airbnb Boton septiembre Forbes

Desde 2016, Airbnb ofrece, en su plataforma, paseos, conciertos, talleres y hasta viajes cortos que incluyen transporte, alojamiento y alimentos por periodos de dos a 10 días. Ángel Terral, director general en México de esta empresa, llama a esto “democratizar el turismo”, para que todos puedan viajar y que, quienes tienen una propiedad o tiempo libre para ofrecer experiencias o aventuras atractivas a los viajeros, reciban un ingreso extra.

Airbnb cuenta con más de 100,000 anuncios de alojamiento en el país. Las entidades con mayor actividad son la Ciudad de México, Jalisco, Quintana Roo y Baja California; sin embargo, Terral afirma que 70% de las propiedades anunciadas se ubican en lugares que no son típicamente turísticos.

La firma calcula que, durante 2018, en México se generó una derrama económica de 2,700 millones de dólares (mdd) a partir de la actividad de reserva en Airbnb, servicio que es el ADN de la compañía.

Experiencias y aventuras

Al catálogo de más de 6 millones de anuncios de alojamiento en el mundo, se suman 40,000 “Experiencias”, 2,000 de ellas, en México. Se trata de actividades organizadas por gente local para complementar la estancia de los viajeros. No es necesario que los anfitriones ofrezcan alojamiento ni que quienes las reservan deban estar hospedados en Airbnb. Generalmente, éstas duran sólo unas horas y van, desde clases de cocina y talleres, hasta recorridos en bicicleta o paseos a pie para conocer comercios o gastronomía local.

Las Experiencias surgieron porque 84% de los anfitriones que utiliza Airbnb dice que recomienda restaurantes y cafés a sus huéspedes. De la misma forma, 69% de los anfitriones afirma que sugiere actividades culturales, como asistir a museos, festivales o sitios históricos.

“El anfitrión mexicano es de los mejor calificados en el mundo; 80% de las calificaciones son cinco estrellas. Incluso, algunos ofrecen servicios como ir por sus huéspedes al aeropuerto”, afirma Terral.

Las “Aventuras” son un producto similar; sin embargo, en este caso, el anfitrión provee traslado, alojamiento y alimentos. Su número todavía es limitado en el mundo: Norteamérica (Estados Unidos, Canadá y México) tiene poco más de 70 Aventuras registradas; Centroamérica, 25; y Australia, más de 70.

Aventuras-airbnb

Airbnb quiere ofrecer nuevas formas de disfrutar el turismo. Foto: Airbnb

 

En su mayoría, son viajes que duran de dos a 10 días e implican contacto con la naturaleza o práctica de deportes. Hay paseos en canoa por lagos o caminatas por el bosque, que se combinan con visitas a pueblos apartados o con clases de buceo.

“La oportunidad para Airbnb en México es que más mexicanos conozcan su país de la mano de la firma. El 50% de la población tiene menos de 29 años. En las últimas elecciones, el peso millennial en el padrón fue sumamente importante: hay una adecuación perfecta entre estas nuevas generaciones y el tipo de viaje que ofrece Airbnb”.

En materia de seguridad, Airbnb ofrece una cobertura de responsabilidad civil por 1 millón de dólares para los anfitriones frente a terceros, en caso de que un huésped o un tercero sufra lesiones o haya daños a la propiedad durante una Experiencia.

La página web de Airbnb explica que el seguro cubre, por ejemplo, la ruptura de muñeca de un participante por accidentarse en bicicleta durante un recorrido por la ciudad, si presenta una reclamación contra el anfitrión por la lesión; o si un participante de una clase de cocina provoca un incendio accidentalmen- te y se daña la propiedad donde se realiza la clase. Hay algunas excepciones, como accidentes automovilísticos o daños intencionales.

Plataforma nueva, regulación nueva

Desde finales de 2017, cuando Terral puso en marcha las operaciones de la oficina en México, se ha logrado un acuerdo de cooperación con gobiernos locales cada 45 días, en promedio. Hoy existen 12 acuerdos en total con gobiernos de Baja California y Baja California Sur, la Ciudad de México, Colima, Guerrero, Jalisco, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa y Yucatán. Siete de ellos se enfocan en el tema impositivo, para la recaudación del impuesto hotelero de 3%; y otros cinco acuerdos de colaboración estatales, para fomentar la innovación y la tecnología.

“Estoy convencido de que nuevas actividades requieren nuevas reglas. No podemos regular actividades que existen desde hace sólo 10 años con reglas de hace 20, 30 o 50 años. Un error frecuente es tratar de encasillar una nueva actividad o tecnología emergente con marcos regulatorios antiguos”.

