudad de México recibirá a un viajero de Alemania, esta comisión ampara la transferencia  y conversión de los euros.

El diferenciador entre la oferta de Airbnb y otras opciones alojamiento es la experiencia de hospitalidad. Jordi  Torres director de Airbnb para Latinoamérica explica que cada vez que un huésped llega a uno de los alojamientos conoce a su anfitrión y éste generalmente le muestra partes de la ciudad que no son convencionalmente turísticas.

“Este modelo encaja con la personalidad del mexicano, yo diría que un 70% de las propiedades que se anuncian implican tener a un compañero de casa temporal, los anunciantes comparten su propia casa. En Nueva York entre el 70 y 80% de las propiedades disponibles están fuera de Manhattan, los viajeros tienen una experiencia distinta al del turista convencional”.

En términos de la seguridad de las transacciones, la plataforma de pagos reduce el riesgo de fraude al mínimo, el dinero se queda congelado y no se entrega sino hasta 24 horas después de la primer noche de alojamiento. Para ofrecer o solicitar alojamiento, los usuarios deben registrarse y ponerse en contacto por el chat de la plataforma, Jordi Torres explica que cuando las transacciones se pactan ‘por fuera’ los usuarios quedan exentos de cualquier garantía.

En México ya hay más de 5,000 propiedades registradas (800 en la Ciudad de México) y 500,000 usuarios, actualmente, Airbnb tiene presencia en 34,000 ciudades de 192 países, el éxito ha llegado de boca en boca y generalmente los usuarios son los principales evangelizadores del concepto que se centra en una palabra: hospitalidad.

“América Latina y Asia son regiones clave, creemos que habrá una gran expansión pues hay una gran proporción de población joven que está familiarizada con la tecnología y que busca experiencias diferentes, no somos la competencia de los hoteles ni somos en todos los casos la alternativa de más bajo costo, el verdadero diferenciador es la oportunidad de conocer una ciudad desde el punto de vista de un nativo de ese lugar”, explica.

En 2013, la actividad de la plataforma en México creció 400%, las cifras son alentadoras, sobre todo si se considera que cada segundo se envían más de 3 mensajes a través de la aplicación móvil. Con los números a favor, Airbnb parece estar listo para ser el nuevo referente  para los viajeros internacionales.

 

Siguientes artículos

¿Por qué los CEO deben ser más ‘tecnológicos’?
Por

Aunque los directores generales de las empresas  reconocen la adopción de tecnologías como un elemento clave para crecer...