Te puede interesar: Usuarios de Airbnb podrían pagar impuestos, en el Senado ya hay iniciativa

El directivo explica que no se puede regular con las mismas condiciones a un hotel que a una persona que renta dos recámaras sólo algunas noches al año, pues el promedio de ocupación por anfitrión son 60 noches por año, con un ingreso promedio anual de 60,000 pesos. De acuerdo con información de la compañía, el año pasado, los anfitriones registrados tuvieron ingresos por 400 millones de pesos (mdp).

“Regular exitosamente este tipo de plataformas se vuelve un factor de competitividad nacional, porque no podemos perder de vista que México está compitiendo a nivel internacional por atraer más turistas y que estas nuevas generaciones están buscando experiencias más locales y más auténticas”.

airbnb

Esta compañía tiene presencia en más de 191 países Foto: Airbnb.

Aunque Airbnb ya ofrece alojamientos de lujo (Lux) y de diseño personalizado (Plus), Terral explica que este tipo de oferta apenas alcanza 300 casas, mientras que la gran mayoría de los anfitriones son personas que comparten su casa (sobre todo, mujeres).

“El segmento de más alto crecimiento en los anfitriones mexicanos es [el de] personas de la tercera edad”, afirma el directivo.

Actualmente, Airbnb tiene dos opciones de cobro de comisiones por alojamiento: en el primero, ésta se paga entre el huésped (13%) y el anfitrión (3%); en el segundo esquema, la comisión la paga enteramente el anfitrión, y va de 14 a 20% del cobro por el alojamiento; en el caso de las Experiencias, la comisión es de alrededor de 25%.

Un proyecto planteado por la Cámara de Diputados implica el cobro de IVA a los ingresos de las plataformas (las comisiones), si bien, debe considerarse que un marco de impuestos especiales requiere una discusión de índole internacional.

“No se está creando ningún impuesto para los servicios digitales; no se está haciendo ninguna modificación al tema de Impuesto Sobre la Renta [ISR]. Estamos siendo muy respetuosos de la decisión o solución que va a llegar de la OCDE en 2020”, dijo, en agosto, el titular en funciones de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), Luis Rodrigo Salinas.

El cobro del IVA está sustentado en el principio de “destino”, que implica que los impuestos sobre algún consumo o servicio se apliquen en el país donde se consuma.

“Estamos analizando sistemas de retención o sistemas de registro para que las plataformas calculen y paguen su impuesto. En el tema del IVA, la discusión en la Unión Europea ya ni siquiera es discusión, porque ya todos los países [pertenecientes a ésta] cobran IVA a estos servicios. Lo que estamos haciendo es actualizar la legislación tributaria. Para un impuesto que siempre se causó, como importación del contenido digital y de servicios, ya se está pagando aquí en México; eso, en el tema de economía digital”, explicó el funcionario de Prodecon.

¿El futuro tiene alas?

A escala global, Airbnb tiene una valuación de más de 31,000 mdd (basada en la última venta de acciones comunes) y ha levantado capital por más de 4,400 mdd en 15 rondas de inversión desde su fundación, en 2008. La empresa puede presumir presencia en más de 191 países. El tercer trimestre de 2018 marcó un histórico, al acumular más de 1,000 mdd en ingresos en el mundo.

Globalmente, los planes apuntan a una nueva rama de negocio: el transporte. En febrero de 2019, Fred Reid se unió al corporativo como jefe de Transporte. Sin dar más detalles sobre el eje de negocios, Airbnb se limitó a destacar que el nuevo ejecutivo tiene experiencia probada en empresas de aviación, como Bombardier o Kitty Hawk.

Airbnb-2

El mercado mexicano aún no tiene novedades al respecto. Sin embargo, en un comunicado, el CEO global de Airbnb expresó la visión que existe sobre la división de transporte, que redondea la oferta para convertir a Airbnb en una agencia que podría permitir generar la reservación de un viaje completo.

“Vamos a explorar una amplia gama de ideas y asociaciones que pueden mejorar el transporte. No nos hemos decidido exactamente cómo serán. No estoy interesado en tener nuestra propia aerolínea o crear sólo otro lugar en internet donde se pueda comprar un boleto de avión: hay una gran oportunidad para mejorar la experiencia de transporte para todos”, adelantó.

 

Siguientes artículos

La regulación de la mariguana, una veta de ‘oro verde’ para el gobierno
Por

Regular la mariguana y darle categoría de mercado ayudaría al Estado a generar recursos para apoyar los proyectos del go...